Escuela que enseña a los niños a cultivar sus propios alimentos bio
Imagina peques de guardería o preescolar instruyéndose de forma lúdica a cultivar sus propios alimentos. Divirtiéndose, aprendiendo a cada minuto, entretenidos al aire libre, entre semillas, plantas. Y, en fin, entusiasmados con esas pequeñas cosechas que recogen tan orgullosos de su trabajo para luego incluso cocinarlas y, por supuesto, comerlas no menos contentos.

Es otra manera orientar los últimos años de guardería y primeros de escolarización, haciendo de la agricultura un motivo de diversión y enseñanza de vida. No se trataría tanto de instruirlos, eso casi es lo de menos. Lo realmente bonito y, al tiempo, valioso, es que con el tiempo sepan y comprendan, por propia experiencia, lo gratificante e importante que poder cultivar sus propios alimentos. De forma autosuficiente y, lo que es todavía mejor, sustentable.

Este es el espíritu del proyecto que está a punto de realizar la Golden Bridges School en un entorno privilegiado, construido de forma expresa para llevarlo a cabo. Se ha encargado al arquitecto Stanley Saitowitz, de Natoma Arquitectos, quien acaba de difundir sus primeros bocetos del edificio que albergará a esta innovadora escuela.

Granja escuela urbana con enfoque eco

Se trata de un concepto de granja escuela urbana y ya está empezando a construirse en San Francisco, California, con el fin de educar a los niños en edad de preescolar aplicando un plan de estudios de enseñanza para realizar cultivos ecológicos, basado en la educación Waldorf.

Escuela que enseña a los niños a cultivar sus propios alimentos bio
Para quien lo desconozca, la pedagogía Waldforf proviene de la pedagogía desarrollada a principios del siglo XX por Rudolf Steiner, orientándola al desarrollo apropiado a cada edad. Básicamente, se busca la educación equilibrada en función de su desarrollo evolutivo.
Seguir leyendo

Juegos para sensibilizar a los niños sobre la importancia de la Naturaleza
Sensibilizar a los niños en la protección de la Naturaleza es más fácil si la educación se viste con el irresistible disfraz del juego. En efecto, las actividades lúdicas son un modo estupendo de atraer la atención de los más pequeños de la casa hacia la belleza y riqueza del entorno. No entendido desde un enfoque práctico, sino acercándolos a su esencia para que conozcan y valoren su alma.

Si tienes hijos, nietos o sobrinos, pongamos por caso, y eres amante de la Naturaleza, probablemente tendrás ganas de hacerles descubrir su gran belleza y necesidad de protección.

Descubrir, comprender y amar

Las actividades que propondremos a continuación buscan crear ya desde la más tierna infancia un sentimiento de conciencia ecológica para que a lo largo de su vida les sirva como enseñanza. No en vano, además de heredarlo en buenas condiciones, un reto de los adultos, a ellos les corresponderá luego cuidarlo y ser sus mejores protectores.

Para lograrlo, nada como ayudarles a descubrir el entorno sin invadirlo, disfrutando de él como observadores privilegiados del gran espectáculo de la vida. Solo así podrán comprenderlo y, como dice la famosa frase, finalmente conocerlo será amarlo. Solo entonces habremos cumplido nuestro cometido como educadores.

Preservar la biodiversidad

Las actividades lúdicas que permiten sensibilizar a los niños en favor de la preservación de la biodiversidad muy a menudo están relacionadas con la exploración de la Naturaleza. Las posibilidades son tantas como nos dicte la imaginación.

Juegos para sensibilizar a los niños sobre la importancia de la Naturaleza
Podemos animarlos a hacerlo como si fueran aventureros. Siempre bajo la supervisión necesaria, por supuesto, pero dejando que se equipen como si fuesen exploradores, con sus mochilas, sus prismáticos, su brújula, sus chirucas… y sin olvidar la ropa cómoda, hidratación y sombreros o gorras para la protección solar.

No se trata de recibir una clase magistral en el campo sino de dejar que se hagan preguntas, y ayudarles a responderlas. Ser imaginativos es un plus que ellos agradecerán y les ayudará a implicarse.
Seguir leyendo

Cómo hacer amar la jardinería a los niños
Practicar la jardinería no solo es un hobby para adultos. Los peques de la casa pueden llegar a ser jardineros consumados y disfrutar con el cuidado de las plantas. Al igual que el principito de cuidaba y amaba a su rosa, si la jardinería se practica y se siente de forma empática, también los niños pueden conectar con la magia de la naturaleza y el valor de la vida.

