2015, el año más caliente jamás registrado
Casualidades del destino, este año, el más caliente de la historia desde que se tienen registros, se firmó el Acuerdo climático de París, y el 2016 se espera un nuevo récord, según confirman oficialmente la Agencia Oceánica y Atmosférica Americana (NOAA) y la NASA.

Los datos de las dos agencias, que establecen sus mediciones de forma independiente, difieren ligeramente, pero están de acuerdo en que desde que se comenzaron a registrar las temperaturas, y de eso hace 136 años, el planeta nunca había registrado unas temperaturas tan altas.

De acuerdo con la NOAA, han superado en 0,9 grados centígrados me media del siglo XX y sobrepasado en 0,16 a la media del 2014. Por su parte, la NASA registró un aumento promedio de 0,87 grados centígrados, superando en 0,13 grados centígrados al anterior año.

Las temperaturas registradas en 2015 son, de largo, más calurosas que las anteriores, superando en mucho las de 2014, 2010, 2013, 2005, 2009 y 1998, por este orden. Además, nunca se había registrado una diferencia tal entre dos años.

2015, el año más caliente jamás registrado
El mes de diciembre registró unas temperaturas que batieron todos los récords. Con respecto a la media del siglo pasado estuvo 1,11 grados centígrados por encima, según NOAA. Además, salvo enero, febrero y abril, nueve de los doce meses estableció un récord con respecto a la media histórica mensual de temperaturas.
Seguir leyendo

Julio, el mes más cálido desde 1880

Son muchas las asociaciones, personas y organizaciones quienes, desde hace décadas, alertan sobre el cambio climático en el Planeta. Pese a la buena disposición, medidas e iniciativas de algunas de ellas (y de algunos Gobiernos), aún no se hace todo lo que se debe. El gran problema de la ecología, el recalentamiento del planeta Tierra, ya muestra sus primeros síntomas, especialmente tras registrarse el pasado mes de julio como el más caluroso desde hace más de un siglo, o incluso más.

Julio, el mes más cálido desde 1880
Seguir leyendo

Los parques eólicos influyen en la climatología
Los grandes parques eólicos no sólo aprovechan el viento para obtener energía. Además de recibir, también dan, y no necesariamente algo bueno, en el sentido de que influyen en la climatología, de acuerdo con un nuevo estudio llevado a cabo por centros de investigación franceses e italianos publicado esta semana en la prestigiosa revista Nature Communications.

Si por un lado se concluye que las granjas eólicas pueden modificar localmente la temperatura y las precipitaciones, por otro igualmente se afirma que el impacto es débil en las instalaciones europeas, confirmando así estudios anteriores que señalaban posibles efectos de las grandes instalaciones eólicas, sin llegar a cuantificarlos.
Seguir leyendo

El cambio climático podría elevar más las temperaturas
El cambio climático podría provocar un mayor calentamiento global, advierte un nuevo estudio que tiene en cuenta las nubes como un factor decisivo que hace pensar que los modelos aceptados hasta ahora son equivocados.

Publicada en Nature, la investigación concluye que el clima de la Tierra es mucho más sensible a las emisiones de dióxido de carbono de lo que se pensaba y sostiene que es más probable de lo que se creía un aumento de la temperatura de 4 grados centígrados para el año 2100.
Seguir leyendo

La aldea siberiana de Oimiakón, el pueblo más frio del mundo
No nos cansamos de alertar que el calentamiento global es cada vez más evidente y hay que tomar medidas de sostenibilidad para paliar un futuro que pinta bastante caluroso. Pero hoy vamos con uno de esos artículos que te van a dejar todo el contrario, helado. Ha llegado el momento de que conozcas Oimiakón, considerado el lugar habitado más frío del planeta. Se trata de una pequeña aldea rusa en la que el invierno dura nueve meses. El frio es una constante del día a día y sus habitantes se han tenido que adaptar a las temperaturas más extremas.
Seguir leyendo

