Tips para salir a correr con el perro
Ya sea de forma metódica, en plan entrenamiento, o sólo de vez en cuando, salir a correr con tu perro al lado es una experiencia inolvidable. Dependerá de nuestra pericia que sea todo un éxito o un completo fracaso, así como de haber cumplido unos pasos previos que nos permitan empezar con buen pie, y mejor pata.

Como todo trabajo en equipo, correr acompañado de tu perro requiere de coordinación y de no querer que todo vaya perfecto desde el principio. Es más, si de principios hablamos, la primera medida será someter a nuestra mascota a un chequeo médico para asegurarnos de que puede trotar y galopar cual corcel.

Es importante consultar con el veterinario, sobre todo en animales viejos, enfermos, convalecientes o incluso demasiado jóvenes, y hacerles un examen que descarte problemas de salud que puedan darnos un disgusto. Y, por cierto, también nosotros podemos hacer lo mismo si somos primerizos.

Mejor en plena naturaleza

Una vez los especialistas nos hayan dado el ok a ambos, podemos calzarnos zapatillas y correa para, acto seguido, lanzarnos a la calle o, todavía mejor, a ese sendero entre árboles que nos espera para oxigenar nuestros pulmones. ¿Cómo, que hemos de conformarnos con un parquecito urbano que nos pilla cerca de casa? Pues sea, que menos da una piedra y lo importante es moverse al aire libre, a ser posible a las horas de menos tráfico para inhalar un aire menos sucio o, si se quiere, más puro.

Metidos en harina, empezaremos con un ritmo suave durante un corto periodo de tiempo para que el animal vaya cogiendo la idea y evitarle estrés, agotamiento e incluso alguna que otra posible lesión.

Tips para salir a correr con el perro
La repetición durante un par de semanas hará que acabemos corriendo de forma armoniosa, lo que significa que no tiraremos de la correa ni tampoco lo hará el animal. Simplemente iremos uno al lado del otro, con naturalidad.

La correa es obligatoria para evitar sustos graves, que pueden ir desde el atropello hasta la pérdida, y también es importante asegurarnos hidratación. Afortunamdamente, el mercado ofrece modelos de correa que incluso permiten llevar una botellita de agua. ¿Qué, te animas?