La huella ecológica, un indicador de sostenibilidad
La huella ecológica es el impacto ambiental que produce el ser humano sobre la Naturaleza. Aunque todos los seres vivos del planeta necesitan nutrientes, energía y agua para vivir, el término se utiliza para indicar la cantidad de recursos que utilizan los seres humanos de forma variable.

Varía en función del estilo de vida de cada persona, y también encontramos muy distintas huellas ecológicas según la comunidad u organización de que se trate. Básicamente, mide la cantidad de de tierra bioproductiva (aquella que puede producir alimento) necesaria para, por un lado, producir los bienes y servicios que consumimos y, por otro, absorber los residuos generados.

Se trata, en suma, de calcular el área de tierra necesaria poder vivir de manera sostenible satisfaciendo esas necesidades o bienes y servicios, y la absorción de residuos. Esta área es la que llamamos huella ecológica.

Gracias a esta herramienta podemos saber si el planeta puede darnos lo que necesitamos, a un determinado ritmo de uso de recursos. Si, en definitiva, existe suficiente suelo y áreas marinas bioproductivas para que los recursos que está utilizando la población mundial puedan seguir usándose también en el futuro.

De lo contrario, la sostenibilidad se verá comprometida. De hecho, los recursos naturales son finitos, con lo que se hace necesario controlar esa huella ecológica si queremos tener un mañana sobre la faz de la Tierra.

¿Es sinónimo de huella de carbono?

La huella ecológica es un indicador medioambiental relacionada con el derroche de recursos del ser humano, mientras la huella de carbono mide la producción de gases de efecto invernadero que generan las actividades producidas por el ser humano.
Seguir leyendo

Índice Planeta Vivo de WWF: estamos acabando con los recursos del planeta
La organización WWF ha elaborado un informe en el que ha calculado los recursos del planeta y la velocidad a la que la humanidad los está gastando. Y, a este paso, como ya se ha puesto de relieve en otras ocasiones, acabaremos pronto con todos los recursos del planeta. El documento se llama Índice Planeta Vivo (IPV) y muestra a través de datos numéricos cómo ha cambiado la biodiversidad de la Tierra en los últimos 35 años.

El índice de biodiversidad, según este informe de WWF, ha descendido en casi un 30%. Es decir, que en poco más de un cuarto de siglo, la humanidad ha destruido casi la tercera parte de la riqueza biológica y de los recursos de este planeta, que conozcamos, el único habitable por el ser humano.
Seguir leyendo

Sourcemap, aplicación para conocer la huella ambiental de un producto
Cuanto más alejada está la fabrica que elabora un producto del punto de consumo, más emisiones contaminantes supone. Estamos rodeados de objetos y alimentos que se han producido a miles de kilómetros de donde vivimos. Comprueba dónde ha sido fabricada la pantalla donde lees esto. ¿Cuánto dióxido de carbono se ha emitido para que llegue hasta ti?

Sourcemap es una herramienta disponible en internet que calcula la huella ambiental de los productos. Ha sido creada por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y permite visualizar en un mapa la cadena de suministros y la huella medioambiental que suponen los productos que se consumen.
Seguir leyendo

Vivimos por encima de nuestras posibilidades ecológicas
Ya lo han avisado en diversas ocasiones diferentes organizaciones ecologistas, como WWF y otras. A este paso, vamos a necesitar otro planeta. Pero no lo tenemos. La salud de los ecosistemas ha disminuido un 30% y la huella ecológica se ha duplicado. Es matemático: los recursos naturales se agotarán a este ritmo. Se consume más de lo que se puede producir.

