The Autonomous Office, un edificio de oficinas sin conectar a la red eléctrica
The Autonomous Office es un proyecto que tiene como objetivo demostrar que se puede levantar un edificio de oficinas que cuente con una autonomía energética total y, por tanto, no sea necesario que esté conectado a la red eléctrica general. En esta construcción todos los elementos estarán interconectados para aprovechar los recursos naturales y minimizar el impacto medioambiental tanto en la fase de construcción como en su posterior uso.

The Autonomous Office se construirá en el Parque Científico Tecnológico de Gijón, Asturias, España. El proyecto lo impulsan TSK Electrónica y Electricidad y otros socios del sector de la eficiencia energética y las energías renovables como Biogas Fuel Cell, Onyx Solar Energy, Tecnologías y Equipos para el Medio Ambiente y la Fundación Asturiana de la Energía (FAEN).

La idea es no depender de las energías sucias, funcionar sólo con fuentes de energía limpias y renovables y, por ende, ahorrar cientos de miles de euros en la factura de luz. El presupuesto del proyecto es de 1.173.640,00 euros. La Comisión Europea aportará la mitad. El objetivo es que, cuando el edificio esté siendo usado, se logre una reducción de las emisiones de dióxido de carbono de 48,1 toneladas cada año.

El diseño bioclimático será una de las principales características del edificio. Se aprovechará la luz natural y se buscará reducir las diferencias de temperatura entre los diferentes espacios, con lo que se consigue disminuir la demanda de energía. Con este diseño, cada metro cuadrado necesitará 110 kWh en vez de los 250 de una oficina normal.

Renovables y pila de combustible

The Autonomous Office, un edificio de oficinas sin conectar a la red eléctrica
The Autonomous Office se alimentará de diversas energías renovables, como la fotovoltaica, pequeños aerogeneradores, una caldera de biomasa y, también, una Membrana de Intercambio de Protones que funcionará como pila de combustible y almacenará la energía.

Además de la alta eficiencia energética, se gestionará el consumo de agua de forma eficiente. Todo ello, para demostrar a constructores y a la sociedad que se puede construir un edificio que no necesite combustibles fósiles. El proyecto servirá de ejemplo para mostrar los beneficios sociales, económicos y medioambientales de los edificios eficientes.