Ser veggie, la nueva tendencia
Ser veggie está de moda. El término está haciendo furor en los platos y en los tentempiés, así como en los cócteles, en los libros de recetas y en los restaurantes. Son los vegetales de siempre, pero dispuestos de tal modo, cocinados y, sobre todo, vistos con ojos nuevos que los hacen brillar y convierten en objeto de deseo culinario.

Consumir demasiada carne o, mejor, empezar a ser conscientes de ello, así como de sus nefastas consecuencias a nivel de salud, ambiental y de sufrimiento animal nos ha llevado a mirar con mejores ojos al reino vegetal.

¿Qué hacer con una triste lechuga, y con unos tomates bien jugosos pero poco sabrosos al lado de un buen bistec? La filosofía veggie, su saber hacer, tiene la respuesta. Su propuesta es rompedora: en lugar de hincharnos a carne, disfrutemos de los vegetales.

Alrededor de un 8 por ciento

Según datos del estudio “The Green Revolution” el 7,8 por ciento de la población adulta en España se considera “veggie” y sus motivaciones son tanto la salud, razones éticas “cruelty-free” o el medio ambiente. En cifras, el 57 por ciento de los vegetarianos lo son por motivos animalistas, un 21 por ciento para mejorar la protección ambiental y un 17 por ciento por motivos de salud.

Ser veggie, la nueva tendencia
De acuerdo con este mismo informe, un 35 por ciento de la población ha decidido reducir su consumo de carne roja, si bien el mercado español está todavía en mantillas. Se observan rasgos de la tendencia veggie a un nivel mucho menor de lo que lo hacen otros países que lideran este movimiento, como son Reino Unido o Alemania.

En la encuesta también se detecta una falta de oferta veggie en el mundo de la restauración, un sector que todavía no se ha adaptado a la demanda existente. Por otra parte, en contra de lo que suele creerse, no se trata de un movimiento urbano, puesto que casi la mitad de los veggies no viven en grandes ciudades.

Veggie vs veganos

Dentro de la gran familia de los veggies conviven muchas tendencias, algunas más ecológicas que otras. Entre ellas, los vegetarianos y el amplio abanico de posibilidades que incluyen, desde los veganos (vegetarianos estrictos) hasta los flexitarianos (comen frutas y las verduras dentro de un enfoque vegetariano pero sin renunciar a la carne), por poner un par de ejemplos bien distintos.

Ser veggie, la nueva tendencia
Por lo tanto, ser veggie no significa necesariamente ser vegano, y por lo tanto en modo alguno son sinónimos. Sin embargo, sí puede afirmarse al contrario, ya que ser vegano entra dentro de la opción veggie, un tipo de alimentación elegida por las “nuevas clases medias”, siempre según el estudio, en la que abundan las mujeres jóvenes y, en cuanto a posición laboral, se incluye a funcionarios con titulación universitaria, empresarios, directivos, mandos intermedios y profesores universitarios.

¿Ser veggie es ecológico?

Como ocurre con tantas otras cosas, en esto de la ecología también hay grados. Comer más verduras es un buen comienzo, al menos a priori, sobre todo cuando supone reducir el consumo de carne, en especial si es roja, puesto que es sinónimo de más emisiones y de uno explotación agrícola insostenible para dicha industria.
Seguir leyendo

Tendencias alimenticias y su relación con el medio ambiente

Cada persona adulta decide la forma en la que quiere alimentarse (exceptuando prohibiciones médicas por nuestras propias circunstancias) y muchas de estas elecciones están apoyadas por razones éticas, medio ambientales, de respeto al animal, de rebeldía contra la industria actual, de protesta, de salud y muchos otros tipos. El debate sobre la forma de alimentarse está presente en todas las esferas de la vida y cada uno tiene sus razones válidas para decantarse por una u otra opción, haciendo uso de su propia libertad. A continuación, te presentamos algunas de las formas de alimentarse más implantadas en la sociedad.

Tendencias alimenticias y su relación con el medio ambiente

La gran mayoría: omnívoros

Omnívoros significa que se puede comer de todo: verdura, productos animales, frutas, etcétera. Hoy en día, la gran mayoría de la población no se impone ninguna restricción, aunque el vegetarianismo ha irrumpido con fuerza en los últimos años. Muchas personas creen que esta forma de comer es poco respetuosa con el medio ambiente, aunque ser vegetariano no es sinónimo de ser ecológico. En definitiva, una persona puede ser omnívora y seguir preceptos ecológicos, como vamos a ver a continuación.

Tendencias alimenticias y su relación con el medio ambiente

Seguir leyendo