Trump autoriza la caza de lobos y osos en su madriguera
Donald Trump sigue con sus iniciativas poco amigas del medio ambiente. El legado ambiental de su predecesor, Barack Obama, no era una panacea, pero empieza a tener un gran valor si comparamos su gestión con la del nuevo inquilino de la Casa Blanca.

De hecho, la ley que acaba de firmar deroga la normativa de su predecesor, permitiendo a partir de ahora a los cazadores a Alaska cazar osos, lobos y sus crías en sus madrigueras, incluso cuando estén en hibernación.

La nueva legislación, por otra parte, también permite dispararles desde helicópteros o aviones. Unas prácticas que los reglamentos aprobados durante la legislatura de Barack Obama prohibían. Entre otras prácticas de caza, se permiten el uso de cebo, las trampas de ajuste, la caza aérea y la matanza de osos, lobos y coyotes en su madriguera.

La ley afecta a 16 reservas protegidas la vida silvestre del estado, con una superficie de 300 000 km2, que dejarán de serlo en este sentido. La nueva ley, presentada por el congresista republicano Don Young, el representante de Alaska, fue aprobada por la Cámara y el Senado, antes de su reciente firma presidencial.

Un paso atrás para la conservación

Impulsada por los senadores republicanos, por lo tanto, supone el final de la protección de estos animales en la reserva nacional de Alaska, puesto que, como hemos mencionado, se deroga la normativa de la administración de Obama que creó una gran zona protegida en la que no se podía cazar a estos animales.

Trump autoriza la caza de lobos y osos en su madriguera
La ley que permite disparar contra animales en hibernación, entre otras medidas apuntadas, obtuvo 225 contra 193 votos, con lo que el paso adelante dado por Obama para la preservación de las especies quedó en nada, tan solo un año después.
Seguir leyendo

Oslo, una ciudad sin carbono y sin coches para 2030
Oslo, la capital noruega, podría ser prácticamente neutra en carbono en 2030. Su gobierno municipal, desde 2015 en manos de la izquierda y los verdes, se ha fijado el objetivo de reducir en un 95 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde los años noventa se está llevando a cabo una política ambiental que persigue esta meta. Si en 1990 el objetivo era reducirlos en un 50 por ciento en 2020, la siguiente meta es precisamente ésta.

Oslo es una ciudad populosa. No del tamaño de las grandes capitales europeas, como París o Madrid, pero está en constante crecimiento. Hoy, el fenómeno de la urbanización se manifiesta con intensidad en ciudades de todo tipo, y Oslo camina hacia el millón de habitantes.

Su rápido crecimiento no es la razón más importante por la que sus políticos quieren que la ciudad sea una urbe más limpia para mejorar su habitabilidad. “Si el capital de uno de los países más ricos del mundo no es capaz de actuar con rapidez, por lo que va a encontrarse con problemas muy serios “, explica uno de los responsables de política ambiental del consistorio, el ecologista Daniel Rees.

Oslo, una ciudad sin carbono y sin coches para 2030
Un objetivo ambiental que, sobre todo, obedece a la necesidad de reacción que impone el avance del cambio climático. “Si queremos que el acuerdo sobre el clima en París para convertirse en una realidad, no hay otra opción”, apunta Rees.

Energía verde y fomento del transporte público

Sus centrales hidroeléctricas son claves para lograrlo, puesto que Oslo quiere producir toda su energía a través de ellas, así como la calefacción, que también serán verdes gracias a sus plantas alimentadas por la quema de biocombustibles y bombas de calor.

Seguir leyendo

Wildpoldsried, el pueblo de la energía renovable
Wildpolsried, un pueblo de la región alemana de Baviera, se ha convertido en un referente mundial de las energías renovables. ¿Su maravilla? Ha sabido aplicar una simple idea básica: la transición energética es un objetivo prioritario, debe implicar a todo el pueblo, y también beneficiar a sus habitantes.

La doble apuesta de buscar ese paso a las energías verdes logrando una gran implicación de sus habitantes y, por lo tanto, fomentando la economía local caracteriza a este pequeño gran milagro verde que ha convertido la energía alternativa en una fuente de riqueza para el municipio.

