Más terremotos en EE.UU por culpa del fracking

En Estados Unidos se han registrado más terremotos desde 2009, según expertos del Servicio Geológico estadounidense, y este aumento de la actividad sísmica no resulta casual, sino que se ha sido al empezar a utilizar la utilización masiva de “fracking”, que se usa para extraer el petróleo.

Esta técnica, también conocida como “fracturación hidráulica”, se puso de moda en 2009 (aunque ya llevaba años practicándose) y en muchos países ya se usa como algo habitual, a pesar de las alarmas lanzadas por expertos medioambientales. Alemania acaba de aprobarla igualmente, ante las riadas de protestas de las asociaciones ecologistas germanas. El principal objetivo es extraer petróleo, tan requerido en el mundo, y gas de esquisto, accediendo a donde antes no se podía. Esta técnica inyecta en el subsuelo agua y químicos a altas presiones para poder liberar el petróleo y el esquisto. Los fluidos que utiliza son cloruros, etilengicol, ácido cítrico y otros.

Más terremotos en EE.UU por culpa del fracking

El problema son los datos que trae el Servicio Geológico: desde que esto se está haciendo hay más sismos, por lo que el “fracking” daña al Planeta y puede resultar un riesgo en desastres naturales y para la salud.

Para muchos grupos ecologistas y gobiernos, esta técnica resulta muy perjudicial para el medio ambiente Las asociaciones avisan de los siguientes riesgos asociados al fracking:

– Contaminación en los acuíferos, dando lugar a agua contaminada y los grandes riesgos que esto comporta para la salud.
– Contaminación en la atmósfera. Según Greenpeace, para esta técnica se utiliza benceno, un agente
– Aumento de posibilidades de desastres naturales, al estar sometiendo el subsuelo del Planeta a altas presiones y productos químicos.
– Contaminación de las áreas terrestres.

Más terremotos en EE.UU por culpa del fracking

Estados Unidos es el mayor exportador de gas del mundo y la técnica del “fracking” se practica desde hace décadas, aunque es en los últimos años donde la falta de recursos lo ha hecho ponerse de moda. No obstante, no en todos los Estados está legalizado; por ejemplo, Nueva York no lo permite. Respecto a los afectados por los sismos según el último informe Oklahoma está a la cabeza, registrando en estos seis años terremotos superiores a la escala 3 de Ritcher, así como Texas, Kansas, Colorado, Nuevo México y Ohio.

En Europa, también se pone en práctica en algunas zonas aunque afortunadamente las leyes medioambientales son más severas. Francia y Bulgaria, por ejemplo, han creado leyes para prohibirla. En España, algunas comunidades autónomas quieren poder ponerlo en práctica, pero, en general, parece que hay una gran oposición.