La buena gestión de residuos, una asignatura pendiente
Cumplir los objetivos europeos en gestión de residuos significa, en el caso español, un camino de obstáculos que no logran superarse en distintas áreas, como es la recogida selectiva de desechos, el uso de la fiscalidad ecológica como incentivadora o, por ejemplo, la responsabilidad del productor bajo el lema de “quien contamina, paga”.

En una reciente publicación de la Comisión Europea (CE) se incluyen una serie de recomendaciones (goo.gl/4q0vTl) sobre la gestión de residuos dirigidas al gobierno español con el objetivo de que España no se quede atrás y pueda cumplir los objetivos comunitarios en materia de residuos y reciclaje.

Más reciclaje

La CE reclama a España incrementar los porcentajes de reciclaje, así como la gestión de la materia orgánica mediante sistemas de recogida selectiva, sistemas de retorno de envases o la toma de medidas de fiscalidad ambiental.

Tanto el diagnóstico como las recomendaciones de mejora para la gestión de los residuos dirigidas a España y a otros estados miembros, concretamente a un total de 7, coinciden con demandas ya antiguas de las organizaciones ecologistas.

La buena gestión de residuos, una asignatura pendiente
No en vano, las recomendaciones se han dirigido a países que no están haciendo bien las cosas, por lo tanto, no resulta extraño que así sea. Así lo resumen desde la ONG Amigos de la Tierra:

El diagnóstico concreto de España no es novedoso para Amigos de la Tierra; se separa y recicla poco y se vierte la gran mayoría de los residuos . Tan solo se recicla un 30 por ciento, se vierte un 60 por ciento y se incinera un 10 por ciento.

Las recomendaciones abarcan muy distintas áreas, tanto a nivel legislativo como de implementación a nivel local, autonómico y nacional, sin olvidar la planificación. Entre otros campos, los consejos se refieren a aspectos tan importantes como la aplicación de tasas disuasorias y homogéneas de vertedero, aplicar modelos de recogida puerta a puerta o, pongamos por caso, la separación en origen de la parte orgánica de los residuos para que el compostaje sea de calidad.
Seguir leyendo

Libérate hoy de los residuos electrónicos: todas las opciones de reciclaje

El móvil personal, el móvil del trabajo, la tablet, el ordenador de mesa, la cámara de fotos, ,el mp3, la televisión, el portátil… Usamos muchísimos aparatos eléctricos cotidianamente hasta que, un buen día, se rompen o se nos quedan obsoletos y debemos reemplazarlos por otros.

Libérate hoy de los residuos electrónicos: todas las opciones de reciclaje

Cuando el nuevo aparato en cuestión llega a casa, suele pasar que el estropeado acabe relegado a un cajón de casa durante mucho tiempo. Esta práctica, que parece tan normal e inocente, resulta en realidad perjudicial tanto para el medio ambiente como para nuestra salud. Las baterías de los móviles, por ejemplo, tienen elementos muy contaminantes que no es recomendable exponer a la salud, especialmente si la batería se rompe. Es el ejemplo del níquel, cadmio, coltán, arsénico, zinc y berilio materiales de gran toxicidad que se encuentran en los teléfonos móviles actuales, si bien la mayoría de las baterías nuevas se hacen con litio y los fabricantes están empezando a hacer mayores esfuerzos para usar materiales menos dañinos para la naturaleza. Sea como fuere, estos componentes siguen siendo altamente contaminantes y, si los tiramos a la basura o no lo dejamos en un punto limpio apropiado, la batería de un sólo móvil puede llegar a contaminar hasta 600.000 litros de agua. Dejándolos en un cajón de casa olvidados por años estamos contribuyendo a que la presencia de estos materiales nocivos perjudique a nuestra salud y la de los nuestros.
Seguir leyendo

Un mundo conectado, y también más contaminado

Las nuevas tecnologías de la información pueden hacer grandes cosas por la humanidad, qué duda cabe, y entre esos avances encontramos un sinfín de ventajas relacionadas con las ciudades inteligentes, la investigación científica y, entre otros sectores beneficiados, también el medio ambiente. Sin negar las enormes posibilidades que ofrece un mundo conectado, en el que los sensores permiten alcanzar lo inimaginable, la polución es un capítulo negro que no debe pasar inadvertido.

En efecto, en un contexto de grandes datos, de aparatos domóticos y dispositivos móviles de todo tipo, a los que además sumamos la conectividad a nivel industrial y administrativa, la polución representa un grave problema asociado.

Un mundo conectado, y también más contaminado
Aunque es cierto que las tecnologías pueden evitar desplazamientos y ayudar a que el consumo energético o de otros recursos naturales sea mucho más eficiente, hay una serie de problemas o puntos negros que acarrean una dramática polución. Actualmente, al menos, como parte indisociable de esta locura imparable por los grandes datos en la que el mundo se encuentra inmerso.

Big data, big pollution

Sin ir más lejos, como grandes consumidores de energía, las infraestructuras asociadas a las tecnologías de Big Data tienen un impacto ambiental que no tiene nada de virtual. Aunque puedan servir de herramienta para favorecer la sostenibilidad en los más diferentes ámbitos, e incluso acabar siendo el petróleo del siglo XXI, también este oro negro supone un desfalco ambiental.

