Microrredes eléctricas
Las microrredes podrían mejorar a corto plazo el sistema eléctrico, ofreciendo mejor servicio a los consumidores y respetando el medio ambiente. Se trata de pequeños sistemas inteligentes de distribución eléctrica y térmica autogestionados localmente, de forma que podrían funcionar tanto conectados a la red pública de distribución como aislados de la misma, de modo que garanticen el sostenimiento del sistema eléctrico. De forma general, las microrredes engloban sistemas de distribución de baja tensión con fuentes de generación distribuida, tales como microturbinas, pilas de combustible o instalaciones fotovoltaicas, junto con dispositivos de almacenamiento de energía y cargas controlables.

Microrredes eléctricas

Las microrredes permiten una mayor calidad del suministro, al realizar una regulación de tensión, un mayor ahorro y una menor dependencia de la red de distribución, ya que se controla más el consumo y se optimizan los elementos del sistema.

Los usuarios que puedan obtener energía de una microrred tendrían a su disposición una red eléctrica y térmica fundamentada en diversas fuentes renovables de alta eficiencia tales como paneles solares, minigeneradores eólicos, microturbinas, geotermia, pilas de combustible, sistemas de cogeneración, dispositivos de almacenamiento de energía como baterías o almacenamientos térmicos, etc.

¿Cuáles son las limitaciones? Principalmente legales. La legislación actual impide que sea económicamente rentable disponer de dispositivos de generación renovables para consumir la energía generada, o para almacenarla para su posterior consumo.