Terraskin, el papel de piedra
Buenas noticias para los bosques. Se ha inventado un nuevo papel que no necesita ni árboles, ni agua, ni cloro y además es fotodegradable, un material que se consigue a partir de piedra caliza, yeso o mármol. Este papel llega al viejo continente con el objetivo de convertirse en la alternativa ecológica al elaborado con fibra de celulosa tradicional.

El Terraskin necesita un 80% de polvo mineral y un 20% de una resina no tóxica, esta composición permite producir un material muy resistente al agua, a la grasa y a las roturas, todo eso lo hace ideal para la fabricación de bolsas, etiquetas auto-adhesivas y envoltorio de jabones entre otras aplicaciones.

“Terraskin” se comercializa actualmente en Estados Unidos con bastante éxito y aterriza en Europa de la mano de la empresa española EmanaGreen. Lo bueno es que no necesita madera, no gasta agua ni la contamina, no requiere blanqueado y utiliza menos de la mitad de energía que el convencional y al mismo tiempo emite un 50% menos de emisiones de CO2 en su incineración, necesita un 30 por ciento menos de tinta y es degradable con una exposición al sol de entre tres a nueve meses.

Si en un futuro se consigue que todo el papel del mundo fuera de este nuevo material la industria papelera se ahorraría la tala de más de 3.000 millones de árboles y el equivalente en CO2 a 55 millones de coches. Con estas cifras merece la pena que la gente apueste por este papel, ya que su funcionalidad es exactamente la misma, pero con la diferencia que no estaríamos dañando los escasos recursos naturales de nuestro planeta.