Tortugas en peligro de extinción
Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), una especie en peligro crítico de extinción tiene una posibilidad extremadamente alta de desaparecer en estado salvaje. Es el último estado antes de la extinción. Hay seis especies de tortugas marinas que se encuentran en esta situación la tortuga carey (Eretmochelys imbricata), la tortuga de Ridley o lora (Lepidochelys kempii), la tortuga baula (Dermochelys coriacea), la tortuga de caja rayada (Cuora trifasciata), la tortuga de cuatro ciénegas (Apalone ater) y la tortuga de caparazón blando de Shanghái (Rafetus swinhoei).

Además de las tortugas, hay otros reptiles al borde la extinción: el camaleón enano, dos especies de lagarto, el cocodrilo de China y una especie de iguana. Además, otras tortugas están en peligro no tan exrtremo. En el mar Mediterráneo, viven dos tortugas marinas (Chelonia mydas y Dermochelys coriacea) que se encuentran en peligro.

Las tortugas marinas son uno de los seres vivos más antiguos de este planeta. Habitan la Tierra desde hace 110 millones de años. Los biólogos creen que sobrevivieron a la extinción de los dinosaurios. ¿Serán capaces de sobrevivir al ser humano?

Si la costa y el mar están en buen estado, las tortugas tienen más posibilidades de sobrevivir. La mayoría de especies de tortugas marinas van a las costas del Caribe a poner sus huevos. No sólo desovan en América, sino que se desplazan por corredores marinos y disfrutan de grandes regiones donde poder alimentarse.

Las tortugas atraen al turismo

Tortugas en peligro de extinción
La principal causa de su desaparición es la explotación por parte del ser humano, que recoge sus huevos o las caza para obtener carne o su caparazón. En los últimos tiempos, se añade nuevos y terribles problemas: la captura incidental en las pesquerías de palangre, la contaminación de las aguas y la destrucción de sus hábitats.

Las tortugas marinas, tradicionalmente, han servido como fuente de alimento para las comunidades locales, pero ahora tienen mayor valor por atraer a turistas que buscan conocer la naturaleza en su estado salvaje, viajeros que buscan bucear en las cristalinas aguas del Caribe. También hay miles de personas que visitan las playas de anidación para observar el desove de las tortugas marinas. Por tanto, las tortugas marinas son una fuente de riqueza económica para las comunidades locales, que deberían luchar por su conservación.