En otras palabras, los inversores externos no han sido los impulsores de esta iniciativa, que empezó a cobrar fuerza con el inicio de siglo, coincidiendo con la edad dorada de las energías verdes en el país, al margen de que ahora Alemania se encuentre en la punta de lanza de los países que más se mueven hacia la tan necesaria sociedad baja en carbono.

Un primer impulso

Antes de la importante reducción de los subsidios que se disfrutaron en el país germano en los años noventa, Wildpolsried supo aprovechar las ayudas de forma que ahora, cuando éstos están recortándose, su camino andado los convierte en imparables.

Wildpoldsried, el pueblo de la energía renovable
A su vez, los productores locales de energía solar y eólica han disfrutado de precios fijos y acceso prioritario a la red, por lo que se trata de inversiones con apenas riesgo. Un escenario idóneo para ir a por todas, tal como hizo este municipio bávaro, un modelo que no deja de suscitar la curiosidad de los expertos, políticos, funcionarios y diplomáticos. Cada año centenares de visitantes acuden a interesarse por Wildpolsried, el pueblo de las energías limpias.

Quintuplican la energía que necesitan

¿Y, qué se encuentran al llegar? Una población de alrededor de 2.600 residentes, situada al pie de los Alpes bávaros, donde se las han ingeniado para producir cinco veces más electricidad de la que consumen.
Seguir leyendo

La buena gestión de residuos, una asignatura pendiente
Cumplir los objetivos europeos en gestión de residuos significa, en el caso español, un camino de obstáculos que no logran superarse en distintas áreas, como es la recogida selectiva de desechos, el uso de la fiscalidad ecológica como incentivadora o, por ejemplo, la responsabilidad del productor bajo el lema de “quien contamina, paga”.

En una reciente publicación de la Comisión Europea (CE) se incluyen una serie de recomendaciones (goo.gl/4q0vTl) sobre la gestión de residuos dirigidas al gobierno español con el objetivo de que España no se quede atrás y pueda cumplir los objetivos comunitarios en materia de residuos y reciclaje.

Más reciclaje

La CE reclama a España incrementar los porcentajes de reciclaje, así como la gestión de la materia orgánica mediante sistemas de recogida selectiva, sistemas de retorno de envases o la toma de medidas de fiscalidad ambiental.

Tanto el diagnóstico como las recomendaciones de mejora para la gestión de los residuos dirigidas a España y a otros estados miembros, concretamente a un total de 7, coinciden con demandas ya antiguas de las organizaciones ecologistas.

La buena gestión de residuos, una asignatura pendiente
No en vano, las recomendaciones se han dirigido a países que no están haciendo bien las cosas, por lo tanto, no resulta extraño que así sea. Así lo resumen desde la ONG Amigos de la Tierra:

El diagnóstico concreto de España no es novedoso para Amigos de la Tierra; se separa y recicla poco y se vierte la gran mayoría de los residuos . Tan solo se recicla un 30 por ciento, se vierte un 60 por ciento y se incinera un 10 por ciento.

Las recomendaciones abarcan muy distintas áreas, tanto a nivel legislativo como de implementación a nivel local, autonómico y nacional, sin olvidar la planificación. Entre otros campos, los consejos se refieren a aspectos tan importantes como la aplicación de tasas disuasorias y homogéneas de vertedero, aplicar modelos de recogida puerta a puerta o, pongamos por caso, la separación en origen de la parte orgánica de los residuos para que el compostaje sea de calidad.
Seguir leyendo

Trump relanza dos polémicos oleoductos
Los ecologistas no celebran la llegada de Donald Trump al poder, no es ningún secreto. De hecho, son muchos los problemas latentes y los avances en dicha materia que están en el punto de mira de unos y también del otro.

Mientras el activismo teme un retroceso general en lo ecológico, sobre todo cuando suponga un gasto y vaya contra los intereses creados, el nuevo presidente tiene claro que son cuestiones estratégicas que hay que abordar, y no precisamente pintándolas de verde.

Es lo que está empezando a ocurrir. Unos pocos días en el poden han sido suficientes para el nuevo presidente y su equipo comenzará a avanzar en dicho sentido de forma sonada.

No nos referimos a la eliminación de toda referencia al cambio climático de la página web de la Casa Blanca realizada nada más llegar ni a los recortes y suspensión de contratos en la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA) sino a la aprobación por decreto a continuar con dos polémicos oleoductos.

