Impresora 3D construye casas 2
Las impresoras 3D son auténticas magas. Detrás está la tecnología, obviamente, pero verlas en acción es abrir una puerta a lo inimaginable. Sus avances no dejan de maravillar, y en esta ocasión no son una excepción. Muy al contrario, actúan como varitas mágicas movidas por una mano invisible.

En esta ocasión, lo mágico no solo es el resultado, sino también el precio, pues las casas tienen un coste casi cero, de apenas 48 dólares. La impresión requiere de una impresora enorme, de 12 metros de altura por 6 de ancho, que capa a capa construye casas completas de arcilla.

Para valorar su coste de producción solo hemos de sumar su consumo eléctrico, ya que consume solo 100 vatios, y el precio de la arcilla. Lógicamente, si se comercializara habría que añadir otros gastos de mano de obra y de amortización de la maquinaria, entre otros, pero también podría realizarse con fines solidarios o subvencionarse, en cuyo caso los gastos serían mínimos.

Solidaridad y ecología, de la mano

Casualmente, la iniciativa forma parte del World’s Advanced Saving Project (Proyecto de Ahorro Avanzado del mundo) y a la hora de construir intenta ahorrar costes aprovechando materiales ecológicos que mezcla con arcilla. La idea es aprovechar los restos aprovechables que haya en abundancia en el lugar donde se trabaja. Entre otros, la paja, el barro, restos de la poda de las plantas o tierra.

Impresora en 3D hace casas de arcilla casi gratisEl objetivo, por lo tanto, hoy por hoy es solidario, si bien podría tener un sinfín de aplicaciones en el futuro. Por su bajo coste y robustez, son casas idóneas para personas que no tienen un hogar ni posibilidad de adquirirlo. Se ha revelado como una solución estupenda en zonas marginales o en lugares que han sufrido catástrofes naturales.

Es decir, pueden construirse hogares de forma rápida en aquellas áreas castigadas por el embate de la naturaleza. Gracias a esta impresora, bautizada como Big Delta, construir hogares en serie es factible por su rapidez, accesibilidad a los materiales de construcción y eficiencia energética.

Vivienda asequible y sostenible

A ello hay que añadir su valor ecológico, aunque esto no deja de ser un plus que sin dejar de serles interesante, resulta secundario al lado del objetivo principal. Y es que su meta es realmente ambiciosa: para el año 2030 pretenden haber construido una vivienda a cerca de 4 millones de personas necesitadas.
Seguir leyendo

Impresora 3D construye 10 casas en un día utilizando residuos (vídeo)
El cuento de los tres cerditos podría tener una nueva versión en clave verde, y con final feliz. Gracias a la impresión en 3D, estar a salvo del lobo hubiera sido posible utilizando materiales tan ecológicos como la paja o la madera, pero sin necesidad de usar ladrillos.

Aplicando una novedosa técnica de impresión en 3D, sus tres casitas hubieran estado listas en unas horas, resistir vientos y tempestades, fabricadas con toda garantía, a prueba de lobos. Pero lo bueno de esta historia es que no es ciencia ficción, porque la empresa china Winsun es capaz de hacer el milagrito: construir en un santiamén casas económicas y ecológicas mediante el reciclaje de desechos mineros y de materiales de la construcción, que parecen tan resistentes como las convencionales.
Seguir leyendo

Inventan una impresora 3D que crea jardines a la carta
Si hay impresoras 3D que fabrican piezas, maquetas, ropa nueva a partir de la vieja y hasta órganos humanos de repuesto, tarde o temprano había de llegarle el turno a las capaces de crear jardines a pedir de boca. Y, en efecto, así ha sido. Ha llegado.

Su fin no aspira a ser la medicina regenerativa del futuro ni a otros excelsos campos de la impresión tridimensional, pero tampoco es como para despreciarlo. Muy al contrario, podría convertirse en todo un hito de la jardinería, ya sea en plan ornamental como combativo, en este caso, puestos a imaginar, con su máxima expresión de rebeldía en la guerrilla gardening. Y, por supuesto, ya que permite diseñar jardines de cualquier forma, abre mil y una posibilidades a la creatividad.
Seguir leyendo