¿Profesionalizar el toreo, no tocarlo o prohibirlo?
¿El toreo es arte, cultura, motivo de indiferencia o quizá tortura y vergüenza nacional? En un país de contrastes como éste, una España con una historia tan llena de confrontaciones, de tradiciones ancladas en el brutalidad y el atraso, opinar sobre la profesionalización del toreo puede convertirse en una auténtica batalla campal.

Para unos, el maltrato animal es un concepto acaso demasiado elástico, básicamente invisible, mientras otros ponen el foco precisamente en ello. Resultado: imposible el entendimiento, pero va avanzándose en sentidos opuestos: el activismo va a más y ambos contrincantes mueven ficha.

Una guerra abierta

¿Ataques y contrataques? Los taurinos dicen que los defensores de los derechos de los animales les atacan, mientas éstos consideran que atacar es maltratar al toro. Lejos de atacar, por lo tanto, sus demandas de abolición serían una simple defensa. La pregunta es: ¿Quién es en realidad la víctima, el toro o los toreros?

En esta guerra, sin embargo, la gran mayoría no se posiciona. Ni va a los toros ni quiere acabar con lo que se ha dado en llamar “fiesta nacional”. De un modo u otro, apoyan el status quo. ¿Pero, ser indiferentes, no luchar contra una supuesta injusticia nos convierte en cómplices de ella?. Que cada uno responda a este interrogante…

¿Profesionalizar el toreo, no tocarlo o prohibirlo?
Sea como fuere, lo cierto es que la indiferencia eterniza el problema y lo agrava desde un punto de vista ético. Como decía Martin Luther King: “No me duelen los actos de la gente mala, me duele la indiferencia de la gente buena”.

En el mismo sentido, Gandhi nos recordaba que “lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena”. Y siglos antes ya lo expresó el escritor y filósofo Edmundo Burke: “Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos”. O el reconocido pensador chino Confucio cuando afirmaba que “saber lo que es justo y no hacerlo es la peor de las cobardías”.

La propuesta: profesionalizar el toreo

Convertir al aspirante a torero en un estudiante de tauromaquia para adquirir un título con validez académica no parece gustar ni al sector taurino ni, por supuesto, a los animalistas.
Seguir leyendo

Toro de la Vega, una ¿fiesta? herida de muerte
En plena era de Big Data, de redes sociales al rojo vivo, de movilizaciones y manifestaciones virtuales masivas en contra del maltrato animal, sí o sí, el Toro de la Vega es una fiesta salvajada que tiene los días contados.

Más allá del revuelo mediático que cada año provocan unas decenas o cientos de activistas intentando impedir esta repungante tortura in situ, los grandes datos bullen imparables, clamorosamente. No sólo son los activistas, sino el sentir general, el que ha herido de muerte a la fiesta grande de Tordesillas.
Seguir leyendo

Miguel Bosé: “Soy el hombre reciclaje”
Miguelito Bosé está que lo tira, y no me refiero a la basura orgánica, porque esa la aprovecha toda, según afirma en una reciente entrevista, sino a sus últimas y jugosas declaraciones sobre su bendita obsesión ecológica.

En plan triunfalista, con el ego bien subido, el cantante se autodefine como “el hombre reciclaje por excelencia, de toda la vida”, una característica que dice estar inculcando en sus cuatro retoños: “Mis hijos están siendo educados en esta filosofía, por supuesto, tiene que ser así porque no tenemos elección”, afirma el intérprete con motivo de su asistencia a la exposición fotográfica sobre el reciclaje Upcycling, inaugurada esta semana en Madrid.
Seguir leyendo

Toro de la Vega: maltrato animal en las fiestas de Tordesillas
Se me hace difícil entender cómo la gente es capaz de disfrutar y pasárselo bien en una festividad cuyo final termina en una matanza. Esto es España y algunas de sus fiestas populares. Las de Tordesillas en Valladolid son de las más polémicas y donde, según el alcalde, unas 50.000 personas se han dado cita este año en esta localidad de apenas 9.000 habitantes. Para conocer un poco más de qué tratan las fiestas he querido recuperar una carta publicada en “El País” a finales de septiembre de 1979 (hace ya 34 años) escrita por José Manuel Rabanal:

En las fiestas populares «Toro de la Vega» puedes ver a una multitud desenfrenada matando a estacazos a un toro suelto por el campo.

