Día de la Tierra 2015
Hoy, 22 de abril, celebramos el Día de la Tierra bajo el lema “Es nuestro turno para liderar el cambio”. Se cumplen 45 años de su primera celebración, y ya desde entonces la concienciación sobre problemas ambientales ha marcado su casi medio siglo de historia como evento global.

Mucho han cambiado las cosas desde aquellas primeras manifestaciones que denunciaban problemas ambientales como la superpoblación, la polución o la pérdida de biodiversidad, impulsadas por el senador Gaylord Nelson. Desde entonces, el 22 de abril está ligado a proteción ambiental y a reivindicación ciudadana por la sostenibilidad de los recursos naturales del planeta.

La ecología y la solidaridad son tendencia, están de moda y empiezan a importar en las agendas políticas gracias a movimientos como aquel, a celebraciones como la del Día del la Tierra. De hecho, a raíz de aquel movimiento ciudadano el Gobierno de Estados Unidos creó la Agencia de Protección Ambiental (EPA,por sus siglas en inglés), y pese a la magnitud de los problemas ambientales y a la falta de concienciación ciudadana, hoy el activismo está que arde.

Día de la Tierra 2015
Son numerosas las asociaciones no gubernamentales conservacionistas, protectoras de los derechos de los animales y, cómo no, de un mundo menos contaminado, como Greenpeace, PETA, Ecologistas en acción o Amigos de la Tierra, WWF entre una larga lista de ONGs para las que hoy es un día para la concienciación ciudadana y las peticiones.

Algunas de ellas, como Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF han presentado “Un programa por La Tierra”, un documento en el que recogen los principios ambientales que deberían guiar las políticas autonómicas y municipales.

Aprovechando la cercanía de las elecciones municipales, animan a los partidos a introducir propuestas ambientales, sin olvidar la importancia de introducir un enfoque verde para responder a las necesidades del entorno y también para aprovechar las grandes oportunidades de apostar por una economía verde.