Primer parque natural en Iraq
En otro país, la noticia no pasaría de un breve en la sección Naturaleza. Pero en Iraq, un país asolado por una guerra permanente, más o menos intermitente, durante las últimas décadas, que se inaugure el primer parque natural es un paso hacia la normalización de la vida. El Consejo de Ministros iraquí designó a las marismas de Mesopotamia como parque natural. Es el primero del país.

El lugar se conoce como el jardín histórico del Edén, el lugar donde comenzó la historia de la humanidad según la tradición cristiana. El parque tiene una terrible historia. En los años cincuenta del siglo pasado, algunas zonas se drenaron para desarrollar la agricultura y extraer petróleo.
Seguir leyendo

El parque de Doñana
Con motivo del Día Mundial de los Humedales, la organización ecologista WWF España celebra el 40 Aniversario de su presencia en Doñana, así como la declaración de este espacio emblemático como Parque Nacional. WWF recuerda que el hecho de que Doñana fuera declarado Parque Nacional evitó su destrucción, ya que se trataba de un espacio seriamente amenazado en los años 60 por proyectos como la plantación de miles de eucaliptos, la construcción de un gran centro turístico en Matalascañas o los planes de desecación y conversión en tierras agrícolas de las marismas.

El parque de Doñana es el último gran humedal de España, y uno de los más importantes de toda Europa. Está constituido por unos ecosistemas acuáticos y terrestres (marismas, dunas vivas, arenas estabilizadas o “cotos”, playas, monte bajo…) que hacen que sea una zona ideal para albergar una biodiversidad única. Entre las especies que lo pueblan, destacan algunas tan emblemáticas como el lince ibérico y el águila imperial, hoy en día en peligro de extinción. La marisma cumple una función importantísima como lugar de paso, cría e invernada para miles de aves europeas y africanas. La importancia del Parque de Doñana es tal que en el año 1994 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

WWF España sigue trabajando en Doñana desde que a principios del año 1969, comprara la Reserva del Guadiamar, de la cual aún es propietaria y que es gestionada por la Estación Biológica de Doñana, a través de un convenio de colaboración.

El nombre del parque viene de “Doña Ana”, quien fue la esposa del VII duque de Medina-Sidonia, propietario de esas tierras en aquel entonces. La tal Ana se mudó a una casa de la reserva de caza, que a partir de ahí comenzó a denominarse “Coto de Doña Ana”.

El cambio climático amenaza los humedales
Celebramos el Día Mundial de los Humedales advirtiendo que el cambio climático es la principal amenaza para los humedales, por lo que resulta necesario adoptar medidas de mitigación y adaptación al calentamiento global. En los últimos tiempos, los humedales españoles han sufrido una rápida regresión, lo que ha causado que desaparecieran más del 60% de los humedales debido principalmente a su desecación con fines agrarios, desarrollos urbanísticos, construcción de infraestructuras para el transporte, excesivas extracciones de agua, sedimentación y contaminación. Todas estas causas de desaparición de humedales siguen presentes en la actualidad, e incluso están aumentando.

El cambio climático terminara por hacer desaparecer algo tan valioso para nuestra naturaleza como los humedales, debido a las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero de origen humano, el clima se está convirtiendo en uno de los principales responsables de la desaparición de humedales, al tratarse de ecosistemas especialmente restringidos geográficamente.

Los efectos combinados del cambio climático como en temperatura y precipitaciones, los cambios en las cuencas hidrológicas y en las costas ribereñas debido a actividades humanas ya están afectando a gran parte de los humedales. Además, estos problemas provocan que los recursos hídricos disponibles sean insuficientes para satisfacer las actuales demandas de agua en la mayor parte de las cuencas, que junto a una preocupante reducción de caudal en ríos y otros humedales, puede llegar a provocar que se sequen los cauces de las corrientes durante largos periodos de tiempo, lo que reduce la productividad de los ecosistemas ya que se restringe el hábitat acuático, empeora la calidad del agua (aumenta la falta de oxígeno), y la depredación reduce la biomasa total.

Por otro lado, los humedales más costeros, en los que se incluyen los marismas, resultan negativamente afectados por la elevación del nivel del mar, especialmente en los casos en que existen barreras físicas por el lado terrestre, por ejemplo diques ya que aumentarán los daños provocados por inundaciones costeras debido a tormentas y fuertes mareas en muchas zonas.