El Mar Ross albergará la mayor reserva marina del mundo
Es una de las zonas vírgenes del planeta y uno de los últimos ecosistemas marinos intactos que nos quedan. Esperemos que sea por mucho tiempo, y no es un simple deseo. Por lo pronto, están poniéndose los medios para ello. Y es que el mar de Ross, también conocido como “el último océano” por la importancia de su preservación, va a albergar a la reserva marina más grande del mundo.

Así lo ha anunciado la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA) este viernes, 28 de octubre. Todo un triunfo, sin duda, poner las condiciones necesarias para arrebatar a la explotación humana, a la contaminación en sus mil y una formas este enclave natural tremendamente valioso, de inconmensurable belleza e increíble biodiversidad.

Han sido necesarios cinco años de difíciles negociaciones, para finalmente poder anunciarse la creación de una vasta zona marítima protegida en el mar de Ross, de alrededor de 1,55 millones de kilómetros cuadrados. Una extensión muy cercana a la de la actual reserva marina más grande del mundo, que cuenta con más de 1,51 millones de kilómetros cuadrados.

Un acuerdo histórico

Proteger el mar de Ross, una gigantesca bahía bajo jurisdicción neozelandesa, será posible gracias al acuerdo “histórico” que creará la creación de la mayor reserva marina del mundo. Se trata de una resolución trascendental, tras años infructuosos por la oposición de Rusia.

El Mar Ross albergará la mayor reserva marina del mundo
Finalmente, el acuerdo forjado por la CCRVMA en Hobart, Australia, lo ha hecho posible. Si hace unos días lamentábamos la negativa de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) a crear un santuario en el Atlántico Sur para proteger a las ballenas, apenas unos días después surge esta noticia que es motivo de alegría.
Seguir leyendo

El Mediterráneo, en las últimas
Los ecologistas no ven futuro para el Mediterráneo. No, si las cosas siguen siendo como hasta ahora. El informe del WWF lo deja bien claro: Solo reaccionando a tiempo conseguiremos salvarlo.

La advertencia del grupo ecologista viene acompañada de su nuevo proyecto, bautizado como MedTrends, un completo análisis en el que la organización analiza los diez sectores económicos más importantes de este mar, cuna de la civilización occidental, actualmente una de las regiones con mayor diversidad marina del planeta y fuente de riqueza económica.

Sus conclusiones y predicciones para 2030, en efecto, son más bien apocalípticas. No dejar que siga muriendo es el reto al que deben enfrentarse los diferentes usos y abusos que soporta por parte de sectores como el turístico, acuicultura, la pesca comercial y recreativa, la búsqueda de hidrocarburos o, entre otros, el tráfico marítimo.

El Mediterráneo, en las últimas
Además de recalcar la importancia de su biodiversidad, con unas 17.000 especies, WWF define el Mediterráneo como “uno de los activos económicos más valiosos que atesora Europa”, y precisamente por ello se hace necesario conjugar ambos elementos para lograr la tan necesaria sosteniblidad.
Seguir leyendo

Combustible para aviones con agua de mar
Una vez más, las innovaciones en el ámbito militar pueden ser de mucha utilidad para la sociedad civil. En este caso, puede beneficiar al medio ambiente. Científicos del Laboratorio de Investigación Naval (NRL) de Estados Unidos están investigando un método para elaborar combustible para aviones a reacción a partir de agua de mar.

Si finalmente la investigación llega a buen puerto, los aviones de la Marina del citado país podrán llevar a cabo todas las misiones encomendadas sin tener que preocuparse por las reservas de petróleo. Es una medida estratégica, de seguridad nacional. Pero no podemos negar que también beneficia al medio ambiente.
Seguir leyendo

El mar Báltico en peligro
El mar Báltico es un mar interior de agua salada. Se encuentra al norte de Europa. Comunica con el océano Atlántico a través de los estrechos de Kattegat y Skagerrak. Lo rodean nueve países, entre otros, Suecia, Rusia, Alemania o Dinamarca. Según la organización Oceana, este mar se encuentra en peligro.

Imágenes nunca vistas hasta ahora de los fondos marinos del mar Báltico han sido presentadas por la citada organización. En ellas se puede ver el negativo impacto de la pesca destructiva y de la contaminación del medio marino. Las fotografías forman parte de un proyecto que se ha realizado con un equipo de científicos, buceadores profesionales, cámaras submarinos y un robot submarino (ROV). Oceana pide medidas inmediatas para proteger el medio ambiente de este mar.
Seguir leyendo

Campaña para salvar el Báltico
Helsinki se ha convertido durante unas horas en la capital del Báltico, ya que acoje una cumbre dirigida precisamente a salvar el mar, castigado duramente durante años por los residuos agrícolas, los productos químicos de la industria y el descontrolado volumen del tráfico marítimo. Todo eso ha provocado que las aguas deberán soportar en las próximas décadas una expansión formidable de los negocios energéticos de Rusia, que acrecentarán todavía más la presión medioambiental.

