Tendencias ecológicas para 2015
¿Será un mundo más verde el año próximo? ¿Qué avances habrá en materia ambiental? Son preguntas difíciles de contestar. El mañana siempre es incierto, sobre todo en el terreno ambiental, donde los desastres están a la orden del día. Fugas de crudo en el mar, incendios devastadores, averías fatales en las centrales nucleares… Y no es menos preocupante esa contaminación constante, silenciosa, que va deforestando, que va emitiendo gases de efecto invenadero y extinguiendo especies.

A nivel global el balance es negativo, qué duda cabe, y no sólo por la falta de avances, sino a consecuencia de la inmobilidad propia del status quo, del actual sistema económico cada vez más globalizado, que busca el beneficio a costa de todo, tristemente depredador, devorador de recursos naturales, que deteriora el entorno palmo a palmo, asestando continuos golpes a los ecosistemas más valiosos que atesora el planeta.

Objetivos del Milenio: nuevos retos para el 2015

Lamentablemente, el 2015 no supondrá un punto de inflexión en este sentido. A sólo tres meses de cumplirse el plazo para alcanzar los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM), los deberes siguen sin hacer, incluyendo el capítulo ambiental.

Tendencias ecológicas para 2015
Son ocho propósitos de desarrollo humano que fueron fijados en el año 2000 y que los 189 países miembros de las Naciones Unidas se pusieron como meta a conseguir en el año 2015. Aunque los objetivos son variados, tienen un denominador común: acabar con problemas de la vida cotidiana que se consideran graves, como reducir la pobreza, potenciar el acceso a la salud, a la educación o mejorar las condiciones ambientales.

En concreto, el objetivo número 7 buscaba Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente asegurando un entorno sano y seguro sigue siendo una asignatura pendiente. Eso sí, se ha logrado reducir la pobreza extrema a la mitad, aunque la desigualdad se ha disparado. Otros avances hacen referencia a la lucha contra enfermedades como la tuberculosis, el paludismo y la malaria, mejorando también el porcentaje de personas que pueden acceder al agua potable.

Tendencias ecológicas para 2015
El 2015 será, por lo tanto, un año para el reconocimiento del fracaso de los ODM y al mismo tiempo la demostración de que no se quiere tirar la toalla con la presentación de la agenda post-2015, que introducirá la equidad y sostenibilidad como conceptos fundamentales, entendiendo esta última desde la triple vertiente económica, social y medioambiental.

Si las tendencias siguen en la misma línea que hasta ahora, el uso de las renovables seguirá aumentando su importancia, si bien el carbón continuará siendo terriblemente barato en comparación, y, junto con el petróleo, seguirán siendo líderes indiscutibles. Es decir, por desgracia los combustibles fósiles tendrán todo el protagonismo.

¿Habrá acuerdo climático en 2015?

Pero no todo es pesimismo. El 2015 también nos traerá motivos de esperanza. Aunque hay que reconocer que las reuniones climáticas mundiales (conocidas como las COP) han sido un estrepitoso fracaso, el próximo año podría marcar un antes y un después.

La razón es simple: por un lado, el cambio climático es una bomba de relojería que va descontando su tiempo, acercándose peligrosamente a la zona roja. Nuestro objetivo es limitar el calentamiento a dos grados centígrados antes de llegar a mitad de siglo respecto a la época industrial.

Conseguirlo pasa, sí o sí, por un acuerdo global vinculante que permita frenar las emisiones de gases de efecto invernadero, y será en 2015 cuando vuelva a intentarse, ya por enésima vez, una nueva oportunidad para que la Cumbre de París de 2015 marque la diferencia.

Tendencias ecológicas para 2015
Sea como fuere, la entrada en funcionamiento del Fondo verde del clima invita al optimismo. Su primer proyecto podría iniciarse a lo largo del 2015, intentando ayudar a combatir el cambio climático a los países en desarrollo.