Las marcas más verdes
La sostenibilidad de las empresas es un criterio que cada vez se tiene más en cuenta a la hora de valorar a las marcas. En este sentido, se acaba de presentar la tercera edición del ránking Best Global Green Brands 2013. Curiosamente, los tres primeros puestos de la lista están ocupados por compañías automovilísticas: Toyota, Ford y Honda. Las tres desarrollan coches eléctricos e híbridos.

Por otra parte, cabe señalar que, por primera vez en la historia de este ránking, aparecen dos marcas españolas: Banco Santander y Zara, ocupando los puestos 46º y 48º, respectivamente. Ésta no es una lista con un criterio exclusivamente ecológico, sino que se tiene en cuenta el equilibrio entre el comportamiento medioambiental de la empresa y la percepción que tienen los consumidores de la marca.
Seguir leyendo

Starbucks quiere eliminar las tazas de papel
La cadena de cafeterías Starbucks ha tenido una idea estupenda. Al cliente que lleve su propio recipiente, se le aplicará un descuento. Se pretende, de este modo, incentivar la utilización de termos que sustituyan al uso de vasos de plástico o papel. La empresa ofrece un descuento de 40 céntimos de euro en sus bebidas a todo el cliente que acuda a sus tiendas con un termo.

Sin duda, siempre y cuando los clientes apoyen con un comportamiento responsable la medida, puede significar un menor consumo de envases. Una apuesta por la sostenibilidad. La cadena de cafeterías, con locales en medio mundo, ha puesto en marcha esta iniciativa con motivo del Día de la Tierra. La medida se enmarca en el programa de Responsabilidad Social Corporativa de la empresa, que lleva por lema Starbucks Shared Planet. Con este programa, Starbucks quiere reducir su huella medioambiental con el ahorro de energía, de agua, y con el reciclado.
Seguir leyendo

Ventajas de implantar una política de RSC
Cada vez más empresas optan por desarrollar una política de Responsablidad Social Corporativa (RSC) en su negocio. Pero no todas. No son pocas las que aún no lo ven del todo necesario. O, tal vez, creen que les costará demasiado, un gasto que no están dispuestos a soportar, y aún menos en estos tiempos de crisis. (Aunque la crisis puede ser precisamente una buena oportunidad para modernizar la empresa.) Sea como sea, todas las empresas, pequeñas, medianas, grandes y multinacionales, deben implantar un programa de RSC cuanto antes. Son uno de los actores, junto a los poderes públicos y a los propios ciudadanos como entes individuales, que más pueden hacer por el cuidado del medio ambiente.

Además, la Responsabilidad Social Corporativa (o también llamada Empresarial, RSE) tiene que ser un verdadero compromiso, no sólo con su propio modelo de negocio, sino también con toda la sociedad, el medio ambiente y sus trabajadores y proveedores. Es una obligación ética, pero también, desde otra perspectiva, una forma moderna y sostenible de gestionar el negocio.
Seguir leyendo

Coca-cola España quiere ser más respetuosa con el medio ambiente
Las grandes empresas se están dando cuenta de la importancia de una política respetuosa con el medio ambiente si quieren continuar siendo competitivas. Cada vez más consumidores reclaman este tipo de comportamiento.

La filial española de Coca-Cola ha sido la última en sumarse al carro de las compañías verdes y ha aumentado su inversión en proyectos sociales y medioambientales en un 6% durante 2009, es decir, con más de 4 millones de euros, según datos de la propia compañía. Así lo han hecho público en la Memoria de Sostenibilidad de la empresa, disponible en su página web. Han sido llevadas a cabo diferentes acciones por parte de la propia compañía, de sus empleados e, incluso, de sus socios embotelladores.
Seguir leyendo

La percepción de la responsabilidad ambiental de las empresas
Casi todas las grandes empresas, ya sea por los beneficios fiscales que les supone o por verdadera conciencia ecológica, tratan de llevar a cabo un plan de responsabilidad social corporativa (RSC) que, entre otros aspectos, contempla medidas para un mayor respeto al medio ambiente. Sin embargo, en esta sociedad saturada de información, a veces, es más importante conseguir que se sepa lo que se hace que hacerlo. Y es aquí donde las grandes corporaciones tienen un verdadero problema.

Según un estudio de la Confederación de Consumidores y Usuarios de España (CECU) el 62,8% de las personas cree que el uso de imágenes de ecología, medio ambiente y sostenibilidad en la publicidad y la imagen corporativa de las empresas tiene poco que ver con su comportamiento real y un 17,1% va más allá y afirma que no tiene nada que ver. Es decir, que si se suman ambas cifras, da como resultado que casi un 80% cree que lo único que hacen las grandes empresas respecto al medio ambiente es un lavado de cara superficial.

Aunque la valoración del público en general ante el desarrollo de acciones sociales responsables por parte de las empresas es cada vez mayor, sólo consiguen un aprobado raspado, con una nota de 5,3 según la encuesta. Por su parte, el comportamiento de los diferentes gobiernos e instituciones públicas sigue suspendiendo en materia de responsabilidad social y medioambiental.

Otros datos se desprenden del estudio. Por ejemplo, que los ciudadanos reciben cada vez más información sobre este tema. Y un curioso aspecto en la percepción de la información: en la actualidad, los medios de comunicación tienen más credibilidad respecto a la responsabilidad social que las ONG. Si las empresas tienen un problema de comunicación de sus intereses, a las organizaciones no gubernamentales les ocurre exactamente lo mismo.

En todo caso, sea por un medio o por otro, por los informativos o por contactos personales, cada vez más gente sabe qué son los cultivos ecológicos o los productos de comercio justo, por ejemplo, al tiempo que aumenta el consumo de ambos.