Tips para conducir una bicicleta sin riesgos
Tener en cuenta las normas más básicas de seguridad vial es un imperativo si nos subimos a una bicicleta, sobre todo porque ser ciclistas entraña importantes riesgos en caso de accidente. Por lo tanto, hay que unir prudencia a la aplicación de una serie de prácticas para no tentar a la suerte. Para, en suma, llegar sanos y salvos al destino sin dejar de disfrutar del trayecto.

En efecto, pedalear es una maravillosa manera de estar en forma, de disfrutar del aire libre y, al tiempo, de apostar por la movilidad sostenible. Sin embargo, la bici también entraña peligros que podemos controlar en buena parte. ¿Pero, cómo hacerlo? A continuación te damos las claves para una conducción segura.

Conseguir que la bicicleta sea una actividad saludable, con un riesgo mínimo de lesiones o accidentes en general exige, en primer lugar, ser precavidos y cumplir las normas de seguridad básicas relacionadas con el buen estado del vehículo, con la visibilidad nocturna o con una circulación adecuada, como no ir en paralelo más de dos ciclistas, preferir los carriles bici y, por supuesto, evitar las rutas con exceso de tráfico.

Formarse e informarse

Rodar con los auriculares puestos también es una temeridad, por lo que está totalmente desaconsejado, y en lo que respecta al uso del casco, siempre es conveniente, sobre todo en carretera. Por ahora, al menos (la DGT quiere hacerlo obligatorio en ciudad, una medida que ha despertado una fuerte polémica social) sólo es obligatorio en vías interurbanas y en algunas áreas urbanas, por lo que deberemos estar atentos a las normas específicas.

Igualmente, el borrador de la reforma del Reglamento General de Circulación que plantea la DGT suscita rechazo en lo que respecta a medidas como la obligación de circular por la parte derecha del carril y no por el centro. Según colectivos ciclistas, ello pone en “riesgo al ciclista, pues invita al coche a adelantarle sin respetar la distancia de seguridad, además de aumentar el peligro de accidente al abrirse puertas o por el mal estado del asfalto”.

Así las cosas, si algo está claro es la importancia de formarse e informarse convenientemente para circular de forma segura, intentando siempre seguir la normativa al respecto, si bien hay que decir que lamentablemente en España la bicicleta no ha sido considerada de manera seria como un medio de transporte de cara a regulaciones o promoción de la misma.

Tips para conducir una bicicleta sin riesgos
¿Por dónde circular, entonces? Los consejos que suelen dar los colectivos ciclistas señalan claramente que hemos de circular por el centro del carril para mejorar nuestra visibilidad, procurando en la medida de lo posible establecer contacto visual con el conductor para facilitar la realización de maniobras, que deberemos señalizar antes de realizarlas.

Por último, quede apuntada la importancia fundamental de no saltarse semáforos ni adelantar a lo loco en los atascos (pueden abrirse puertas o surgir algún imprevisto) y, en general, el cumplimiento a rajatabla de las señales de tráfico. Y, un último truco, si alguna situación nos parece peligrosa, siempre nos queda la opción de apearnos y hacer el recorrido andando, un consejo que puede resultar útil en cruces o rotondas, pongamos por caso.