Trucos para ahorrar agua en casa
En la actualidad, con los tiempos de crisis que corren, muchas familias controlan sus gastos de agua y luz, pues en ocasiones resulta difícil pagar los recibos dada la situación en la que nos encontramos. Para intentar ahorrar un poco en la factura, en esta ocasión del agua, os vamos a dar una serie de consejos para evitar malgastar ese bien tan preciado.

El primer paso que debemos seguir es detectar las posibles fugas, para evitar el despilfarro del agua. La mejor forma de comprobar que hay fugas en nuestra tuberías es leer el contador del agua antes de acostarse y volverlo a leer a la mañana siguiente. De esta manera se comprobará si el número que indica el consumo ha cambiado o permanece estable. Si la cifra sigue siendo la misma, no hay fugas.

Uno de los puntos donde más agua se pierde es la cisterna del inodoro. Para asegurarnos de que no haya fugas hay que introducir en la cisterna unas gotas de tinta o una cuchara de colorante alimentario. Si tras 15 minutos el agua que se acumula en la taza se colorea, hay una fuga. También nos puede revelar la presencia de fugas el propio sonido de la cisterna. Dichas fugas se originan porque las gomas del cierre del mecanismo de carga y las del sistema de descarga se deterioran. Otra posible causa es que la arandela de la salida del tanque no esté correctamente ajustada. Para arreglar las dos posibles averías es necesario cambiar las gomas.

Economizar agua en el baño
Entre el 60% y el 75% del gasto diario de agua se destina al aseo personal. Sin lugar a dudas, la medida más economizadora es ducharse en lugar de bañarse, pues un baño consume el doble de agua que una ducha. Si además de la ducha, se enjabonan el cuerpo y la cabeza con el grifo cerrado, se está produciendo un ahorro de hasta 15 litros. Cerrar el grifo siempre que no sea preciso utilizarlo es algo que debe aplicarse a cualquier rutina en el baño: cepillarse los dientes, afeitarse, lavarse las manos…

Es aconsejable también instalar cisternas que permitan la doble descarga o dos usos, ya que con el pulsador más pequeño se gastan de media tres litros de agua, mientras que con el grande, se vacían en torno a nueve y diez litros en cada descarga.

Trucos para ahorrar agua en casa

Economizadores en los grifos
Colocar perlizadores en los grifos nos ayuda a ahorrar enormemente. Estos dispositivos economizadores no rebajan ni la calidad ni el confort del servicio. Cuentan con dos mecanismos, uno para reducir el caudal y otro para compensar la disminución mediante la adición de aire al flujo de agua. Para su instalación sólo hace falta enroscarlos al grifo. El precio puede variar desde los 6 hasta los 20 euros, pero ahorran hasta un 50% en el consumo habitual.

Ahorrar agua en la ducha
Las duchas economizadores gasta menos de la mitad e incluso aumenta la presión del agua. Hay varios aparatos que se pueden emplear en las duchas para ahorrar agua como son:
Los mangos ahorradores: mezclan el agua con el aire. Reducen el caudal hasta en un 30%.
Interruptores de caudal: regulan el chorro de agua si de da un cuarto de vuelta al aparato, permitiendo reducir el caudal a un hilo de agua, para que de esta manera no se reduzca la temperatura del agua.
Limitador de caudal: limitan la demanda de agua en un tiempo estipulado.

Trucos para ahorrar agua en casa
Por último, queremos facilitar la tarea de ahorrar agua con estos diez consejos para ahorrar agua:

En el baño:
1. Sustituir el baño por la ducha. Si a pesar de todo se toma un baño, no es necesario llenar la bañera por completo.
2. Cerrar el grifo para enjabonarse el cuerpo y el cabello, durante el cepillado de dientes o el afeitado.
3. Colocar dentro de la cisterna una o dos botellas de plástico para reducir el gasto de agua cada vez que se accione.
4. Mantener en buen estado la grifería.
5. No utilizar el inodoro como un cubo de basura.
En la cocina:
6. Poner el lavavajillas y la lavadora sólo cuando su carga esté al máximo.
7. Si se friega a mano, poner el tapón en el fregadero para ahorrar agua.
En casa:
8. Instalar dispositivos economizadores en todos los grifos.
9. Reutilizar el agua que se desecha hasta que sale caliente, para fregar el suelo o regar las plantas.
10. Si dispones de jardín, regar sólo una vez por semana a primera hora de la mañana o al anochecer para evitar la evaporación del agua.