Nuevos derrames de crudo en la selva amazónica peruana
La contaminación por fugas de crudo de la selva tropical del Amazonas no cesa. En el último año se han producido numerosas averías en la red de oleoductos de Petroperú, provocando dramáticos derrames que han contaminado los ríos con miles de barriles de crudo.

De nuevo, la noticia ha saltado. Otra vez hay que lamentar un desastre medioambiental en uno de los enclaves más privilegiados y valiosos del planeta. En lo que va de año, la empresa Petroperú ha tenido un total de 7 accidentes.

Demasiados, sin duda. Uno solo es ya un desastre cuya recuperación es casi una utopía. Así es, al menos, a corto y medio plazo, si bien el largo plazo podría ser o no ser sinónimo de recuperación. Ni siquiera la ciencia puede saberlo.

Nuevos derrames de crudo en la selva amazónica peruana
En esta última ocasión, dos derrames en la selva amazónica, concretamente en la ya castigada zona de Loreto, ha obligado a preparar un plan de contingencia en la zona afectada, por enésima vez, por un desastre ecológico.

Los indígenas se movilizan

Casualmente, -o quizá hubiera que decir todo lo contrario-, los nativos de la zona, comunidades autóctonas de indígenas peruanos asentados allí, denunciaron hace apenas unos días la polución que generan estos derrames de hidrocarburos.

Los repetidos vertidos suponen una serie amenaza para la supervivencia de estos grupos. Además de contaminar el entorno, la contaminación de la tierra y del agua con petróleo está poniéndolos contra las cuerdas.

Pueblos ancestrales, que están saliendo adelante a duras penas, cuyo único agarradero son los recursos que la naturaleza les brinda. Por pasiva, por lo tanto, cuando éstos faltan la subsistencia es un gran interrogante.

Nuevos derrames de crudo en la selva amazónica peruana
Sus protestas obedecían a sendos derrames que se registraron en la zona de Loreto, muy castigada este año por fugas. El petróleo se escapa de forma recurrente de las tuberías y contamina el ecosistema.
Seguir leyendo

El G7 quiere poner fin a las energías fósiles
La transición en favor de una sociedad baja en carbono era un objetivo ineludible, urgente y, por supuesto, prioritario para la COP21, la última conferencia climática, celebrada en París a finales del pasado año. ¿Pero, caminamos hacia ella?

Recordemos que de ella surgió el histórico Acuerdo global del clima, como es bien sabido, y uno de los principales compromisos adoptados en éste hacían referencia al logro de un mundo neutro en carbono. Un enorme desafío que está en cuenta atrás, pues el cambio climático no espera y si se pretende evitar llegar al punto crítico, a finales de siglo el aumento de la temperatura no debería sobrepasar los famosos dos grados centígrados.

A este objetivo se apunta ahora también el G7 con su anuncio del fin de las subvenciones a las energías fósiles de aquí a 2025. Además, animó a todos los países a seguir su ejemplo, lo que significa tanto ir abandonando la industria de los combustibles fósiles en el próximo decenio como apostar por las energías renovables. Todo parece ir en la dirección adecuada, pero como bien dice la sabiduría popular, obras son amores, y las declaraciones sirven para poco más que copar titulares. Aún así, darles una oportunidad y, por lo tanto, conocerlas a fondo, es importante.

Hacia una sociedad baja en carbono

Reunidos en Japón, los dirigentes del G7 (Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Canadá, Alemania, Italia, Japón y la Unión Europea) realizaron una declaración conjunta que recoge su determinación de “acelerar nuestro trabajo hacia la transición a un sistema energético que permite una descarbonización de la economía global”.

El G7 quiere poner fin a las energías fósiles
“Teniendo en cuenta el hecho de que la producción de energía supone alrededor de dos tercios de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, hay que reconocer el papel fundamental que el sector de la energía tiene que desempeñar en la lucha contra el cambio climático”, reza el documento.

Con tal objetivo, han acordado dejar de subvencionar a las energías fósiles para el año 2025, al tiempo que anunciaron tener la intención de seguir tomando medidas para conseguir el acuerdo de París. En concreto, consideran vital apostar por la energía limpia para alcanzar los objetivos climáticos y se comprometen a desarrollar estrategias a largo plazo para el uso de tecnología con bajas emisiones, y abandonar por completo los combustibles fósiles para fines del siglo.
Seguir leyendo

Derrame en Tumaco, la peor tragedia ambiental de Colombia
La bahía de Tumaco no es noticia por su rica diversidad biológica, ni siquiera por la sobreexplotación y contaminación que realiza la población autóctona de sus recursos. Lamentablemente, el deterioro de este ecosistema del Pacífico Colombiano no es algo nuevo, pero ahora este no es su principal problema.

