Reciclaje creativo: macetas divertidas y originales
En esto del reciclaje creativo descubrir qué objetos podemos reciclar es un primer paso esencial para conseguir los mejores resultados. No siempre es necesario ser un manitas o dedicar horas a hacer la transformación. Afortunadamente, muy a menudo basta con una idea para hacer una gran diferencia.

Cuanto más original y divertida, mejor, y si además básicamente se trata de un reciclaje sencillo o de una reutilización, entonces miel sobre hojuelas. Eso sí, si no se nos ocurre nada, siempre podremos inspirarnos en otras o, si ya está inventado lo que buscamos, aprovechémoslo.

En este post vamos a proponer varias ideas, pero sobre sobre todo se busca demostrar hasta qué punto las propuestas más locas y originales permiten lograr efectos espectaculares. El jardín es un lugar estupendo para hacer reciclaje creativo prácticamente sin gastar.

Reutilizar, reciclar, imaginar…

Salvo en las casas originales de cabo a rabo, por lo general el jardín admite más rarezas e innovación decorativa que el interior del hogar. Sin más dilación, por lo tanto, vayamos al grano, habida cuenta de que la imaginación es un músculo que conviene ejercitar.

Reciclaje creativo: macetas divertidas y originales
Estar en buena forma a la hora de ser creativos significa la reutilización y reciclaje de objetos que estamos a punto de desechar, que encontramos en un rastrillo o, por ejemplo, junto a un contenedor de basura. Sea como fuere, lo suyo es lograr que las ideas florezcan y ponerse manos a la obra.
Seguir leyendo

5 consejos de jardinería ecológica para alejar a los caracoles
Con la primavera llegan las flores, reverdecen las plantas y se produce un estallido de biodiversidad que puede comprometer los buenos resultados de la jardinería. Sin embargo, el cultivo ecológico busca fomentarla, aunque también debe ser creativo para conseguir ahuyentar plagas.

El objetivo, en suma, es lograr un ecosistema equilibrado, y de hecho ello conlleva muchas ventajas para el jardín en general, incluyendo suelos, plantas y biodiversidad.

Si por un lado buscamos atraer flora y fauna locales al jardín, por otro queremos que la variedad de vida silvestre no suponga inconvenientes. Aquí es donde tenemos que intervenir, pues los buenos resultados dependerán, precisamente, de cómo hagamos las cosas.

5 consejos de jardinería ecológica para alejar a los caracoles
En este post encontrarás algunos consejos eco-amigables para tener éxito a la hora de hacer frente a poblaciones excesivas de babosas y caracoles. Algunos pueden ponerse en práctica al momento, otros requieren hacer pequeños o grandes cambios, como un diseño previo de los jardines.

En algunas ocasiones bastará con aplicar uno de ellos para conseguir nuestro objetivo. En casos más complicados, será necesario implementar varios. Cuantos más, mejor, lógicamente, e incluso complementarlos con otros que ya estuviéramos poniendo en práctica.
Seguir leyendo

Los mil y un usos ecológicos del vinagre
El vinagre es un pequeño gran tesoro para tantos usos ecológicos que realmente resulta complicado tener una lista cerrada. Por larga que esta fuera, siempre habría nuevas aplicaciones que añadir.

Tarde o temprano surgirían nuevas necesidades y, con ellas, otras tantas soluciones aportadas por este producto natural casi milagroso, que además es una interesante alternativa ecológica por su doble calidad de accesible y asequible.

Incluso centrándonos en su utilización en el hogar, ya sea para la higiene doméstica, la cocina, la jardinería, el cuidado personal o la cosmética, puede afirmarse sin dudarlo que las posibilidades son casi infinitas. En este post vamos a hacer un repaso de algunos de sus principales usos caseros. A partir de ellos, apostamos a que la inspiración no tardará en llegar y conseguirás darle usos que ahora quizá ni imaginas.

¿Por qué el vinagre?

Además de ser un producto que no poluciona, tampoco es peligroso para la salud y podemos usarlo para tantas cosas que realmente puede considerarse un producto multifunción.

El secreto de su eficacia no es otro que una molécula conocida como ácido acético, obtenido mediante la fermentación del alcohol, que acaba convirtiéndose en vinagre gracias a la intervención de unos microorganismos conocidos como acetobacterias.
Seguir leyendo

7 consejos para ahorrar agua en el jardín
Un aspecto clave de la jardinería ecológica es el riego. No en vano, el agua es un recurso escaso que hemos de vigilar al máximo, incluso en lo que respecta a la jardinería convencional cuando el objetivo es no despilfarrarla por obvias cuestiones de economía.

Sea como fuere, lograr un jardín hermoso, floreciente o, de igual manera, un huerto que luzca como un auténtico vergel no exige un riego generoso. No necesariamente, al menos, ni mucho menos puede generalizarse al respecto, pues cada planta tiene sus necesidades hídricas en cada momento del año, entre otras circunstancias.

