Tortugas abrazadas 47 millones de años
La naturaleza no promociona la fidelidad. Pocas son las especies que se mantienen fiel a la pareja durante toda su vida. Pero lo de estas tortugas, millones de años sin separarse es un caso único: la muerte les sorprendió hace 47 millones de años mientras se apareaban. Un coito eterno.

Los investigadores han encontrado otras ocho parejas similares, abrazadas para la eternidad, en el yacimiento de fósiles de Messel, en Alemania, que albergó un cráter y un lago durante el período Eoceno. Las huellas de esta tortuga acuática ya extinguida, Allaeochelys crassesculpta, forman parte de la inmensa colección de fósiles hallada en el yacimiento.

Además de varias parejas de tortugas, en el yacimiento se han encontrado restos de roedores, caballos pigmeos, insectos y plumas tan bien conservadas que casi no han perdido su color original.

Los investigadores sospechaban que habían encontrado uno de los primeros ejemplos de copulación fosilizada. Los paleontólogos alemanes publicarán su investigación en Biology Letters, presentando las primeras pruebas sólidas. Por primera vez, se ha determinado con precisión que cada pareja está compuesta por un macho y una hembra, ya que los primeros son más pequeños en tamaño y presentan una cola más larga. Además, en siete de las nueve parejas de fósiles, las tortugas están en contacto directo por la parte trasera de sus caparazones, en un signo inequívoco de que estaban copulando.

¿Cómo murieron para quedar inmortalizadas en el lecho del lago? Hasta ahora, algunos científicos habían sugerido que el lago podría haberse visto inundado de algas tóxicas y eso causó la muerte de los animales. Sin embargo, no existen restos de cianobacterias que demuestren esas eclosiones. Otros equipos han sugerido que los lagos contenían tóxicos emanados de los volcanes, aunque las evidencias apuntan a que el lugar era rico en vida.

La causa más probable, apuntan ahora los investigadores, es que las partes más profundas del lago fueran pobres en oxígeno y contuvieran algún tipo de tóxico (que bien podría proceder de los volcanes). Muchas tortugas caen hacia el fondo mientras copulan, lo que explicaría que al entrar en la zona con menos oxígeno perdieran la vida y sus cuerpos quedaran unidos en el fondo del lago.