Piscinas naturales, la opción ecológica de verano

Se abre la época de las piscinas, a medida que el fuerte calor va llegando. Sin embargo, es una realidad que las piscinas públicas convencionales cada vez convencen a menos gente. Su precio resulta elevado a la larga, está masificado de gente, los gritos nos impiden el descanso y, a veces, las instalaciones no están todo lo cuidadas y limpias que deberían. Además, seguramente, si nos paramos a pensar la cantidad de cloro y químicos que se usan, nos daremos cuenta de cuánto daño recibe medio ambiente con esta práctica. Por no hablar de la gran cantidad de agua que se utiliza para tal fin.

Piscinas naturales, la opción ecológica de verano

Claro que, cuando el calor aprieta, nadie quiere renunciar a un chapuzón pero, en ciudades alejadas de la costa, o en muchas otras cuyas playas están atestadas de bañistas, es posible buscar otras opciones, como las piscinas naturales. Sólo tendrás que localizar la más próxima a tu domicilio.

Piscinas naturales, la opción ecológica de verano

Como su nombre indica, este tipo de piscinas son construcciones formadas de forma natural, rodeadas de plantas y similares, las cuales encontraremos alrededor y en el fondo. Elegir este tipo de piscinas, aunque nos conlleve un desplazamiento más largo, nos garantiza poder bañarnos en un entorno totalmente natural, rodeados de plantas y sin químicos alrededor de nuestro cuerpo y, probablemente, contar con una soledad y tranquilidad negadas en otros lugares públicos. Además, resulta mucho más agradable porque podemos encontrar allí ecosistemas, como árboles (suelen estar en un espacio verde), insectos y peces. Si vas con los niños, podrán inducirlos a que comiencen a tener un contacto más directo con la naturaleza, salir durante unas horas de la artificialidad de la ciudad y aprovechar la visita para conocer más sobre el entorno.

Piscinas naturales, la opción ecológica de verano

Por suerte para nosotros, España es un país con unas condiciones orográficas y geográficas que nos dan muchas posibilidades. No sólo tenemos preciosos paisajes y envidiadas playas, sino que es bastante probable que cerca de tu casa haya una maravillosa piscina natural y, quizá, muy poco poblada con la que podrás contar con una intimidad difícil de conseguir cuando las temperaturas suben.
Seguir leyendo