Eco consejos para ahorrar agua

En todos los jardines o huertos puede ahorrarse agua con gestos simples que ahorrarán dinero y ayudarán cuidar el entorno.

A continuación repasaremos 7 consejos verdes para que lograr un riego eficiente, de fácil aplicación en pequeñas o grandes superficies. Simplemente, se trata de cambiar el chip mental y ponerse a ello para lograr los mejores resultados.

1. Regar lo necesario

Ser comedidos a la hora de regar puede ser un mal consejo, pues cada planta exige unos determinados cuidados, por lo que regar lo justo y necesario, adaptándonos a las diferentes necesidades de las plantas puede hacer una gran diferencia.

Será fácil hacerlo tanto organizando el riego manualmente, de forma que respetemos estas diferencias, simplemente llevando un calendario al respecto, como planificando su ubicación intentando conjugar lugar ideal con necesidades de riego. Al dividir el jardín por zonas de riego (zona más seca, intermedia y húmeda) podremos automatizar el riego de forma selectiva y así ahorrar agua.

2. Reutilizar el agua

La reutilización del agua tiene en el riego uno de sus usos más interesantes. Sobre todo porque no se necesita una salubridad igual a la del agua potable para ser nos útil.

7 consejos para ahorrar agua en el jardín
Si el objetivo es regar las plantas de interior o unas pocas macetas o jardineras, nos puede resultar de gran utilidad el agua fría que se pierde mientras esperamos que salga la caliente o, por ejemplo, el agua en la que hervimos las verduras, enjuagamos al bebé, a la mascota o la que usamos para relajar los pies, pongamos por caso.
Seguir leyendo

Todo lo que has de saber para cultivar hierbas aromáticas dentro de casa
Las plantas interiores pueden tener uso culinario y terapéutico, además de aromatizar, oxigenar, purificar nuestro hogar y darle un aspecto mucho más verde y natural. Y lograrlo es más fácil de lo que pueda parecer. Bastará con poner el foco en un tipo de plantas que son muy accesibles y de fácil cuidado.

En efecto, si queremos sacar todo este partido de las plantas que tenemos dentro de casa, habremos de mirar hacia ese lugar maravilloso en el que se encuentran las hierbas aromáticas. Entre otras, el perejil, el tomillo, el romero, la albahaca, la salvia, el estragón, el cilantro, el eneldo, la hierbabuena, el cebollín, la menta…

En este post vamos a hacerlo, y además desde un enfoque práctico. Veamos qué cosas básicas hemos de saber para poder cultivar con éxito nuestras hierbas aromáticas. Desde dónde ubicarlas o qué tipo de macetas, tierra o abono necesitan hasta, por ejemplo, el mejor momento del riego y cuáles elegir, entre otros trucos y consejos prácticos.

¿Qué plantas elegir?

Empecemos por la elección. Será importante elegir plantas que nos gusten, tanto a nivel estético como anímico y también para hacer nuestros platos. Y es que a la hora de optar por unas o por otras las preferencias personales son importantes, qué duda cabe, pero también es clave tener en cuenta si son plantas vivaces, con duración solo estacional.
Todo lo que has de saber para cultivar hierbas aromáticas dentro de casa
En cuyo caso será necesario plantarlas de forma periódica, lo que también puede ayudarnos a decidirnos por hacer nosotros mismos plantones en micro invernaderos caseros a partir de las simientes.
Seguir leyendo

Cómo hacer amar la jardinería a los niños
Practicar la jardinería no solo es un hobby para adultos. Los peques de la casa pueden llegar a ser jardineros consumados y disfrutar con el cuidado de las plantas. Al igual que el principito de cuidaba y amaba a su rosa, si la jardinería se practica y se siente de forma empática, también los niños pueden conectar con la magia de la naturaleza y el valor de la vida.

Ya sea en un apartamento o en una casa con jardín, la jardinería con niños es una excelente ocasión para que aprendan a amar la naturaleza. A través de esa planta en su macetita, o de ese mini huerto urbano que nos ayudan a cuidar pongamos por caso, pueden descubrir todo un mundo.

¿Pero, cómo conseguir esa fascinación? Despertar el interés es un primer paso, qué duda cabe, pero por desgracia muchas veces no basta con predicar con el ejemplo. Por mucho entusiasmo que perciban en los mayores, será difícil contagiárselo, así, sin más. Para que los peques amen la jardinería y, a través de ella, la naturaleza, además de predicar con el ejemplo, lo suyo es ponerse manos a la obra.

Los primeros pasos

Dar los primeros pasos siempre es lo más complicado, y precisamente por ello es importante ayudarles a pasar a la acción. Si queremos tener éxito, vayamos poco a poco, por ejemplo haciendo manualidades creativas relacionadas con las plantas. Ni siquiera es necesario tener contacto directo con ellas.

