El agudo sentido del olfato de las hormigas podría explicar su compleja organización social
El complejo funcionamiento de los hormigueros podría tener su razón última en la gran capacidad de las hormigas para detectar los olores, un sentido cuya agudeza acaba de ser descubierta en un revelador estudio llevado a cabo por la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos.

El desarrollado sentido del olfato de las hormigas, que el estudio califica como de alta definición, proviene de un mayor número de receptores de olor con respecto a la gran mayoría del resto de los insectos. En concreto, las hormigas cuatriplican y hasta quintuplican el número de estos receptores, según ha hallado la investigación.
Seguir leyendo

Científicos colocan receptores a 1.000 hormigas para estudiar cómo se comunican y viajan
Científicos británicos seguirán los movimientos de un total de 1.000 hormigas de la especie Formica lugubris, bastante comunes en el Reino Unido, dentro de una investigación pionera que pretende conocer mejor su comportamiento colocando un receptor de radio a cada una de ellas.

Los intrépidos investigadores que se han atrevido con el proyecto son científicos de la Universidad de York que, como se ve en el vídeo, actualmente están llevando la meticulosa labor de ajustar receptores de un milímetro de tamaño en un millar de insectos.
Seguir leyendo

La importancia de las hormigas
A pesar de que las hormigas suelen producir rechazo, son insectos que nos pueden dar lecciones y algunas muy importantes. En total se han registrado cerca de 12.580 especies de estos himenópteros por todo el mundo. Es decir, hay el doble de variedad que de mamíferos, lo que supone cerca del 15% de la masa de organismos vivos terrestres del planeta. ¿Pero qué sucedería si estos insectos se extinguieran?

Lo cierto es que sería catastrófico. Si se extinguieran todas las hormigas el desequilibrio produciría un caos global. Algo que tiene sentido si tenemos en cuenta que existen unas 168.000 hormigas por cada persona, es decir, que llegan a pesar lo mismo que nosotros. De modo que tienen su importancia, si no hubiera ninguna, el efecto sería muy grave. Los ecosistemas quedarían muy dañados, se deteriorarían rápidamente. Indirectamente se potenciaría la pérdida de otras especies. En poco tiempo observaríamos una enorme acumulación de grandes cantidades de cadáveres de otros insectos en el suelo, pues no tendrían su provisión de comida: las hormigas.
Seguir leyendo