Ya sea en un apartamento o en una casa con jardín, la jardinería con niños es una excelente ocasión para que aprendan a amar la naturaleza. A través de esa planta en su macetita, o de ese mini huerto urbano que nos ayudan a cuidar pongamos por caso, pueden descubrir todo un mundo.

¿Pero, cómo conseguir esa fascinación? Despertar el interés es un primer paso, qué duda cabe, pero por desgracia muchas veces no basta con predicar con el ejemplo. Por mucho entusiasmo que perciban en los mayores, será difícil contagiárselo, así, sin más. Para que los peques amen la jardinería y, a través de ella, la naturaleza, además de predicar con el ejemplo, lo suyo es ponerse manos a la obra.

Los primeros pasos

Dar los primeros pasos siempre es lo más complicado, y precisamente por ello es importante ayudarles a pasar a la acción. Si queremos tener éxito, vayamos poco a poco, por ejemplo haciendo manualidades creativas relacionadas con las plantas. Ni siquiera es necesario tener contacto directo con ellas.

Hacer dibujos suele gustar a los niños, y también encontrarán divertido hacerlo sobre unas piedras planas, tipo río, con las que luego podemos decorar el jardín. O, si lo preferimos, hagamos lo propio con las macetas, maceteros, una pared del jardín que convertiremos en mural…

Cómo hacer amar la jardinería a los niños
O, por supuesto, decoremos el jardín de un modo imaginativo, atrayendo la biodiversidad, con casitas para pájaros y alpisteros, por ejemplo. De este modo, el jardín despertará su curiosidad y, en suma, será un lugar mucho más atractivo para los niños.
Seguir leyendo

7 claves para educar en verde
Educar a los niños en el respeto al entorno puede tener consecuencias revolucionarias en las generaciones venideras. No solo porque solo tenemos un planeta, sino simplemente porque una educación respetuosa con el medio ambiente es indispensable para su desarrollo como personas.

Se habla mucho de la ecología pero poco de la inteligencia ecológica que se necesita para buscar modelos económicos y sociales alternativos que nos ayuden a salvar el planeta. Y es que desarrollar la inteligencia para abordar los desafíos que plantean los problemas ambientales exige un estilo de vida que solo puede conseguirse con otra mentalidad. Otra educación, si se quiere. Al fin y al cabo lo mismo.

En este post repasamos siete claves para educar en verde a niños y no tan niños. Porque nunca es tarde para aprender, sobre todo si está en juego algo tan importante como el futuro del planeta y la educación de esas personitas, hacia las que tenemos la misma responsabilidad que luego ellas tendrán con sus hijos.

Por un mundo más respetuoso y feliz

Estos diez consejos para educar en verde buscan crear un mundo más respetuoso y feliz, tanto a nivel ambiental como de sus moradores. O, puestos en plan apocalíptico, -desgraciadamente, más realista de lo que quisiéramos-, son un buen punto de partida para que trabajemos por la conservación del planeta sumando los esfuerzos de cada uno, desde la misma infancia.

1. Predicar con el ejemplo

Los niños son grandes observadores y lo de imitar se les da francamente bien. De hecho, teniendo en cuenta que la educación familiar es la primera y más directa que recibe el niño o niña, el comportamiento de los padres es fundamental. Actuar de forma eco responsable y explicarles por qué es importante hacerlo es un primer paso decisivo.

2. Sus esfuerzos cuentan

No solo se trata de aleccionarles y de darles ejemplo o de buscar que tengan eco gestos aislados. Más allá de la anécdota, los niños deben comprender que ellos un comportamiento constante respetuoso con el medio ambiente es importante.

7 claves para educar en verde
Es importante hacerles comprender claramente que sus gestos cuentan. No se trata de aprender, de saber, sino de demostrar en el día a día. Siempre según sus posibilidades, y buscando una satisfacción asociada a ello.

No se trata de ofrecerles recompensas por ello, pero sí de poder tener algún capricho gracias a sus buenas prácticas, de forma inesperada para huir del condicionamiento. Su contribución puede ser desde apagar las luces y los aparatos cuando no se usan o ahorrar agua hasta, pongamos por caso, no caer en el consumismo.

