Publicidad, carteles, pantallas y contaminación visual
Cuando pensamos en contaminación miramos al cielo y vemos gases o humos negros, pero el término engloba muchos otros tipos de poluciones. Desde un punto de vista medioambiental, otro tipo de contaminación que nos afecta a diario y prácticamente sin darnos cuenta es la conocida como contaminación visual. Vamos a ver en qué consiste.

Esta contaminación atenta especialmente contra los paisajes naturales y la estética o arquitectura urbana, deteriora la belleza de nuestro entorno, destruye la perspectiva de nuestras calles y caminos rurales, nos obliga a soportar una sobre estimulación de carteles publicitarios que muchas veces no nos interesan y por último, perjudica la seguridad vial dado que pueden causar distracciones.
Seguir leyendo

Campañas de publicidad ecológica
Las campañas de publicidad ecológicas juegan con la originalidad y la sorpresa para vender ideas o productos golpeando conciencias, moviendo a la acción o simplemente sensibilizando sobre cuestiones que se consideran de gran importancia medioambiental.

Su tono y credibilidad cambia muy mucho en función de dónde provengan, pues poco tiene que ver un Greenpeace o WWF alertando del derretimiento del ártico, pongamos por caso, que la venta de un coche eléctrico o la misma campaña People and Planet Positive de Ikea, donde la empresa se comprometía a reforestar poco menos que medio planeta.
Seguir leyendo

Publicidad medioambientalmente responsable
Del mismo modo que la publicidad sexista, de bebidas alcohólicas y de contenidos para adultos o, simplemente, la engañosa, está regulada, se va a tratar de regular la publicidad para que ofrezca unos ciertos criterios medioambientales. Para ello, la ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM), Rosa Aguilar, ha firmado un acuerdo con el presidente la Asociación Española de Agencias de Comunicación Publicitaria (AEACP), Carlos Martínez Cabrera, para la promoción de una publicidad y la aplicación de buenas prácticas en el uso de argumentos ambientales en el sector.

Con el recién firmado acuerdo, la AEACP, que está constituida por 45 de las agencias más prestigiosas del país, se compromete a colaborar con el Ministerio, tanto en la difusión del Código de Autorregulación sobre Argumentos Ambientales promovido por el MARM, como en la difusión del propio acuerdo de colaboración.
Seguir leyendo

La percepción de la responsabilidad ambiental de las empresas
Casi todas las grandes empresas, ya sea por los beneficios fiscales que les supone o por verdadera conciencia ecológica, tratan de llevar a cabo un plan de responsabilidad social corporativa (RSC) que, entre otros aspectos, contempla medidas para un mayor respeto al medio ambiente. Sin embargo, en esta sociedad saturada de información, a veces, es más importante conseguir que se sepa lo que se hace que hacerlo. Y es aquí donde las grandes corporaciones tienen un verdadero problema.

Según un estudio de la Confederación de Consumidores y Usuarios de España (CECU) el 62,8% de las personas cree que el uso de imágenes de ecología, medio ambiente y sostenibilidad en la publicidad y la imagen corporativa de las empresas tiene poco que ver con su comportamiento real y un 17,1% va más allá y afirma que no tiene nada que ver. Es decir, que si se suman ambas cifras, da como resultado que casi un 80% cree que lo único que hacen las grandes empresas respecto al medio ambiente es un lavado de cara superficial.

Aunque la valoración del público en general ante el desarrollo de acciones sociales responsables por parte de las empresas es cada vez mayor, sólo consiguen un aprobado raspado, con una nota de 5,3 según la encuesta. Por su parte, el comportamiento de los diferentes gobiernos e instituciones públicas sigue suspendiendo en materia de responsabilidad social y medioambiental.

Otros datos se desprenden del estudio. Por ejemplo, que los ciudadanos reciben cada vez más información sobre este tema. Y un curioso aspecto en la percepción de la información: en la actualidad, los medios de comunicación tienen más credibilidad respecto a la responsabilidad social que las ONG. Si las empresas tienen un problema de comunicación de sus intereses, a las organizaciones no gubernamentales les ocurre exactamente lo mismo.

En todo caso, sea por un medio o por otro, por los informativos o por contactos personales, cada vez más gente sabe qué son los cultivos ecológicos o los productos de comercio justo, por ejemplo, al tiempo que aumenta el consumo de ambos.

Reino Unido prohíbe la comida basura en televisión

La obesidad, uno de los principales problemas de la población de hoy en día y en especial de los habitantes del Reino Unido es algo que preocupa al equipo de gobierno de Reino Unido, por ello han tomado una serie de medidas para controlar la publicidad de la comida basura en televisión y de esta manera que los menores no sean tan vulnerables delante del televisor.

El gobierno de Reino Unido ha confirmado su proyecto de ley para permitir la publicidad por emplazamiento en los programas de televisión, excluyendo en todo caso a la publicidad que exhiba alimentos de alto contenido en grasas, azúcares o sales, así como el alcohol.

La publicidad por emplazamiento consiste en incluir en un programa televisivo el producto que se desea promocionar. La medida llevada a cabo por el equipo de gobierno inglés se ha llevado a cabo tras un consulta realizada en noviembre de 2009 por el Ministerio de Cultura, Medios de Comunicación y Deportes, que ya se había realizado con anterioridad en el año 2008.

Reino Unido prohíbe la comida basura en televisión
La coordinadora de la campaña “Los alimentos de lo niños”, Jackie Schneider afirma que esta es una buena noticia, ya que la presión masiva de las organizaciones de protección de la salud, del consumidor y de los niños han conseguido que el Ministro modifique sus planes sobre publicidad por emplazamiento de la comida basura.

Aunque también Schneider afirma tener dudas sobre el futuro de esta decisión pues “No queremos que se siga adelante con la publicidad por emplazamiento en general. Esto podría provocar que un futuro gobierno acabara permitiendo el emplazamiento publicitario de la comida basura. A los partidos políticos les tiene que quedar claro que cualquier intento de reintroducir la publicidad de este tipo de alimentación se encontrará con la implacable oposición que ha logrado su actual exclusión”.

En el Reino Unido, según datos de la organización “Sustain”, el 92% de los niños ingleses consumen más grasas saturadas de las recomendadas, el 86% consume demasiado azúcar, el 72% consume demasiada sal y el 96% no ingiere la cantidad suficiente de frutas y verduras. La incorrecta nutrición infantil y sus consecuencias, especialmente la obesidad, es uno de los problemas de salud pública más importante de Reino Unido. También hay que destacar que este país es el que cuenta con el mayor número de casos de obesidad en toda Europa.

La campaña llevada a cabo por “Sustain” ha recibido el apoyo de numerosas organizaciones de todo el país.