Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

“¡Qué calor!” Es la frase más oída durante este mes del año, especialmente los que no han tenido la suerte de irse de vacaciones y están obligados a sufrir el calor que sus propios hogares acumulan en agosto. Algunas temperaturas son tan altas que no nos permiten estar cómodos en casa, ¡y no dan tregua! Pasamos el día resoplando con miedo a hacer cosas tan cotidianas como planchar, cocinar o peinarnos, pero por la noche es aún peor porque las altas temperaturas no nos permiten conciliar el sueño y damos vueltas por la cama empapados de sudor y con ganas de meternos en el frigorífico.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Si esta situación te suena y tú también la sufres, ahora aprenderás una serie de trucos que mantendrán -dentro de lo posible- tu casa mucho más fresquita. Esto evitará que tengas que abusar de instalaciones eléctricas como el aire acondicionado, los aparatos llamados “pingüinos” o incluso el ventilador, que hará aumentar vertiginosamente tu factura de la luz si lo tienes puesto día tras día durante 24 horas.

Si vives en un piso muy alto y mal insolado, es difícil que se mantenga fresco cuando allá a fuera el termómetro no para de subir, pero estas técnicas harán posible la bajada de algunos grados en la temperatura general de tu casa. En caso de que tus puertas o ventanas no estén bien selladas, plantéate repararlas, algo muy necesario, ya que su estado imperfecto hará que pases mucho calor en verano, pero también demasiado frío durante el invierno.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Cierra todas las persianas

Aunque pueda parecer que esto hará más “efecto invernadero” dentro del hogar, cerrar las persianas nos permitirá que nuestra casa no parezca un caldero ardiente. Los rayos del sol atraviesan el cristal transparente de la ventana y dejan pasar infrarrojos que van a caldear tus habitaciones. Es uno de los efectos del agujero en la capa de ozono y del cambio climático. Aunque tus ventanas tengan doble cristal, estos rayos pasarán igual y eliminarán el fresco que puedan estar proporcionando tus sistemas refrigeradores, por lo que, en cuanto los apagues, volverás a sentir ese calor tan desagradable.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Si no es posible cerrar todas las persianas (tampoco queremos que la casa se quede a oscuras), observa durante un día sobre qué ventana da directamente el sol a las diferentes horas del día. Aquellas donde apunten directamente los rayos luminosos podrán bajarse e irse cambiando durante la jornada. ¡Un esfuerzo mínimo y un truco fácil de controlar que se traducirá en una mejora térmica en nuestro hogar!

Abre las ventanas totalmente sólo por la mañana

Si no lo sabes ya, que es posible que sí, las posibilidades que nos ofrece Internet nos harán saber en un sólo clic cuáles son las horas más frescas del día, incluso con toda la precisión. Aprovecharemos esa información para el importante cometido de no achicharrarnos este verano. Por ejemplo, con excepciones, estas horas suelen ser entre las 6 y las 8 de la mañana. No podemos comparar, por ejemplo, los 21 grados que hará mañana en Madrid a las 7 de la mañana con los 36 que alcanzará entre las 3 y las 7 de la tarde. Sí, sabemos que aún así en esta época del año sigue haciendo un calor terrorífico -a cualquier hora- en muchas ciudades españolas, pero la diferencia de grados acabará siendo importante.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

A esas horas, normalmente en la madrugada, podemos abrir todas las ventanas para que el “fresco” se cuele por toda la casa. Si es posible, crea corrientes de aire para que se ventile y haga posible la salida del calor acumulado del día anterior. Antes de ello, cierra bien las puertas de las habitaciones para evitar portazos y ruidos indeseados.

Un truco de la vieja usanza, pero que ayuda, es aprovechar este momento para mojar las cortinas con un pulverizador. No las empapes, pero mójalas bien para beneficiarte de la corriente de agua que pase por tus cortinas cuando se están secando.

Recuerda que las mismas cortinas también pueden hacer cambiar la temperatura de tu casa. En verano, se usan tejidos más vaporosos y ligeros, que tapen los rayos de sol, pero que no contribuyan a caldear la vivienda.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Si quieres aún más precisión, coloca un termómetro en el exterior de la casa (por ejemplo, en el alféizar de una ventana) y otro en el interior. Cuando la de fuera sea más alta que la de dentro es que empieza a hacer calor, así que será el momento de cerrar de nuevo las ventanas (y bajar las persianas de las que sea posible). Lo ideal es dejarlo así durante 1 ó 2 horas, entre las 6 y las 8 de la mañana aproximadamente.

