Crueldad animal: espectáculos de monos en las calles de Pakistán
El maltrato que sufren los pequeños monos utilizados para el espectáculo callejero en Pakistán tiene muy preocupados a los defensores de los derechos de los animales. Sin embargo, no es necesario ser un activista para darse cuenta de la crueldad que supone este maltrato a los pobres primates que caen en las garras de quienes los capturan siendo unas crías, los entrenan, disfrazan y mantienen encadenados durante toda su vida.

Capturar a un mono para hacer monerías en las calles constituye un modo de supervivencia para muchas familias pakistanís, que recurren a esta práctica empujados por la pobreza. Sin embargo, pese a actuar a la desesperada, nada justifica este maltrato a unos animales que se ven apartados de su hábitat natural prácticamente desde su nacimiento.
Seguir leyendo

Monos como mascotas, una cruel moda en Reino Unido
Son monos, monísimos, una auténtica monada, en eso es fácil coincidir acerca de estos primates de pequeño tamaño que tan de moda están poniéndose como mascotas en el Reino Unido. Sin embargo, ser adorables no es motivo suficiente para mantenerlos en cautividad y, lo que es incluso todavía peor, mucho menos es razón para humanizarlos.

Mantenerlos fuera de su hábitat natural no es el único problema, advierte la protectora británica RSCPA, partidaria de prohibir su tenencia, sino también que la gente los adquiera sin tener conocimiento alguno sobre sus necesidades específicas, por lo que los cuidados son equivocados, llegando a provocarles enfermedades, profundas depresiones y hasta la misma muerte.
Seguir leyendo

Un mono se pasea por Ikea (vídeo)
Las personas que paseaban (y pasaban) aquel día por la tienda de Ikea de Toronto, Canadá, quedaron boquiabiertas cuando vieron que un pequeño mono se paseaba por los pasillos que separan la exposición de los diferentes muebles de la tienda. Además, el mono iba vestido con un abrigo y llevaba puesto un pañal. ¿Es que Ikea es tan barato que hasta los monos pueden comprar allí? ¿Era una moderna campaña de márketing (ya se sabe que los publicitarios pueden inventar cualquier cosa)?

Nada de eso. El pequeño simio se había escapado de un coche que estaba en el aparcamiento y había decidido entrar en la tienda, quién sabe si porque hacía más calor que fuera (hay que recordar que hablamos de Canadá en mitad del crudo invierno), quién sabe si buscando a su dueño.
Seguir leyendo