Techos verdes para reducir las inundaciones en las ciudades
Las inundaciones en las ciudades se pueden prevenir con una adecuada gestión del alcantarillado, pero también con la creación de edificios que ayuden el drenaje y absorción de agua. Un bosque no se inunda fácilmente porque hay plantas y la tierra no recibe el agua de golpe, sino que las gotas van resbalando por las hojas, los tallos y los troncos, y tardan en llegar al suelo. Cuando la tormenta pasa, en el suelo, en el peor de los casos, queda barro.

En las ciudades, en cambio, no hay nada que frene al agua. Todo es cemento. El agua va directamente a los sistemas de drenajes, que, si están atorados o la cantidad de agua es suficientemente grande, se saturarán y comenzará una inundación. Hace años que los gestores urbanos crean más zonas verdes en mitad del asfalto. Incluso en las paredes y en el techo de los edificios. No sólo es una forma de limpiar el ambiente, de templarlo y humedecerlo, sino que también sirve de prevención ante inundaciones.

A este respecto, investigadores de la Universidad Tecnológica de Virginia han realizado una prueba de techos verdes para determinar la efectividad de los sistemas a la hora de reducir los efectos perjudiciales de una lluvia torrencial.

En el experimento, se utilizaron plataformas cuadradas de unos dos metros y medio por cada lado que se instalaron en los edificios de la universidad. Van a hacer pruebas durante dos años. En los cinco primeros meses ya han demostrado que pueden reducir el agua de lluvia que va a parar a los drenajes y aliviar así los sistemas de drenaje de las ciudades.

Los techos verdes y las plazas y calles con vegetación abundante funcionan como esponjas, ya que reducen la velocidad con la que el agua llega al suelo, la absorben y la filtran. Así, el agua llegaría más lentamente y filtrada de la polución de la ciudad, evitando la contaminación de ríos, arroyos urbanos y aguas subterráneas.

Lo que busca el estudio es poder dar pruebas claras a los arquitectos para saber cómo funcionan los techos verdes a la hora de reducir el impacto de las lluvias torrenciales en las ciudades.