No, al menos, desde que Tumaco (Nariño), relativamente cercano, se ha convertido en el epicentro del peor desastre ambiental de Colombia en la última década o quizá “en toda su historia”,según afirma el presidente el país, Juan Manuel Santos, tras producirse un derrame de crudo provocado por un atentado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Seguir leyendo

Convertir plataformas petrolíferas en refugios para la vida marina
Aunque a primera vista lo parezca, esta no es una propuesta de reciclaje, sino de cambio de concepto en el diseño y reconstrucción de plataformas petrolíferas en funcionamiento, con el fin de que resulten bastante más amigables con el entorno.

¿Pero, cómo unas torres petrolíferas, un auténtico peligro ambiental, va a tener utilidad ecológica? Como dice la famosa frase, si no puedes vencer a tu ememigo, únete a él. O, lo que es lo mismo, sin dejar de ser lo que son añaden características que las convierten en refugios para la vida marina y también para las aves migratorias.
Seguir leyendo

Día Mundial de la Energía 2015
La energía del amor está en el aire este 14 de febrero, qué duda cabe. Lo que ya no es tan conocido, quizá por el protagonismo que le roba Cupido, es que también hoy celebramos el Día Mundial de la Energía, una efeméride distinta al Día Mundial del Ahorro de Energía (21 de octubre), pero no por ello menos importante desde un enfoque ambiental.

Así como el amor es motor de la vida, y hasta del mundo, así como genera una energía positiva maravillosa que nos enciende, que pone en marcha tantas cosas buenas, también la energía es el pan y la sal de nuestras sociedades, una condición sine qua non para la vida. Desde una mirada poética, la que corresponde a un Día del Amor, por lo tanto, puede afirmarse que algo tienen en común estas dos celebraciones globales.
Seguir leyendo

Repsol renuncia a extraer petróleo en Canarias
Las buenas noticias a veces nos las trae su ausencia, es decir, la falta de noticias. “Si no hay noticias, buenas noticias”, como dice aquella vieja frase. En este caso, no ha habido resultados positivos en el sondeo petrolífero de Repsol en Canarias, lo que ha significado una maravillosa noticia quienes se oponían al proyecto, entre otros el gobierno canario y la ciudadanía y activistas ambientales.

Aunque se ha encontrado crudo y gas, su volumen y calidad no son suficientes para seguir explorando la zona, lo que significa que la petrolera levanta el vuelo y deja a su presa libre, y lo que es más importante, la deja con vida.
Seguir leyendo

Un petróleo barato ensombrece el futuro de las renovables
Un petróleo caro es una mala noticia para el planeta. Más allá de la alegría inmediata que nos produce la idea de un carburante más económico (impuestos a parte), lo cierto es que, a largo plazo, un menor precio del crudo podría suponer una debacle ambiental.

Y es que la caída de los precios del petróleo y del gas podría repercutir de forma negativa en la industria de la energía renovable. Según advierten los expertos, la revolución verde, -con el viento, la energía solar y la energía hidroeléctrica como puntas de lanza-, pueden acabar sucumbiendo ante unos precios del crudo más competitivos.
Seguir leyendo

Cultivar algas para obtener petróleo verde
Aunque el petróleo es un líquido procedente de las plantas y otros restos orgánicos, que ha sido obtenido a partir de la transformación de biomasa a lo largo de millones de años, en absoluto se trata de un producto ecológico. Muy al contrario, su color negro es también una metáfora del oscuro futuro que nos espera si seguimos abusando de los combustibles fósiles, entre los que el crudo tiene un papel protagonista, junto con el carbón o el gas natural.

Sin embargo, hay otro tipo de biomasa que sí resulta sostenible y ayuda a frenar el avance del cambio climático utilizada como energía verde, por ejemplo la biomasa obtenida de residuos orgánicos o de la masa forestal, si bien esta última tiene sus limitaciones a la hora de poder considerarla una fuente de energía renovable.
Seguir leyendo