Seguir leyendo

Organizaciones antitaurinas critican la película <i>Blancanieves</i>
Organizaciones antitaurinas y de defensa de los derechos de los animales han iniciado una campaña contra la película Blancanieves, seleccionada para representar a España en los Oscar de Hollywood. En opinión de estas organizaciones, en el rodaje de la película se sacrificaron reses incumpliendo las leyes de protección animal.

La Plataforma “La Tortura no es cultura”, que agrupa al Partido contra el Maltrato Animal (PACMA), Ecologistas en Acción y otros colectivos, asegura que, en junio, se celebraron en la plaza de toros de Aranjuez dos lidias a puerta cerrada para rodar algunas de las escenas de la película dirigida por Pablo Berger. Esos días salieron del recinto taurino animales muertos cargados en un camión frigorífico.
Seguir leyendo

El Toro de la Vega en Tordesillas
El Toro de la Vega es una fiesta que se celebra cada año en el municipio vallisoletano de Tordesillas. Con mucho éxito desde hace tiempo, este año ha conseguido reunir a más de 30.000 personas. Valentón, un pobre toro que ha tenido que ir desde la Plaza Mayor del Pueblo hasta el Palenque (pradera donde lo sacrifican), ha sido torturado durante 12 minutos hasta que ha muerto agonizando. Deplorable.

A esta fiesta hemos podido ver como acudía gente de todas las edades. Eso sí, un 80% eran personas mayores de 45 años y el resto seguramente no han tenido más remedio que ir con sus padres para no quedarse en casa. Por suerte, con el tiempo esta barbaridad dejará de tener importancia, sólo personas mayores sin ningún tipo de escolarización ni sensibilidad pueden disfrutar viendo este tipo de maltrato a los animales.

Pese a que el Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal (PACMA) convocó el domingo dos protestas para acabar con esta fiesta que se remonta desde la época medieval con Juana la Loca, no lo han podido conseguir. El Ayuntamiento ha permitido que esta salvajada se haya llevado a cabo un año más. Hoy, durante la celebración de esta fiesta, ha aparecido un ultraligero que rezaba “Respeta a los animales”. Los turresilanos han silvado y le han abucheado dedicándole insultos.

El Toro de la Vega en Tordesillas
Gracias a un reportaje del programa de Telecinco “Está pasando”, hemos podido ver como los participantes en la matanza no permiten que los medios de comunicación graben el momento en el que matan al toro lentamente. Además, de manera agresiva (no podía ser de otra forma) amenazaban al cámara y a la reportera. Encima, se han despachado con algunas frases que en pleno siglo XXI cuesta creer que todavía se puedan escuchar.

Sólo ha durado 12 minutos, tendría que haber durado mucho más.

Esta fiesta es la mejor que hay en el mundo, se hacía desde Juana la Loca y no nos la van a quitar nunca.

Esto es un cara a cara entre el hombre y el toro, las organizaciones antitaurinas no se pueden quejar.

Es indignante que todavía haya gente tan ignorante, sin educación, sin respeto por los animales, gente que disfruta con el morbo de ver morir a un pobre animal. ¿Sí se hiciera eso con el perro que tienen en casa como mascota se vería gravísimo, verdad? Un toro tiene el mismo derecho a vivir que un perro o cualquier otro animal. Basta ya. Hay que detener esto. Por suerte, confío en las nuevas generaciones, mucho más educadas y sensibles que las que arrastramos todavía. ¡Qué se acabe ya el ‘palurdismo’ de muchos pueblos de España…que menudo ejemplo damos!

El Toro de la Vega en Tordesillas
300 caballistas, la mitad de ellos con lanza, y algo más de una veintena de lanceros a pie, han terminado con la vida de un único animal. COBARDES.