La madera como combustible
Somos muchos los que estamos de acuerdo en que la madera es uno de los mejores combustibles; no en vano es el más natural, el que los seres humanos hemos utilizado tradicionalmente. En los últimos años ha sido desbancada por los combustibles fósiles: petróleo, gasoil, gas natural, butano, propano… Sin embargo, hemos de ser conscientes de que éstos son fuentes de energía no renovable, con lo cual más tarde o más temprano (dependiendo de los diferentes estudios) se agotarán.

La madera pertenece a las fuentes renovables de energía que se agrupan bajo el nombre de biomasa: leña, arbustos, restos de poda, residuos forestales y agrícolas, residuos de las industrias papeleras, estiercol…

La madera es asimismo un combustible ecológico: por ejemplo, cuando se quema libera CO2 a la atmósfera, pero es el mismo CO2 que absorbió de ella durante su crecimiento. Además, a la par que se talan los árboles viejos pueden plantarse árboles nuevos, con lo cual vemos que la madera es un combustible sostenible. En la vuelta al uso de la madera son pioneros los países escandinavos, que muestran un especial cuidado de sus bosques.

Una buena idea es volver a usar la madera, por ejemplo como combustible para calefacción. En zonas rurales es fácil acumular unos cuantos miles de kilogramos de leña para calentarse en invierno, pero en las ciudades es imposible. Una alternativa es el uso de los pellets.

¿Qué son los pellets? son cilindros de biomasa compactada, procedente de residuos forestales y deshechos de origen vegetal. Son muy pequeños: entre 5 y 6 mm de diámetros y 2-3 cm de longitud. Su constitución compacta y su reducido tamaño hacen posible la automatización de la alimentación de las calderas de biomasa mediante un sistema de tornillo sin fin. Este hecho y la facilidad de ignición, mediante un sistema de alta temperatura, permiten utilizar el pellet como una clara alternativa al gasóleo de calefacción.

Pan ecológico de la biomasa
Hoy en días las energías renovables nos demuestras que cada vez son mayores las posibilidades que nos ofrecen en cuanto a la aplicación de esas nuevas energías en campos de la vida cotidiana y así lo han descubierto recientemente en la panificadores Artesanos y Maestros Panaderos en Elche (Alicante). Recientemente han estrenado un quemador para uno de sus hornos que utiliza pellets (virutas y serrín de madera sacada y prensada) como combustible.

Este nuevo proyecto ha sido desarrollado por la empresa ilicitana Effitech, que se especializa en servicios e instalaciones de energías renovables y asuntos de eficiencia energética. Con esta iniciativa, la empresa se ha puesto a la cabeza por lo que a desarrollo de la biomasa en España respecta. Según el gerente de Effitech, “es un sistema bastante novedoso. En España sólo había dos de este tipo instalados previamente”.

La instalación consistió en sustituir el quemador de gasoil del horno de mayor capacidad de la panificadora, por uno nuevo que utiliza como combustible pequeños cilindros de madera residual (serrines y virutas) secados de manera natural y prensados. Este material natural es conocido genéricamente como pellet y su punto fuerte es su precio, pues resulta especialmente barato si se compara con otras fuentes fósiles como gasoil o gas natural. El empleo de este material, supone un ahorro de combustible para la panificadora de cerca de un 50% si se compara con el gasoil.
Seguir leyendo