Amenaza de catástrofe nuclear en Nueva York
¿Un Chernobyl en Nueva York? ¿Acaso un drama nuclear como el de Fukushima? Suena a película de ciencia ficción, con tintes apocalípticos a mansalva, y sin embargo ocurre lo de siempre: la realidad, cuando se pone, supera de largo a la ficción, y aquí nos hallamos, haciendo la crónica negra de lo que esperamos no acabe siendo una catástrofe nuclear anunciada.

La alarmas saltaron hace alrededor de mes y medio. A principios de febrero se supo que una central nuclear situada en el valle de Hudson, junto al río del mismo nombre, había sufrido una fuga. Ello, lógicamente, hizo pensar en la amenaza de una catástrofe nuclear en Nueva York, pues la misma se encuentra a apenas 40 kilómetros al norte de la famosa megalópolis.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ordenó su cierre como medida de prevención ante la fuga de un material radioactivo, el tritio, en las aguas subterráneas que rodean las instalaciones.

Amenaza de catástrofe nuclear en Nueva York
Según el gobernador, la empresa administradora de la central, Entergy, encontró “niveles elevados de radioactividad en tres pozos controlados, con el aumento de la radioactividad en uno de los pozos, alrededor del 65.0000 por ciento superior”.

El problema, sin embargo, era mayor, tal y como demostró una posterior investigación ordenada por Cuomo. Solo una semana después la fuga se agravó tras una fuga que se produjo durante unas tareas de mantenimiento, concretamente mientras se transfería agua con altos niveles de radioactividiad, y el gobernador pidió su cierre definitivo.

Entergy, como era de esperar, negaba tal cosa. De acuerdo con su versión, no había riesgo alguno para la salud pública, pues el problema se encontraba en las aguas subterráneas de la central, y éstas estaban controladas.

Una bomba de relojería

Por su parte, la petición del gobernador se basaba en unas opiniones bien distintas. Puesto que las nuevas muestras tomadas del agua subterránea local marcaban unos niveles de contaminación son un 80 por ciento más alto que las muestras anteriores, los expertos no dudaron en poner el grito en el cielo.

Amenaza de catástrofe nuclear en Nueva York
Para ellos, esta filtración indicaba que estamos ante “un desastre a punto de ocurrir”, por lo que no hay otra alternativa que un cierre inmediato de la planta. Además, los problemas no son nuevos. La central nuclear, cuyo nombre es Indian Point, no es un recién nacido, precisamente.
Seguir leyendo

Desde ahora y gracias a Greenpeace, nos será posible denunciar las agresiones al medio ambiente a través de la red. En colaboración con el proyecto Fotodenuncia, este nuevo espacio ambiental creado permite a cualquier ciudadano ponerse en contacto para denunciar estos actos malignos. Ya sea con un móvil o con una cámara, cualquiera podrá fotografiar o grabar situaciones poco agradables como la contaminación de mares y ríos, los incendios provocados o los vertidos y luego publicarlo en la web.

Denunciar las agresiones al medio ambiente a través de Internet

Actualización: Greenpeace ya no permite enviar fotos para denunciar agresiones al medio ambiente. Pero desde Ecología Verde queremos tomar ese testigo, por ello hemos creado una nueva sección en la que podrás enviar una fotografía de denuncia y será publicada en nuestra web.

Pulsa aquí para más información.

El objetivo de este proyecto es el de colaborar ante estos actos que destrozan nuestro paisaje. Esta herramienta tiene su origen en la gran cantidad de gente que nos escribe a diario para denunciar alguna agresión ambiental concreta. Con el proyecto de Fotodenuncia te damos la oportunidad a que puedas aportar tu granito de arena en la defensa de nuestro planeta.

Entre todos podemos hacer de este mundo un lugar mejor donde vivir en armonía con nuestro entorno natural. Participa compartiendo tu denuncia porque solamente así podremos alzar la voz para poner soluciones y crear conciencia. Muchas gracias por tu colaboración.

La Agencia de Protección Ambiental contamina el río Colorado
El río Colorado, una de las principales vías fluviales de Estados Unidos, sirve para regar los cultivos y para abastecer de agua potable a más de 30 millones de personas. Pero, además, este enorme río tiene otro uso: recibir algunos de los vertidos tóxicos más escandalosos de los que se tiene noticia. En esta última ocasión, el vertido ha teñido el agua de un amarillo mostaza que proviene de unos negligentes trabajos en una mina.

Millones de litros de residuos tóxicos procedentes de ha afectado al río en unos 160 kilómetros. Como ocurre a menudo, el río sufrió un vertido contaminante, pero una imagen vale más que mil palabras, por lo que bastó que su curso de agua adquiriera un chivato color mostaza para que el suceso diera la vuelta al mundo. Su viralidad estaba cantada.