Hacer dibujos suele gustar a los niños, y también encontrarán divertido hacerlo sobre unas piedras planas, tipo río, con las que luego podemos decorar el jardín. O, si lo preferimos, hagamos lo propio con las macetas, maceteros, una pared del jardín que convertiremos en mural…

Cómo hacer amar la jardinería a los niños
O, por supuesto, decoremos el jardín de un modo imaginativo, atrayendo la biodiversidad, con casitas para pájaros y alpisteros, por ejemplo. De este modo, el jardín despertará su curiosidad y, en suma, será un lugar mucho más atractivo para los niños.
Seguir leyendo

Canciones y caricias para ayudar a crecer a las plantas
Un hogar verde también significa tener mano verde. Es decir, saber cuidar las plantas de manera que crezcan vigorosas y vivan largos años. Ya sean plantas de interior o de exterior, la ciencia nos anima a ir más allá de los tradicionales cuidados.

Obviamente, nadie duda de que una buena tierra, clima, iluminación y riego adecuados son esenciales para que las plantas estén tan saludables como bonitas. O, cómo no, puede ser decisivo abonarlas, prevenir y combatir posibles plagas.

¿Pero, qué más podemos hacer por ellas? Mucho más, y no se trata de estudiar jardinería, precisamente. Aunque no nos vendría mal a más de uno, es cierto, pero en este caso la ciencia de las plantas va por otros derroteros. Envidiables rumbos, el de las caricias y la música…

Aunque cueste creerlo, basta con acariciar delicadamente una plata para que crezca mejor. Así es, al menos, según un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores internacionales y publicado en la revista científica BMC Plant Biology.

Las caricias las fortalecen

De acuerdo con esta curiosa conclusión, acaricias las hojas de una planta es una manera de ayudarla a despertar su sistema de defensa y, por lo tanto, a mantenerla en buen estado de salud.

Canciones y caricias para ayudar a crecer a las plantas
Su mecanismo de defensa natural, por lo tanto, se activaría con ese suave rozamiento. Es decir, la planta pondría en marcha su capacidad de reacción ante agentes externos. De este modo, estaríamos haciendo algo parecido a un entrenamiento o activación que le vendrá muy bien frente a posibles enfermedades.
Seguir leyendo

Orina como abono ecológico para la agricultura y jardineríaTanto da de sí la reutilización de la orina humana para su uso como fertilizante en la agricultura y la jardinería que bien podríamos definirla como una auténtica joyita, y alabar su color dorado con destellos verdes…

¿Una exageración? Después de documentarme y comprobar lo revolucionado que anda el mundo con esta insólita materia prima, mucho me temo que no cabe definirla de otro modo. Porque, aunque parezca un desecho, la varita mágica de la ecología puede convertirla en un auténtico filón que además cuida el planeta.

En muchos casos la inventiva juega un papel importante, pero en otros simplemente se trata de métodos utilizados desde la antigüedad. En este post repasaremos varias iniciativas curiosas basadas en esta práctica ancestral.

Orina como abono ecológico para la agricultura y jardinería
Si ya vimos que hacer pipí mientras nos duchamos ahorraba agua, lo cierto es que también podemos usarlo para evitar otro tipo de gastos y poluciones innecesarias. Sin ir más lejos, su uso como abono permite ahorrarnos los fertilizantes en los jardines y los campos de cultivo.

Un abono orgánico barato y eficaz

En realidad, la cosa no tiene misterio alguno. Puesto que la orina es un desecho orgánico, puede utilizarse como fertilizante orgánico. Sin embargo, hay peros. Por una parte, es cierto que contiene nutrientes que son útiles para las plantas, en especial el nitrógeno y ácido úrico o potasio, magnesio y calcio, entre otros.

A su vez, contiene restos de medicamentos. De hecho, la composición de la orina varía en función de otros muchos factores, como la dieta, posibles enfermedades o el tipo de agua que ingerimos y, en lo que respecta a los microbios, tiene menos que la saliva o las heces.

Además, si se almacena aumenta el pH y minimizaremos los agentes patógenos. ¿Entonces, podemos usarla tal cuál, y así obtener un fertilizante barato y eficaz? Aunque si procede de una persona sana es utilizable, pues no tiene virus o bacterias y es biodegradable, es mejor saber cómo hacerlo.

¿Y qué dice la ciencia?

En efecto, el uso de la orina como fertilizante de las plantas es una práctica ante la que no se ponen peros, salvo cuando se contamina en su recolección o almacenamiento, pongamos por caso. Actualmente, por ejemplo, los estudios buscan determinar si existen determinados restos de medicamentos que puedan acabar llegando a los alimentos y, por lo tanto, entrar en la cadena alimentaria.
Seguir leyendo