Cuando aún no se ha pasado el ecuador del año, en apenas cuatro meses, un país como España ha acabado con su presupuesto ecológico. Esto significa que, debido a un consumo 3,25 veces mayor que su biocapacidad, gasta más recursos de los que produce y emite más carbono (CO2) del que absorbe. Una huella ecológica que no es sostenible y una contribución al cambio climático que perjudica a todos.
Seguir leyendo

Lista de Greenpeace de las empresas IT más ecológicas
Las grandes compañías de tecnología luchan por ser la más respetuosa con el medio ambiente. Apoyan las energías renovables o buscan el lugar más idóneo para ubicar sus servidores de información. La organización ambientalista Greenpeace analiza el comportamiento de estas compañías y elabora una lista con las compañías tecnológicas más ecológicas. Parece que Google está tomando la delantera en este aspecto.

Google está muy por delante del resto de empresas en cuanto a soluciones para frenar el cambio climático y la buena gestión de la energía. En primer lugar, porque publica su huella energética, un primer paso para tratar de reducirla. Por otra parte, ha elaborado un ambicioso plan de mitigación para lograr la reducción de emisiones que está increíblemente detallado. Además, Google no calla ante los gobiernos, instando tanto a Estados Unidos como a la Unión Europea, a que recorten sus emisiones contaminantes.
Seguir leyendo

Más de la mitad de la tierra necesaria para el consumo europeo se encuentra en otros continentes
Unos consumen y otros producen. Así funciona el sistema económico de este planeta. Europa posee una huella ecológica de tierra muy elevada. O, dicho de otra forma, poco (o nada) ecológica. Europa es el continente que más depende de la tierra de otras regiones del mundo. Así se desprende de un informe publicado por la organización Amigos de la Tierra.

El informe elaborado por Amigos de la Tierra y el Sustainable Research Institute concluye que los ciudadanos europeos consumen más de lo necesario. La excesiva demanda de carne, de otros derivados de animales, de madera y de otros productos requieren una enorme cantidad de superficie de tierra para su producción, lo que, a la postre, supone una de las huellas de uso de tierra más altas del mundo. Europa utiliza 640 millones de hectáreas de tierra cada año, el equivalente a 1,5 veces su propia superficie. La media de tierra para producir bienes de consumo por cada europeo es de 1,3 hectáreas, mientras que países como China y la India usan menos de 0,4 hectáreas. En medio ambiente, no sólo importa la emisión de gases de efecto invernadero.
Seguir leyendo

Tener hijos se convierte en un dilema ecológico
A los anglohablantes les encanta idear siglas. Una de las últimas que es GINK (green inclinations, no kids o, en español, pensamiento ecologista, no tener hijos). Es una decisión, que algunos encontrarán radical: no tener hijos debido a que este planeta está superpoblado. No contribuir, pues, con el aumento de la población, lo que va a ser un gran problema en los próximos años (ya lo está siendo, en realidad, pero se agravará).

Más población, menos recursos. Esto va a continuar así a no ser que se cambie el modelo económico. Y, por el momento, no tiene visos de que vaya a ser así. Seguimos usando masivamente los combustibles fósiles y la economía se basa en el consumo, en comprar bienes y servicios que, en realidad, no se necesitan. En definitiva, estamos acabando con los recursos del planeta, unos recursos que, para nuestra desgracia, no son infinitos y algún día se acabarán.
Seguir leyendo

La huella hidrológica
Se habla mucho de la huella de carbono, la cantidad de dióxido de carbono que se emite a la atmósfera al realizar una actividad, celebrar un evento, en la vida diaria de una persona, en el funcionamiento de una empresa, etc. Pero no menos importante, aunque sí menos mentada, es la huella hidrológica, esto es, el total de agua usada para producir los bienes y servicios consumidos por una persona, un colectivo, asociación o empresa, o un país.

Siguiendo con la comparación con la huella de carbono, sería muy conveniente para el medio ambiente que tanto las personas, como entes individuales que son, como las empresas e instituciones, realizaran una medición de su huella hidrológica para, después, tomar una serie de medidas encaminadas a su reducción. Como media, un ciudadano que vive en España consume cada día unos 2.740 litros de agua. Demasiada.
Seguir leyendo