Tosepan Titataniske, gestión forestal respetuosa con el bosque
Algunos miembros de Greenpeace visitaron las instalaciones ecoturísticas de la cooperativa Tosepan Titataniske, ubicada en Cuetzalan, Puebla, en el centro oriental de México. El objetivo del viaje era conocer las actividades que las comunidades locales han realizado durante ya casi treinta años. Estas actividades han permitido conservar el bosque y obtener de él productos y servicios. En defintiva, han logrado realizar una gestión forestal responsable y sostenible.

Durante tres días, más de sesenta personas han conocido cómo se elabora la producción de miel, de canela, de pimienta, de café, de cítricos, de mamey, de vainilla, de maracuyá, de nuez de macadamia y de panela (producto que se extrae de la caña de azúcar). Todos ellos, recursos del bosque.

La cooperativa está integrada por 17.000 socios de las tribus indígenas nahuas y totonacos de los municipios de Cuetzalan, Jonotla, Hueyitamalco, Tlatlauquitepec, Tuzamapan y Zoquiapan, en la Sierra Nororiental de Puebla. Muchos de los socios son jornaleros, amas de casa, artesanos y albañiles, diferentes profesiones, pero todos ellos con la misma visión: conservar el bosque y mantener cohesionada la comunidad, dando empleo a las personas durante todo el año y evitando la migración a las ciudades o hacia Estados Unidos.

Este enfoque de manejo forestal, que ya ha sido adoptado por otras comunidades del país, es un ejemplo de lo que debería hacerse en todo bosque del mundo y, en especial, una llamada de atención ante la terrible deforestación que se produce en buena parte del planeta, también en México. Cada año, se pierden medio millón de hectáreas de bosques y selvas. Para salvar los bosques es necesario apoyar de manera efectiva a los habitantes locales, que son quienes viven en y de los bosques, tomando recursos para alcanzar la calidad de vida que merecen, al tiempo que se crean fuentes de trabajo, alimentación, salud y educación de calidad, impulsando el crecimiento social y económico, sin necesidad de destruir el ecosistema.

Si se defiende a la gente que vive en los bosques y su modo de vida, se estará defendiendo el propio bosque. El objetivo es ambicioso: deforestación cero.
Tosepan Titataniske, gestión forestal respetuosa con el bosque