Trump relanza dos polémicos oleoductos
Podría considerarse un dardo al presidente saliente, sobre todo habida cuenta de que Obama también ha dejado atadas algunas cuestiones buscando un blindaje ambiental de cara a que Trump no pudiera hacer de las suya. Sobre todo, moviendo ficha justo antes de irse con leyes orientadas a protección del Ártico.

Keystone XL y Dakota Access

Keystone XL y Dakota Access, así se llaman los dos oleoductos de la discordia. Obama decidió en 2015 paralizar el primero ante las protestas que no cesaban.
Seguir leyendo

París intensifica su lucha contra el coche
París, la muy contaminada capital francesa, sigue plantándole cara al coche. El gobierno municipal, con Anne Hidalgo como alcaldesa, no deja de ganar batallas en su decidida guerra contra la polución urbana ocasionada por el tráfico rodado. Sin duda, un ejemplo a seguir a nivel europeo y también global.

En esta ocasión, sencillamente se ha dado un paso más en la política de restricción de automóviles, que no es poco. Tanto por lo avanzada que ésta se encuentra como por lo difícil que resulta seguir haciéndolo, habida cuenta de lo polémico de muchas de sus medidas a nivel ciudadano.

Ese más difícil todavía adopta la forma de medidas anunciadas este domingo, 8 de enero, para que el centro no sufra tanto la tiranía del coche y luchar contra la polución ambiental que este provoca.

Su objetivo, a fin de cuentas, no es otro que conseguir que el coche deje de ser un elemento omnipresente en la urbe mediante políticas que animen a optar por el transporte público o la bici. En suma, a apostar por la movilidad sostenible.

París intensifica su lucha contra el coche
Su política ya de largo plazo en este sentido ha convertido a París es una de las ciudades europeas que más han hecho para mejorar el aire de la ciudad. Su punto de partida era complicado, pues París es una ciudad tremendamente polucionada, y solucionarlo implica, sí o sí, detener los altos niveles de polución atmosférica provocada por el coche.

Las nuevas eco medidas

Hidalgo ha explicado la importancia de que el cruce de París de oeste a este sea limpio, y no se refiere a animar a hacerlo comprando un billete de metro, precisamente.

Entre otras cosas, porque la recomendación del uso del transporte público es más que obvia. La atención de la primera edil se centra en reducir drásticamente la circulación sus dos ejes principales: las plataformas elevadas y la Rue de Rivoli.

París intensifica su lucha contra el coche
Otro ejemplo de restricción del tráfico se ha planeado en la vía Georges Pompidou que va a lo largo del Sena, se reducirán las altas plataformas para dar protagonismo a un tranvía-autobús eléctrico o ferrocarril cuya entrada en funcionamiento se prevé para 2018.

En números, el objetivo de los nuevos planes, que priorizan peatonalizar áreas importantes del centro urbano y restringir el tráfico en la urbe, es reducir a casi la mitad el número de vehículos privados en las carreteras de París.
Seguir leyendo

China prohíbe el comercio de marfil para proteger a los elefantes
Marfil es igual a matanzas de elefantes, llevándolos derechitos a la extinción. Y es que el comercio de marfil implica el tráfico clandestino de esta materia prima, obtenida de los colmillos de los elefantes, cuya población está en franco declive.

Sin embargo, las cosas podrían cambiar gracias a un paso histórico dado por el gigante asiático, el primer mercado de marfil: su decisión de prohibirlo de forma rigurosa,

Todo un triunfo de los activistas que declararon la guerra a la caza furtiva, siempre inasequibles al desaliento. Si bien llevan años luchando por ello, las buenas noticias brillaban por su ausencia. Ahora, por fin, la decisión que tanto esperaban ha llegado.

Hace apenas unos días, concretamente el pasado 30 de diciembre China anunció su intención de prohibir en 2017 todos los trabajos de comercio y marfil.

China prohíbe el comercio de marfil para proteger a los elefantes
Con ello, se logra un avance importante en la protección de los elefantes. No en vano, cada año mueren decenas de miles de elefantes con el único fin de extraer sus colmillos. En la última década, casi una tercera parte de estos animales han encontrado la muerte a manos de cazadores furtivos para satisfacer la demanda de marfil en Asia, donde es un negocio floreciente.

