Las pilas: ese elemento tan tóxico

Las pilas son uno de los elementos más contaminantes que utilizamos en nuestra vida diaria. Esto no es nuevo, lo sabemos de sobra y, afortunadamente, cada vez hay más objetos de la vida diaria que ya pueden usarse sin pilas, aunque aún no es suficiente. Solo en Argentina se consumen al menos 250 millones de pilas anuales. Estas, pueden llevarse a puntos específicos para su desecho, aunque aún no todo el mundo trata las baterías o pilas de la forma adecuada.

Las pilas no son ecológicas por varios motivos. El primero es que, en su interior, llevan componentes como mercurio o cadmio; al menos el gran porcentaje de las pilas, pues por fortuna existen en el mercado alternativas menos contaminantes, aunque no es lo habitual. Estos materiales, el mercurio y el cadmio, son altamente contaminantes y perjudiciales para la salud. Esto hace que, si olvidamos la pila dentro de un aparato que ya no utilicemos, como un ratón inalámbrico o un mando a distancia, el líquido tóxico interior puede acabar expandiéndose, comportando un riesgo para nuestra salud y también para el medio ambiente, además de poder estropear el aparato que las contiene.
Seguir leyendo