Tejados solares, la nueva apuesta de Tesla
El sector de las innovaciones tecnológicas verdes es un no parar. Esta semana, sin embargo, hay una innovación especialmente destacada, que podría revolucionar el autoconsumo de energía en hogares y empresas.

Hablamos de lograr un uso eficiente y autosuficiente de energía generada en el hogar, pudiendo incluso vender los excedentes a la red eléctrica. En esta ocasión no se trata de la nueva batería Tesla para el hogar sino de un complemento idóneo para ésta, que puede usarse independientemente de la misma. Y es que, por fin, Tesla ha anunciado que ha puesto a la venta sus tejas solares.

Comenzarán a venderse primero en Estados Unidos, según ha anunciado el mismo fundador de la compañía, Elon Musk, si bien habrá que esperar hasta 2018 a otros países, entre ellos Reino Unido o Australia.

¿Cómo son las tejas solares, en qué innovan?

Las tejas que propone Tesla son una innovación que se basa en la sencillez y discreción. Su uso permite prescindir de las aparatosas placas solares convencionales. En su lugar, el mismo tejado capta la luz solar y la convierte en energía gracias a unas tejas ligeras de avanzada tecnología.

Tejados solares, la nueva apuesta de Tesla
En su interior encontramos un vidrio exterior resistente, sobre el cual se coloca un material de color que simula una teja convencional, de distintos colores y texturas pizarra o tipo teja, cuya característica distintiva es que permiten el paso de la luz.

Aunque se espera ofrecer más variedad en los próximos meses, según Musk, por lo pronto las tejas serán lisas o con texturas de color negro. En este punto, la oferta de Tesla es interesante, puesto que se camuflan de un modo sorprendente.

Su resistencia es superior a la de un tejado convencional, apunta el magnate. Básicamente, son tejas durables, un aspecto clave para conseguir su amortización, pues requieren de una importante inversión. Todavía, en efecto, no son una tecnología barata, pero sí amortizable.

Tejados solares, la nueva apuesta de Tesla
Sin embargo, las tejas solares de Tesla no son una novedad en el mercado. Desde hace una década podemos encontrarlas en el mercado bajo la marca SunTegra o SolTech Energy, un producto que ve dispararse su demanda año tras año.

Popularizar las renovables

En la misma línea, Tesla lanza sus tejas solares alrededor de un año después de adquirir SolarCity, tras meses de desarrollo. Lo hace dentro de su política de democratizar las energías renovables. O, si se quiere, con la intención de popularizarlas, aunque sus precios no son todo lo populares que se precisa para llegar a capas de la población más humildes.

Lo mismo ocurrió con su batería doméstica o de uso empresarial, cuyos precios son interesantes dentro de una visión a largo plazo, sin olvidar que Musk cuenta con subvenciones para hacer que las cuentas salgan. En muchos países, como bien sabemos y sufrimos, éstas brillan por su ausencia.

O, por ejemplo, también hay enormes diferencias legislativas que potencian o penalizan el autoconsumo. En España, por ejemplo, no es posible vender la energía a la red, con lo que su amortización es aún más complicada o lenta.

Tejados solares, la nueva apuesta de Tesla
Como el resto de las tejas solares, las de Tesla son un concepto revolucionario al permitirnos prescindir de los paneles tradicionales. Se trata de una solución integrada con un gran potencial, tanto a nivel estético como de mantenimiento y también a la hora de instalarlo.

Un sector en auge

La producción de energía, por otra parte, dependerá en buena medida del lugar donde se encuentre, pero en general puede afirmarse que su eficiencia es similar a la de los paneles fotovoltaicos.

Su instalación está pensada para instalar desde cero. Es decir, su amortización depende en gran medida de su uso como alternativa a una cubierta tradicional. De otro modo, el costo subiría de forma importante.

Con respecto al precio de las tejas convencionales, las tejas solares, incluyendo la de Tesla, es mucho más cara. Su coste puede quintuplicar su precio o incluso dispararse más allá pero también es cierto que se obtiene un rendimiento energético que no nos proporcionan aquellas.

Tejados solares, la nueva apuesta de Tesla
Al proyectar una construcción nueva es cuando pueden resultar más eficientes, lógicamente, pues nos ahorramos el precio que supone la construcción de un tejado normal. Por otro lado, como ocurre con tantas otras tecnologías recién salidas del horno, también ésta debe ir reduciendo su precio con el paso del tiempo.

Entre otras circunstancias, por el mismo avance tecnológico, siempre a la búsqueda de nuevas fórmulas más eficientes, dentro de un contexto de competitividad creciente. No en vano, se trata de un sector que todavía no ha explotado, y son tantos los consumidores potenciales que se espera un interés masivo en las mismas.

Aunque también es cierto que tienen grandes limitaciones para los hogares urbanos, pues su productividad depende en gran medida de la superficie cubierta. En los inmuebles urbanos solo podrían aplicarse en las azoteas, aunque visto lo visto no hay por qué no confiar en un posible material similar capaz de cubrir fachadas enteras.

Tejados solares, la nueva apuesta de Tesla
O, por qué no, la mejor de las noticias en este campo haría alusión a los progresos que tanto están esperándose en el desarrollo de pinturas solares. Por lo pronto, todavía una utopía, pero en esto de las energías verdes los avances son tan rápidos como espectaculares.

Poco a poco, sin necesidad de esperar a que las tecnología disruptivas marquen el inicio de una nueva era, el mismo avance de las tecnologías existentes pueden darnos grandes alegrías. Un ejemplo son estas tejas solares, las firme Tesla u otras empresas que también las ofrecen, sobre todo porque esto solo acaba de empezar. Y la cosa promete…