2010 se puede convertir en al año más cálido de la historia
Según un estudio llevado a cabo por científicos del Centro Nacional de Recogida de Datos de Nieve y Hielo de Estados Unidos (NSIDC), 2010 puede convertirse, si no cambian las condiciones climáticas, en el año más cálido desde que existen registros. Las cifras que maneja esta institución norteamericana muestran que el hielo del Ártico se está derritiendo a una velocidad récord para esta época del año, algo que ya había reflejado el fotógrafo James Balog en su proyecto. Además, las temperaturas terrestres es muy probable que alcancen nuevos máximos.

Las imágenes obtenidas mediante satélite demuestran que el deshielo se está produciendo de manera rápida este año y los científicos creen que se batirá el récord de 2007. La estación del deshielo comenzó este año un mes después de lo habitual y se espera que no acabe hasta septiembre. Pero hay más datos que apoyan esta idea: una investigación de la Universidad de Washington sugiere que el volumen de hielo en marzo de 2010 era un 38% más bajo que en 1979, año en que empezó a medirse. Por su parte, científicos del clima de la NASA, liderados por James Hansen, también creen que las temperaturas globales van a batir este año los registros de 2005. Hansen comentó: “Es probable que en 2010 las temperaturas globales marquen un récord”.

Una de las más terribles consecuencias del aumento de la temperatura global de la tierra puede ser que la temporada de huracanes, recién comenzada, sea una de las más intensas vividas en la historia, ya que estos fenómenos meteorológicos se forman cuando el agua de ciertas zonas del Atlántico superan una cierta temperatura. Después, se desplazan (en la mayoría de los casos) hacia el Mar Caribe y los países de la zona sufren sus devastadoras consecuencias.

La pasada semana, la NOAA, centro que estudia el clima y los océanos en Estados Unidos, predijo que habría entre 14 y 23 tormentas tropicales y hasta 14 de éstas serían huracanes. Los expertos vaticinan que se produzcan entre tres y siete huracanes de categoría máxima, con vientos de hasta 178 kilometros por hora.

La temperatura más baja de la historia de la Tierra
La temperatura más baja que se ha llegado a registrar en la historia reciente del planeta Tierra es de 89 grados bajo cero y se alcanzó precisamente en la Antártida en julio de 1983 a una altitud de 3.488 metros. Se llegó a esa cifra debido a una corriente de aire frío que se situó en la meseta antártica sin dejar paso al aire más cálido procedente de latitudes más bajas del globo.

La masa de aire frío procedente del océano Antártico se instaló durante diez días sobre la parte alta de la meseta antártica, donde está ubicada la estación científica rusa de Vostok, que registró este récord y que lleva desde hace muchos años midiendo las temperaturas tan extremas de esa región.

Además, se cree que la ausencia de nubes y una capa de minúsculas partículas de hielo suspendidas en el aire (diamante en polvo) contribuyeron a que el calor procedente de la superficie desapareciera. Los expertos piensan que no se volverán a repetir unas temperaturas tan bajas debido al calentamiento global. Pero los científicos aseguran que si se dan las condiciones, la temperatura más baja que jamás se podría registrar en el mundo sería de -96ºC.

Impacto ambiental del aumento de las temperaturas
¿Qué sucedería si aumentara en 4 grados la temperatura media del planeta? Enlace | Mapa mundial impacto subida temperaturas (en español)

El siguiente mapa interactivo elaborado por el Museo de la Ciencia de Londres demuestra el impacto que tendría especialmente en la superficie terrestre de latitudes altas como en el Ártico. Las consecuencias más graves de este fenómeno ambiental causado por el calentamiento global serían: una importante reducción de agua potable, más incendios, mayores inundaciones, alteraciones en los ecosistemas y reducción en la capacidad que tiene la vegetación para absorber el CO2 de la atmósfera.

Impacto ambiental del aumento de las temperaturas