Las tortugas comen más plástico que nunca
Las tortugas marinas comen ahora más plástico que hace 25 años, advierten científicos australianos. Sus cálculos son escalofriantes y al mismo tiempo fiables, pues se basan en un repaso de los datos de distintas investigaciones realizadas a lo largo de último cuarto de siglo.

Al revisas las cifras de plástico ingerido por tortugas en peligro de extinción, como las tortugas verdes o las tortugs laúd, se concluyó que tragan plástico al doble del ritmo que lo hacían entonces, según un estudio de la Universidad de Queensland publicado en la revista Conservation Biology.

La directora del estudio, Qamar Schuyler, especifica algo aún más terrible, y es que las tortugas ingieren gran cantidad de residuos, si bien el plástico es el que comen en mayor cantidad, razón por la que los estudios se centran en este material que llega hasta ellas en la costa y en alta mar.

Peligro en alta mar

Curiosamente, la investigación descubrió que las tortugas jóvenes se hinchan a plásticos en alta mar, si bien las más viejas y aquellos ejemplares que viven en la costa no ingieren tanto. Es decir, en contra de lo que suele creerse, las tortugas que se ven rodeadas de desechos en zonas costeras comen menos plásticos que cuando éstos se confunden más fácilmente con otras fuentes de alimentación en alta mar. En palabras de Schuyler:

Fue una gran sorpresa descubrir que las tortugas que se encontraban en lugares densamente poblados de la ciudad de Nueva York mostraron poca o ninguna evidencia de ingestión de desechos, mientras que las encontradas cerca de un área no desarrollada del sur de Brasil los habían ingerido en grandes cantidades.

Las tortugas comen más plástico que nunca
La conclusión que extraen los científicos ante esta situación es que la solución no es una limpieza de desechos en las zonas costeras sino prevenir la entrada de los desechos marinos a nivel mundial.

Los científicos también señalan que las tortugas que ingieren plásticos tienen mayor riesgo de morir o acabar con heridas a consecuencia de su ingestión.