La tala de árboles amenaza el hábitat de la mariposa Monarca
La deforestación es un grave peligro para la Mariposa Monarca, cuya población experimenta una disminución a consecuencia del uso de herbicidas y de la tala ilegal de árboles, tal y como denuncian los conservacionistas.

La reducción de espacios en los que hibernar está mermando también su número. En poco más de diez años, concretamente de 2001 a principios de 2013, se han perdido 2.179 hectáreas de bosques mexicanos vitales para su hibernación de noviembre a febrero.

Si entre 2005 y 2007 se produjo una terrible tala a gran escala realizada por grupos clandestinos organizados, ahora el principal problema hay que atribuirlo a la tala a pequeña escala, un goteo permanente que también ha acabado siendo un grave problema.

Herbicidas nefastos

La organización internacional WWF también denuncia peligros en Estados Unidos y Canadá, origen de la migración de estas mariposas, desde donde recorren la friolera de 4.500 km hasta tierras mexicanas.

Los principales riesgos que corren en aquellos dos países provienen del cambio de uso del suelo, lo que provoca la pérdida del principal alimento de sus larvas (algodoncillo), especialmente por el uso indiscriminado de pesticidas en cultivos de soja y maíz.

La tala de árboles amenaza el hábitat de la mariposa Monarca
Los desastres ambientales sufridos en áreas naturales que constituyen auténticos santuarios para las mariposas son otra de las razones de la pérdida de hábitat. En concreto, inundaciones y sequías han hecho perder 122 hectáreas durante el mismo periodo, disminuyendo significativamente la superficie ocupada por las mariposas en los últimos seis años.

WWF concluye que pese a la situación en México, se han dedicado recursos para el cuidado del hábitat, frente a la inoperancia institucional de Canadá y Estados Unidos. Se recomienda, eso sí, seguir reforestando e intensificar la vigilancia en áreas forestales, sin bajar la guardia ni siquiera en las épocas de no hibernación.