3. Ecología dentro y fuera de casa

Si en casa, en el cole o en la ciudad pueden aprender a tener comportamientos verdes, será en contacto con la naturaleza como mejor completarán su educación eco amigable. De nuevo, lo importante es sentir que las cosas tienen un sentido.
Seguir leyendo

Actividades ecológicas para hacer con los niños

Es conveniente aprender a ser ecológico desde muy pequeño. Más que enseñar a los niños a adoptar hábitos sostenibles como una obligación, podemos hacerlo de manera que ellos lo vean como algo natural, entretenido y que, desde el inicio, asocien esos comportamientos con la mera normalidad.

Para ello, existen una serie de actividades naturales y divertidas que podemos hacer con nuestros hijos, sobrinos o vecinos, en las que nos divertiremos muchísimo juntos, compartiremos ratos de valor incalculable y también los mantendremos entretenidos.

Actividades ecológicas para hacer con los niños

Hablamos de actividades al aire libre, de pequeñas técnicas de bricolaje, de actividades que les hacen desarrollar su creatividad y de artes plásticas. Todo con materiales naturales y actividades y juegos que les harán sentir más cerca de la naturaleza que nunca. Ecología y aprendizaje en un mismo envase.

Actividades en contacto con la naturaleza

La Madre Naturaleza nos ofrece infinitas fuentes de diversión naturales y gratuitas. El mar, la montaña, el campo, el cielo… será un placer explorarlo todo con los niños, ayudar a su formación y también aprender a valorar juntos todo lo bueno que el planeta puede darnos.
Seguir leyendo

Claves para que los peques aprendan a amar la Naturaleza
Los peques de la casa están en esa preciosa etapa de la vida que es la infancia, la edad dorada en la que todo se graba a fuego y, por lo tanto, el momento idóneo para descubrir el entorno de un modo empático, conociendo y conectando con el alma de todo lo que les rodea.

A través de una buena orientación por parte de padres, hermanos mayores o demás familia, será posible hacerlo ayudándoles a desarrollar la inteligencia emocional para aprender a disfrutar respetando o, lo que es lo mismo, a respetar disfrutando. En suma, a amar a la Naturaleza.

¿Pero, acaso el amor se aprende? Se aprende a respetar, a mirar en lugar de ver y a admirar, a desarrollar una sensibilidad y una empatía por los seres vivos y por el otro. A ser generoso y mejor persona día a día y, en esto, el conocimiento de la Naturaleza puede ayudar sobremanera.

Claves para que los peques aprendan a amar la Naturaleza
Porque una personalidad sensible y respetuosa, educada en valores positivos, y en concreto en los valores del amor hacia la Naturaleza tendrá las puertas abiertas del reino de los sueños y de la fantasía.

Todo un mundo por descubrir

Estamos acostumbrados en este mundo moderno a prestar atención solo a los grandes titulares, a los espectáculos grandiosos, a aquello que nos resulta extraño y sorprendente por lo insólito. Sin embargo, el entorno natural es todo un mundo por descubrir, lleno de pequeños grandes acontecimientos, como el brote de una planta, las flores que explotan o cualquier otro pequeño atisbo de vida.
Seguir leyendo

Libros que se pueden plantar para que crezca un árbol
Los libros que se plantan, plantados quedan. Si no están fabricados con materiales biodegradables, entre ellos la tinta, acabarán contaminando el suelo. Pero no todos son así, porque el proyecto “Libro árbol” ha hecho posible que los libros puedan plantarse de forma productiva, sin impacto ambiental y dando lugar a un árbol.

El libro “Mi papá estuvo en la selva”, de Gusti y Anne Decis, publicado en 2008 por la editorial argentina Pequeño Editor, es el primer libro árbol. En él se cuenta la historia de un papá que se adantra en una selva del Ecuador contada desde la perspectiva de su hijo desde un enfoque eco-amigable, que fomenta el amor por la naturaleza.
Seguir leyendo

Algunos libros sobre ecología para niños
Tomar conciencia ecológica no sólo se basa en las acciones cotidianas que emprendamos, sino también en la correcta formación y educación para nuestros hijos. De un modo sencillo y didáctico, podemos comenzar a concienciarles de lo importante que es cuidar el medioambiente y así dejarles un planeta mejor.

Uno de los instrumentos de todos los tiempos que mejor contribuyen a una correcta educación son los libros. Muchos autores y editoriales se han dado cuenta de lo importante que es formar a los más pequeños en materia verde y han elaborado materiales didácticos, pero entretenidos, aptos para ser leídos por los más jóvenes. Son muchos y muy variados, pero esta es una selección de algunos de los más interesantes:
Seguir leyendo