Un mundo conectado, y también más contaminado
Las infraestructuras necesarias para recolectar, almacenar, analizar y visualizar los grandes datos requieren de arquitecturas faraónicas que . Es tal la avalancha de datos que provienen de todas partes que los grandes centros de datos se han convertido en grandes emisores de gases de efecto invernadero.

Sin ir más lejos, Google indexa billones de documentos para facilitar y acelerar su búsqueda, y a su vez esos datos se analizan de mil y un modos, volviéndose a almacenar en la nube o en instalaciones locales. Igualmente, el Internet de la cosas (IoT, por sus siglas en inglés) o el M2M conecta dispositivos con personas o máquinas entre sí, respectivamente.
Seguir leyendo

Alta cocina con comida de la basura
En el mundo de lo posible, el lujo gastronómico puede ser tanto un plato de alta cocina como tener algo comestible qué llevarse a la boca. Y, haciendo una melange de ambos conceptos, podemos encontrar ese punto medio en el que se den la mano la alta cocina y la comida que tiramos a la basura.

Tirar comida es un lujo propio de las sociedades opulentas, del mismo modo que lo es la alta cocina. Sin embargo, también los grandes chefs pueden salir respondones, y sacar los colores al mundo haciendo platos de auténtica locura con desechos orgánicos aptos para el consumo humano.

La ONU conciencia con un menú basura

Las Naciones Unidas aprovecharon la repercusión mediática que tendría dar un buffet de “basura” a líderes mundiales para elaborar un almuerzo de los que hacen época.

Líderes mundiales disfrutaron este domingo de un buffet de “basura” en la sede neoyorquina de la ONU, a rebosar de platos elaborados con alimentos que desechamos por el equipo del chef Dan Barber, a cargo de su preparación.

Alta cocina con comida de la basura
Su objetivo, concienciar sobre el enorme desperdicio de comida que cada año supone el equivalente a casi un tercio de los cultivos dedicados a alimentación.
Seguir leyendo

Los químicos de los cosméticos contaminan la Antártida
Algunos componentes de los cosméticos que usamos hacen un largo viaje. Emigran lejos, tan, tan lejos, que llegan a la Antártida, y no precisamente para hacer turismo. Cuando las lociones y cremas invaden su atmósfera, aguas y hielo también acaban afectando fauna y flora, provocando un desastre ambiental sin maquillajes de ningún tipo.

Tal ha sido el descubrimiento realizado por una investigación publicada recientemente en la revista Environmental Science & Technology, donde los científicos muestran su preocupación por el inquietante hallazgo.
Seguir leyendo

Proponen utilizar medusas para crear papel higiénico y tampones
Apuesto a que si las medusas pidieran un deseo, lo último que se les ocurriría sería querer convertirse en un rollo de papel higiénico, de cocina, compresas, pañales o en tampones. No por falta de imaginación, y eso que desconocemos si son más o menos imaginativas, sino por simple cuestión de supervivencia. Muy a su pesar, sin embargo, papel de wáter y medusa están a punto de ser casi sinónimos, desde que una empresa israelí de nanotecnología se ha empeñado en utilizarlas como materia prima para dar salida a la superpoblación.

Que el producto sea verde, como pretenden, sería algo muy discutible. En todo caso, habría que ver qué desórdenes provocados por el ser humano alteraron los ecosistemas. Corregirlos sí sería una medida ecológica, porque sencillamente acabaría con el problema atacando las causas de ese exceso de medusas en océanos de todo el mundo.
Seguir leyendo

Basura electrónica: demasiada tecnología para el medio ambiente
La basura electrónica ha alcanzado tales dimensiones que supone un gravísimo problema para el medio ambiente. Inmersos en plena Era del Big Data, el problema crece de forma imparable. Bastará con dar unas pocas cifras para entender la dramática situación: en los últimos años, en todo el mundo se producen anualmente alrededor de 50 millones de toneladas métricas de basura electrónica, lo que supone 7 kilogramos por persona. Además, según advierte la ONU, para 2017 la cifra aumentará un 33 por ciento.

Eso significa que en 2017 el volumen anual de basura electrónica será de unas 65,4 millones de toneladas, lo que equivale a un peso similar al de 200 edificios como el Empire State de Nueva York o a 11 construcciones como la Gran Pirámide de Giza. ¿Impresiona, verdad?
Seguir leyendo

Los lagos también están contaminados con plástico
No sólo los océanos (donde los vórtices de plástico se han convertido en un problema ambiental cada vez más difícil de solucionar), sino también en los grandes lagos del planeta se acumulan desechos plásticos. Así se demuestra en un estudio elaborado por investigadores alemanes que han descubierto una cantidad excesivamente alta de partículas de plástico en el lago de Garda, el mayor lago italiano.

El estudio ha sido dirigido por Christian Laforsch, de la Universidad de Bayreuth, y Reihard Niessner, de la Universidad Técnica de Munich. Los investigadores esperaban encontrar bajos niveles de contaminación en el lago, ya que se encuentra cerca de los Alpes y los arroyos que bajan desde las montañas depositan agua cristalina.
Seguir leyendo