La Agencia de Protección Ambiental contamina el río Colorado
El problema, sin embargo, es mucho más frecuente de lo que se cree, aunque pocas veces el causante es la propia Agencia de Protección Ambiental (EPA) del país. Sus técnicos fueron los responsables del accidente el pasado 5 de agosto en el condado de San Juan, al suroeste del estado de Colorado, cuando intentaban solucionar las descargas de contaminantes de la explotación de una mina abandonada que se utilizaba como reclamo turístico.
Seguir leyendo

Inventan un cemento más sostenible a partir de residuos cerámicos
No está mal esto de darle salida a un desecho contaminante, pero vaya por delante que lo ecológico y sostenible es no producirlo. En este caso, los residuos de cerámica -componente principal de paredes de fachada, ladrillos, baldosas y tejas- serían los que habría que sustituir por otro material de construcción o, como un mal menor, inventar para ellos una solución que nos libre de que acaben formando grandes montañas de escombros.

¿Cómo hacerlo? Su reciclaje suele adoptar formas que van desde guardar los trozos sobrantes tras recortarlos para su uso en la misma u otras obras hasta convertirlos en relleno de obras y carreteras o, por ejemplo, para triturarlos y fabricar hormigón reciclado.
  Seguir leyendo

Las refinerías de petróleo de Luisiana tienen accidentes casi todos los días
El petróleo en crudo hay que transportarlo y procesarlo para que se pueda utilizar como combustible o para otros usos. Ya en el transporte y en la extracción se han producido algunos de los peores desastres medioambientales de la historia, como el vertido del Prestige o, más recientemente, el del golfo de México. Pero cada día se producen accidentes de menor calibre mientras se procesa el combustible sucio.

En Luisiana, Estados Unidos, las refinerías de petróleo tienen una media de 6,3 accidentes a la semana, lo que supone más de 6 de cada 7 días. Es decir, casi todos los días. El pasado año, las 17 refinerías y las dos plantas químicas sufrieron 327 accidentes, emitiendo más de 1.000 toneladas de contaminación a la atmósfera, incluyendo sustancias tóxicas como benceno y azufre.
Seguir leyendo

Vertido de millones de litros radiactivos en Australia
Una mina de uranio es la fuente de un derrame radiactivo de millones de litros en el estado de Territorio Norte en Australia. El vertido contiene suspensión ácida, residuos radiactivos y barro. Ocurrió en la mina de uranio Ranger, cerca del Parque Nacional de Kakadu. El personal tuvo que ser evacuado.

El vertido fue contenido para que no se filtrara al parque nacional. Hasta el momento, los análisis del agua en la zona arrojaron resultados normales, según el operador de la minería. Los recursos energéticos son propiedad de Energy Resources of Australia (ERA). Los indígenas de la zona aseguran que llevan años contaminando la región sin que nadie les ponga freno.
Seguir leyendo

Repsol quiere comenzar a extraer petróleo en Canarias en seis meses
No va a esperar más. A pesar de contar con la franca oposición de la mayoría de los habitantes de las islas, Repsol ha asegurado que, en cuanto tenga permiso para instalar su base de operaciones, va a comenzar a extraer petróleo, con todos los riesgos que conlleva. Una vez más se demuestra que las grandes multinacionales tienen vía libre para actuar a su antojo, sobre todo, si cuentan con el beneplácito de la Administración Central. Ni los ayuntamientos ni los ciudadanos pintan nada en esta historia.

Repsol espera las pertinentes autorizaciones ambientales, que, sabiendo que el ministro de Industria, el señor Soria, apoya el proyecto, no tardará en conseguir. Así, si todo va según lo previsto, en mayo de 2014 se comenzaría a perforar el suelo del océano en el territorio de las islas Canarias.
Seguir leyendo

Juicio del Prestige: sólo un culpable, el capitán del barco
Me pregunto qué pensará Apostolos Mangouras, el capitán del Prestige cuando sucedió la tragedia el 19 de noviembre de 2002, por ser el único condenado en el juicio. Sí, ha tenido qué pasar más de una década para que se haya dictado sentencia. Y la memoria es corta. Me pregunto qué pensarán los habitantes de la costa gallega que, aquel noviembre, vieron cómo sus playas, sus pueblos, se llenaban de chapapote. Y me pregunto qué pensarán los voluntarios que llegaron de todos los puntos de España e incluso de otros países a limpiar el vertido. ¿Qué pensarán todos ellos de la justicia?

Las responsabilidades políticas brillaron por su ausencia. Nadie dimitió. El entonces presidente de España, Aznar, nunca visitó la costa gallega mientras estaba manchada de chapapote. Un cobarde. Sí acudió el que entonces era vicepresidente, Mariano Rajoy, y dijo que no era una marea negra, sino manchas localizadas (tristemente famosa se hizo su afirmación de que eran unos “hilillos de plastilina”). Ahora, Rajoy preside el Gobierno del país.
Seguir leyendo