Usar sal contra la nieve es nefasto para las mariposas
No es la primera vez que se alerta contra el negativo impacto ambiental del uso masivo de la sal para hacer frente a las nevadas. Si bien es un método barato y efectivo, tiene un alto coste desde un punto de vista ecológico, ya que atenta contra la flora y fauna del lugar.

Los ecosistemas se resienten por este aumento de los niveles de sodio, provocando una disminución de la vida silvestre en general tras causar graves daños en plantas y animales que ingieren el agua salada o mueren atropellados al acudir a las carreteras atraidos por la sal.
Seguir leyendo

Derretir la nieve de forma más ecológica
En esta época de nieve en Europa, cabe preguntarse si es ecológico usar toneladas de sal para derretirla. La sal común se usa para estos menesteres por su bajo coste y su capacidad para disminuir el punto de congelación del agua. Es, por tanto, un método sencillo, económico y efectivo para derretir la nieve y convertir carreteras y aceras resbaladizas y peligrosas en transitables. Sin embargo, su uso masivo puede suponer consecuencias negativas para el medio ambiente. Hay alternativas.

En países donde nieva frecuentemente durante un largo periodo del año, como las regiones septentrionales de Estados Unidos, Canadá, Alemania, Finlandia, Suecia o Austria, casi no se usa sal o se ha eliminado por completo para estos menesteres. En algunas ciudades, como Berlín, son los propios ciudadanos los encargados de retirar la nieve de sus aceras y el uso de sal está sancionado con multa. En España, en cambio, es el método más usado para derretir la nieve.
Seguir leyendo