Según datos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), caño se cazan en torno a 25.000 elefantes en distintos puntos del continente africano.

Ahora, China quiere acabar con tan voraz demanda, pues es el país donde se concentra este auge comercial que está condenando a la especie a una extinción inminente. “Con esta medida podría iniciarse un periodo de esperanza para los elefantes” de cara a vencer la caza furtiva, explica Elly Pepper, activista de Natural Resources Defense Council (NRDC).

Cese de actividad

Entre otras medidas que se tomarán, 34 empresas de elaboración y 143 puntos de venta de marfil serán forzados a cesar su actividad el 31 de marzo y los expertos estiman que a finales de 2017 se habrá acabado con el mercado de marfil chino.

China prohíbe el comercio de marfil para proteger a los elefantes
Serán medidas tomadas como consecuencia de la prohibición de todas las actividades de comercio y procesamiento de marfil, lo cual supondrá un enorme alivio para la preservación del elefante. Aunque, afirmar otra cosa sería pecar de ingenuos, el mercado negro seguirá existiendo, pero al menos no apoyado a nivel institucional.
Seguir leyendo

Obama protege el Ártico antes de que Trump llegue al poder
Durante su mandato, Obama no ha sido un adalid de la protección ártica frente a las prospecciones petrolíferas, precisamente. Sin embargo, a la luz de la que se avecina con Donal Trump (asumirá la presidencia el próximo 20 de enero) en dicha materia, en sus últimos días de mandato se ha convertido en todo un defensor de tan vulnerable ecosistema.

Con el fin de evitar la exploración en el futuro, la Casa Blanca bloqueó esta semana nuevos contratos de perforación petrolera y gasífera en regiones del Ártico y el Atlántico. Serán millones de hectáreas marinas las protegidas a un mes de abandonar la Casa Blanca.

Se busca una protección permanente

Se trata de una arriesgada apuesta cuya intención es más que clara. No es necesario ser un lince para entender que se pretende evitar la exploración futura, en un intento de atar las manos a Trump, cuyas acciones en dicho sentido a buen seguro serían las contrarias.

Recordemos a este respecto la promesa electoral del candidato republicano, comprometido a desregular esta materia para que la extracción del petróleo fuese mucho más libre. Por su parte, Obama ya había anunciado medidas para la protección de estas áreas.

Obama protege el Ártico antes de que Trump llegue al poder
Pero aquel anuncio ha acabado superando las expectativas creadas, ya que se ha excedido la protección prevista para un periodo de cinco años. Ello ha sido posible gracias a una ley de 1953, concretamente la Outer Continental Shelf (Ley del suelo de la plataforma continental), en cuya virtud es posible proteger las aguas federales de prospecciones de gas o petróleo sine die.

Un área muy vasta

Los ex presidentes Dwight Eisenhower y Bill Clinton también la usaron. En esta ocasión se ha utilizado para proteger la costa atlántica, de Norfolk, Virginia, hasta Maine, en la frontera con Canadá. Serán alrededor de 1,5 millones de hectáreas, así como a a casi todas las aguas árticas son propiedad del gobierno federal de Estados Unidos, lo cual supone sumar más de 46 millones de hectáreas.

Obama protege el Ártico antes de que Trump llegue al poder
Este martes, finalmente, Obama ha anunciado la delineación de las franjas del Ártico y el Atlántico que estarán “indefinidamente fuera de los límites para futuras subastas de petróleo y gas”. Un área de protección que incluye 31 cañones marítimos en el Atlántico y una zona del Ártico aproximadamente del tamaño de España.

Coincidiendo con el anuncio, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, hizo lo propio. Esta semana, por lo tanto, el planeta y sus moradores están de enhorabuena por doble partida, pues también se ha anunciado la prohibición de nuevas perforaciones en las aguas árticas del país vecino.

Obama protege el Ártico antes de que Trump llegue al poder
La medida de Obama no es revocable sin un acto del Congreso, por lo que Trump lo tendrá difícil. Según un alto funcionario del gobierno actual, se ha llevado a cabo esta medida con las debidas garantías, fundamentándola en una “base legal sólida”.
Seguir leyendo