Telas elaboradas con botellas de plástico
Es importante, o, mejor dicho, esencial, que se comiencen a reutilizar las botellas de plástico para otros usos. En realidad, las botellas… y cualquier objeto elaborado con plástico. Sólo que, especialmente las botellas, ya que representan un porcentaje muy elevado de los millones de toneladas de desechos plásticos que cada año van a parar a los vertederos de todo el mundo. A los vertederos y al mar.

La empresa taiwanesa Super Textile Corporation recicla botellas de PET y las convierte en material para elaborar tejidos. Así, con estos tejidos provenientes de plástico reciclado, se pueden fabricar camisas, bufandas o camisetas de fútbol.

Super Textile Corporation ha trabajado en colaboración con la Fundación Tzu Chi, una organización benéfica también taiwanesa, con la que ha llevado un proyecto consistente en distribuir trescientas mil mantas fabricadas con el tejido que fabrican y que han sido repartidas entre las personas necesitadas de Taiwán, así como para ayudar a víctimas de desastres naturales en países como Sri Lanka, Filipinas, Haití o Pakistán.

La Fundación Tzu Chi tiene 4.500 contenedores de reciclaje en Taiwán. En 2009 se recogieron doce mil toneladas de botellas de plástico para ser reutilizadas. Para la fabricación de una manta de 230 x 180 centímetros son necesarias 78 botellas.

El proceso es laborioso. Después de recoger las botellas usadas, se procede a su limpieza y su clasificación dependiendo del color del plástico. Después, las botellas son trituradas y convertidas en hilo, un hilo que es el tejido con el que se pueden producir telas. En este proceso sólo es aprovechable el cuerpo de la botella. Los tapones y las etiquetas deben ser desechados. Con todo, la empresa está intentando mejorar la tecnología para poder aprovechar también los tapones de las botellas. Después de todo este proceso, la fabricación de prendas de vestir de este modo ecológico resulta hasta un 30% más cara que la producción de telas de poliéster convencional.