Transporte de mercancías con barcos de vela
El continuo aumento del precio del petróleo obliga a plantearse alternativas más baratas y ecológicas para el transporte de mercancías. Sólo hay que analizar la historia de la humanidad para darse cuenta de que no es ningún problema. El comercio siempre ha existido; lo que no existían eran los combustibles fósiles.

Si hace siglos los barcos se movían gracias a la fuerza del viento, desplegando las velas, ¿acaso no se puede hacer en la actualidad? Por supuesto que sí. Y, además, de una forma más eficiente, ya que existen nuevos y mejores conocimientos sobre diseño, aerodinámica y materiales que permiten reducir el peso de los barcos al tiempo que aumentan su resistencia.

La empresa TransOceanic Wind Transport (TOWT) se dedica a este nuevo sector: el transporte ecológico a vela. La empresa se fundó en 2009 y, a juzgar por el comportamiento del precio del petróleo y la mayor responsabilidad ambiental por parte de las empresas que pueden contratar su servicios, tiene un futuro muy prometedor. Es una respuesta al calentamiento global y al reto energético actual.

TOWT es una empresa de transporte sostenible y ecológica, pero, además, permite que sus clientes lo sean también y reduzcan su huella de carbono, ya que pueden transportar su mercancía sin emitir gases de efecto invernadero y sin contribuir al calentamiento global.

Vinos ecológicos en un transporte ecológico

Una empresa que distribuye vinos orgánicos franceses por Dinamarca ha contratado sus servicios, en consonancia con su filosofía de respetar el medio ambiente. TOWT permite a sus clientes una herramienta para seguir el viaje que hacen sus productos.

Transporte de mercancías con barcos de vela
El transporte marítimo produce entre un 3 y un 5% de las emisiones globales de dióxido de carbono. La navegación a vela es la solución para los productores de agricultura ecológica. Para las empresas que no tengan urgencia en entregar sus pedidos, puede ser la solución perfecta. El fenómeno ya se comienza a conocer como navegación lenta.

En todo caso, la diferencia de velocidad no es un factor clave. Con petróleo se alcanzan velocidades de 15 nudos, mientras que a vela se puede llegar a los 10 nudos. Aún es una alternativa cara que tiene que mejorar en muchos aspectos. Pero, si se combina con combustibles ecológicos (biocombustibles, metano…) y con otras energías renovables, como la solar, la navegación a vela puede convertirse en el transporte marítimo del futuro.