Energía de las olas del mar
Si alguna vez te has metido en el mar en pleno temporal te habrás podido dar cuenta de la espectacular fuerza que tienen las olas cuando hay viento o corrientes marinas. Esa fuerza se puede transformar en energía limpia con ciertas técnicas científicas y tecnología. De forma técnica este tipo de energía se denomina undimotriz y es perfecta para países con gran extensión de costa en sus territorios.

En la actualidad existen diferentes formas de producir energía por el simple movimiento natural de las olas del mar. La más utilizada hasta la fecha es un sistema que incluye boyas eléctricas ubicadas en el mar que mueven un pistón y este a su vez un generador que produce la energía eléctrica. La electricidad se transporta a la costa mediante cables submarinos.

Energía de las olas del mar
El aprovechamiento de la energía del mar todavía está por explotar debido a que requiere una gran inversión y mantenimiento, por esa razón no se aprovecha toda la energía que la naturaleza nos brinda de forma gratuita. Pero se están trabajando interesantes proyectos en todo el mundo, especialmente en Inglaterra.

Sin embargo, Estados Unidos es el país más avanzado. Se calcula que alrededor de 55 TWh por año son suplidos por energías provenientes del movimiento de las olas. Dicho valor supone ahora mismo el 14% consumo total de electricidad del país.

Tipos de vientos
Los principales vientos en España son:

Tramontana (N): es un viento frío y turbulento de componente norte con rachas de más de 100 km/h. Cuando sopla este viento, el cielo suele presentar un color azul intenso.

Gregal (NE): viento frío y seco de componente noreste característico de las Islas Baleares.

Levante (E): viento fuerte y cálido procedente del este, típico del litoral mediterráneo.

Xaloc (SE): es un viento cálido y algo húmedo de componente sureste.

Mediodía (S): viento de componente sur.

Lebeche (SO): viento procedente del suroeste, frecuentemente acompañado con arena y fino polvo en suspensión procedente del desierto del Sáhara.

Poniente (O): viento frío de componente oeste.

Mistral (NO): viento frío del noroeste. Habitual en el golfo de León.

China está en alerta. Concretamente la provincia de Zhejiang y la ciudad de Shanghai. Ante el supertifón Wipha (uno de los peores en los últimos años según el observatorio meteorológico de Shanghai), el Estado ha ordenado ya la evacuación de más de 2 millones de personas.

En Shanghai, 200.000 personas que viven en casas poco seguras han sido evacuadas de la costa. Y es que, según el diario local Shanghai Daily, se trata del mayor tifón que ha sacudido la ciudad durante las últimas décadas. Ya ha muerto un hombre en esta ciudad. Una descarga eléctrica acabó con su vida.

china-tifon-1.jpg'

En la isla de Taiwan, escuelas y centros de trabajo permanecen cerrados hasta que vuelva la normalidad. Sin ir más lejos, ayer murió un obrero de la construcción tras un derrumbamiento provocado por los fuertes vientos.

Se espera que esta misma madrugada el Whipa llegue a la provincia de Zhejiang con mucha fuerza y que también se pase por Shanghai. Las previsiones ponen los pelos de punta: lluvias de hasta 100 milímetros cúbicos y los vientos más destructivos que se pueden esperar, de más de 236 km/h.

El observatorio meteorológico de Shanghai ha avisado de que el tifón Wipha afectará tanto al transporte púlbico como al privado, así como también al tráfico marítimo y aéreo. Serán unas terroríficas horas en las que buena parte del país se paralizará.

<img src=

Impacto de los parques eólicos sobre las avesLa creciente implantación de la eólica en todo el mundo tendrá que tener presente los impactos que esta energía causa sobre el medio ambiente. Aunque mucho menores que los de otras fuentes convencionales, la eólica incide de forma evidente sobre el paisaje y sobre la avifauna. Conocer a fondo estos problemas es la mejor manera de buscar soluciones.

Es justamente lo que plantea el libro “Aves y parques eólicos”. Editado por Quercus, de momento sólo en inglés –la edición en español llegará en otoño– la obra recoge 15 informes realizados por 37 expertos de cinco países europeos y de Estados Unidos. Entre sus editores, Miguel Ferrer y Manuela de Lucas, investigadores de prestigio ligados a la Estación Biológica de Doñana.

La primera propuesta de los expertos para paliar los efectos negativos de los parques eólicos es mejorar la comunicación entre las partes implicadas: compañías energéticas, administraciones, conservacionistas, técnicos y la sociedad en general.

Ambos, aves y humanos, utilizan el viento en las áreas donde se crean fuertes corrientes de aire; los hombres instalando aerogeneradores y las aves como zonas habituales de paso. El resultado es que los pájaros en vuelo pueden chocar contra las hélices de los molinos y morir. Las colisiones revisten una especial importancia cuando se trata de especies amenazadas por la escasez de sus poblaciones como es el caso de las grandes rapaces o aves en vuelo migratorio.

Los trabajos ponen de manifiesto la necesidad de tener en cuenta en la planificación de los parques algunos de los aspectos que se mencionan en estos informes: topografía del paisaje, dirección y fuerza local de los vientos, condiciones atmosféricas y el mismo diseño de las turbinas y su distribución y emplazamiento. Ello podría disminuir el riesgo de colisión.