Tener un bebé ecológico
Si no quieres exponer a tu bebé a productos químicos o a cosas que no son naturales, la mejor es criarlo de forma ecológica. Para empezar, el feto se desarrolla con la comida que ingiere la madre y del oxígeno que respira, por eso es fundamental cuidar la alimentación y respirar aire limpio. Elige productos ecológicos, naturales o de temporada, ya que te permitirán una dieta más saludable y respetuosa con el medio ambiente. La madre debería evitar fumar y estar en lugares con humo o ambiente muy cargado.

Una vez nazca, debemos darle leche materna el máximo tiempo posible. Además de sus enormes beneficios, reduce el impacto ambiental de la fabricación de productos de nutrición infantil. Luego, cuando ya pueda comer otras cosas, podemos recurrir a potitos, papillas o leches preparadas, que se fabrican con productos naturales y ecológicos.

Los pañales son otro elemento importante porque está siempre en contacto con el bebé, es recomendable que sean desechables y fabricados con fibras naturales, como los de tela con tejido orgánico biodegradable. Por otro lado, la ropa ecológica es la más indicada porque no causa problemas de alergias y se adapta a la sensible piel del retoño.

En cuanto a la higiene y aseo, cada vez disponemos de más variedad de productos cosméticos ecológicos basados en sustancias naturales, como la flor de la caléndula, que evitan las sustancias químicas. Las cunas también pueden ser fabricadas con madera con certificación ecológica. No olvides tampoco pintar la habitación del pequeño con pintura ecológica y procura que siempre haya un poco de ventilación en la casa.