Rodéate de naturaleza

¿Nunca has pensado cómo es posible que se esté más fresquito a la sombra de un árbol que a la de un edificio? ¿O que cuando paseamos por un parque no nos achicharramos de la misma forma que cuando lo hacemos por una acera? Esto tiene una explicación científica: las plantas y árboles contribuyen a refrescar el aire.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Aunque a veces sea complicado viviendo en ciudad, tenemos la posibilidad de rodearnos de plantas. Por ejemplo, poniendo muchas de ellas en el balcón o en las ventanas. Básicamente, en cada acceso al exterior. Cuantas más tengas, más contribuirán a refrescar tu casa.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Intenta no cocinar en el interior

Cuando cocinamos en casa (sobre todo, cosas como alimentos fritos o incluso guisos), arrojamos varios grados de temperatura. Aceites hirviendo, agua cociéndose, incluso los utensilios eléctricos nos harán sufrir mucho más el verano.

El primer truco es intentar, al menos una vez al día, comer alimentos sin cocinar o que requieran de una cocción mínima. Sándwiches fríos rellenos, ensaladas variadas con frutas y otras verduras, un poco de fiambre con pan… Será un gran regalo que te harás a ti mismo/a si eres la persona que cocina de la casa (¡y por tanto, la que más sufre el calor!) y además, mantendrás más fresco el hogar común.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Si tienes un jardín o balcón grande, puedes usar la barbacoa más a menudo para que el calor producido al asar no pase dentro de casa. Otras personas instalan pequeñas cocinas (¡mejor si son solares!) en su balcón y así ese calor que expelen las planchas (y sobre todo el horno) se dispersan en el exterior y no en el interior… Notarás la diferencia.

Plancha sólo lo imprescindible

¿Hay peor castigo que planchar en verano? Aunque sea una costumbre y nos encante ponernos la ropa recién planchada, podemos hacer una pausa durante las semanas más calurosas del año. Las prendas de verano suelen estar hechas de tejidos que no hace falta planchar, bastará con que las estires recién salidas de la lavadora con varios golpes secos, las tiendas bien o incluso utilices perchas para aquellos vestidos o prendas que tienen que estar bien extendidas.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Intenta vestir menos a menudo las camisas o aquellas prendas que deben ser planchadas. Al igual que te proponíamos con la cocina, puede ser una experiencia mucho más agradable, y no recalentarás tu casa, haciéndolo fuera.

Cocina una sola mañana para muchos días

Sabemos que no siempre es posible cocinar fuera o ingerir alimentos crudos, pero sí conseguirás que tu apartamento no tenga siempre ese calor infernal si dejas de cocinar durante unos días.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Planifica el menú de la semana y ponte manos a la obra una mañana. Calentar tu cocina una sola vez será mucho mejor que múltiples veces. Además, después de este trabajo, ¡tendrás unos días de libertad que agradecerás!

Mantén apagados los aparatos eléctricos que no utilices

Hoy en día, lo normal es tener gran cantidad de aparatos eléctricos en casa. Ellos también calientan, ¡y mucho! Todo aquello que no usemos, tiene que estar apagado. aunque parezca que no se nota, tanto el router de Internet, como los ordenadores o una simple tableta o móvil que se está cargando, está calentando la casa. Especialmente los ordenadores de escritorio, ¡notarás cómo, en cuanto los enciendes, parece que falta aire en la habitación! Intenta no encenderlos durante el verano y sírvete de otros elementos como portátiles, tabletas, o incluso intenta usarlos menos y hacer cosas tan agradables como leer un libro.

Algunos trucos para mantener fresca tu casa durante este verano

Apagándolo todo, tu casa estará más fresca, y ahorrarás en electricidad.

Estos consejos te servirán tanto para no usar tan a menudo tus equipos de refrigeración (un ventilador o, aun más, el aire acondicionado durante varias semanas puede disparar la factura de la luz hasta límites insospechados y no es nada ecológico), como para hacer el verano más soportable si no cuentas con ellos.