Terrible sequía en China
La zona del suroeste de China está sufriendo una de las más terribles sequías de toda la historia del país. Millones de personas se enfrentan a la escasez de agua de agua potable. La sequía comenzó en julio y se está prolongando durante todo el mes de agosto. Como ha ocurrido en el Medio Oeste de Estados Unidos, el cambio climático afecta a los países que más gases de efecto invernadero (GEI) emiten.

En la provincia de Guizhou, en el sur del país, más de 16 millones de personas de 83 de los 88 distritos han sido afectadas por la sequía, según los organismos oficiales chinos. La escasez de agua también afecta a la agricultura y a la ganadería: hay unos 1,26 millones de hectáreas de cultivo perjudicadas, así como 1,25 millones de cabezas de ganado.

La sequía está provocado enormes pérdidas económicas. Se calcula que, hasta el momento, supone más de 9.000 millones de yuanes (unos 1.400 millones de dólares). El Gobierno ayudará a los afectados con 110 millones de yuanes sólo en dicha provincia. Por su parte, el comité provincial de reducción de desastres ha prometido más ayuda y vigilancia ante fenómenos climatológicos extremos. Se prevé que la sequía continúe durante las próximas semanas.

Decenas de muertos

La intensa ola de calor en China ha causado la muerte a varias personas y problemas como cortes en el suministro eléctrico. En algunas zonas del país, los termómetros han llegado a marcar 42 ºC. Las provincias más afectadas son Hunan, Guizhou y Hubei. Se considera la peor ola de calor desde 1961. Han muerto cuarenta personas, entre otras, una decena por infartos en Shanghai.

Terrible sequía en China
Entre el centro y el oeste de China, las tierras de cultivo afectadas han llegado a los 6,38 millones de hectáreas. En el sur, el nivel de precipitaciones ha disminuido un 80% respecto al mismo periodo de un año antes. No alcanza los 5 mm.