La solución la tiene el presidente de Rusia, Vladimir Putin, que se comprometerá a la construcción de una planta de tratamiento de residuos en la localidad rusa de Kaliningrado, entre Lituania y Polonia, y que hasta ahora había desaguado sin tratar al mar. No hay país que contamine más el Báltico que Rusia. Principalemnte por las aguas fecales de sus ciudades y por el tráfico de sus petroleros, que se incrementará cuando se abran los yacimientos petroleros del Ártico y se complete la expansión del puerto de Ust Luga, por el que pasarán casi el 20% de sus exportaciones energéticas. La planta se inició hace más de una década pero el proyecto se paró por problemas de corrupción. Ahora, Putin se ha comprometido a supervisar personalmente el proyecto que será íntegramente financiado por bancos escandinavos e instituciones financieras de la comunidad internacional.

Por otro lado, la construcción del gasoducto Nord Stream que espera bombear 55 m3 anuales de gas natural, ya ha recibido la autorización de todos los países por los que pasa el gasoducto y sólo falta ser aprobado por la autoridad medioambiental finlandesa y el recurso presentado en Alemania por los ecologistas de WWF. El proyecto ha despertado mucha controversia entre los países del Este de Europa, que ven en el gasoducto (controlado por la compañía Gazprom) como una amenaza para su seguridad energética. Básicamente porque otorga a Rusia la posibilidad de cortar el gas a países como Ucrania o Polonia sin afectar a clientes occidentales como Alemania o el Reino Unido.

Día Mundial de los Mares
Este 29 de septiembre, como cada año, se celebrará el Día Mundial de los Mares. Desgraciadamente, sobre estos todavía hay mucho trabajo que hacer, pues la contaminación que reciben cada año es absolutamente desproporcionada, lo que pone en peligro al ecosistema marino.

Los vertidos industriales, ganaderos, fecales, petroleros o urbanos son algunos de los ejemplos negativos que dañan los mares de todo el mundo. Por suerte, cada vez se llevan a cabo más instalaciones de depuradoras para evitar que esa contaminación se convierta en un serio problema, algo que ya parece irremediable en algunas partes del planeta.

Otra asignatura pendiente es la de controlar la limpieza de los barcos de alta mar, algo que se tiene que conseguir a base de controles y multas que nunca llegan. Luego, desgraciadamente, ocurren desastres ecológicos por culpa de petroleros que naufragan con toda la mercancía a bordo.

Las grandes obras también son un problema. Estas llenan el mar con materiales extraños que destruyen entornos, modifican las corrientes, etc. Que este panorama tan desolador cambie está en manos de todas las personas, especialmente de las empresas.

Basureros en el mar
Existe un problema mundial creciente que es la acumulación de basura en los mares: plásticos, como bolsas y botellas, son el principal residuo que surca en los océanos de todo el mundo. La causa es que el plástico tarda cientos de años en degradarse. La cantidad total acumulada de basura oceánica es desconocida, pero se estima en millones de toneladas. Gran parte de esa basura acaba en el fondo del mar o ingerida por los seres vivos marinos.

Sin embargo, el problema de la basura marina es más acusado en el Océano Índico, los mares del sur de Asia y el sur del mar Negro, ya son un enorme basurero flotante por falta de sistemas de tratamiento de residuos. El daño para los ecosistemas en fatal. Los desechos marinos se rompen en trozos cada vez más pequeños que pueden ser consumidos por peces, mamíferos o aves, afectando la cadena alimentaria.

Si no se pone solución al problema, los problemas de salud y enfermedades podrían aumentar considerablemente. La contaminación sería cada vez mayor en los alimentos procedentes del mar. Otro problema es el del vertido de desechos industriales o agrícolas (fertilizantes nitrogenados), que provoca una acidificación de los océanos, acelerando las zonas muertas.

El Mar de Aral está en peligro
El Mar de Aral está sufriendo los efectos del calentamiento global. Su ecosistema está al borde de la desaparición, pues ha pasado de convertirse en un mar a parecerse más a un desierto. Si en 1960 era el cuarto lago más grande del mundo (hay que recordar que es un mar de interior de 68.000 km cuadrados), ahora es un desierto con pequeños lagos en los que muchos barcos han quedado atrapados. Es conocido en estos momentos como el desierto de Aral Karakum.

Las consecuencias son devastadoras. Ahora ya no regula las temperaturas de la región, por lo que los inviernos osn más fríos y los veranos más calurosos. Además, con regularidad se producen tormentas de arena que son peligrosas para la población que habita por la zona.

El Mar de Aral está en peligro
Situado entre Kazajistán y Uzbekistán, se calcula que para el 2020 podría haber desaparecido por completo su ecosistema. Ya en los años 80 el mar se partió en dos, dividido por entonces entre el Mar de Aral Pequeño (al norte) y el Mar de Aral Grande (al sur). En el año 2000, el Grande se dividió a su vez en otras dos partes y ahora mismo tiene un 80% menos de agua.

El Mar de Aral está en peligro
Aunque el calentamiento global podría ser una de las principales causas de este deterioro, se cree que el desvío masivo de las aguas contaminadas de los ríos que desembocan en este mar podrían explicarlo todo. Además, se rumorea que hay muchas personas interesadas en que desaparezca por completo, pues podrían haber yacimientos de gas y petróleo en su interior.