Tsagaan Khass, un grupo nazi que se autodefine como defensor del medio ambiente
El nacionalismo tradicional no les ha funcionado y ahora han decidido que llevando a cabo iniciativas en defensa del medio ambiente atraerán a más seguidores. Se trata de un grupo neonazi de Mongolia llamado Tsagaan Khass (que significa esvástica blanca). La lucha de este grupo se centra ahora en detener la actividad de las minas, propiedad de empresas extranjeras.

Tsagaan Khass envía a sus miembros a las minas del país para que comprueben si tienen todos los permisos legales y para saber qué productos químicos tóxicos arrojan al ambiente. El grupo nazi tiene unos tres mil miembros (según sus propios datos). Mongolia se encuentra entre Rusia y China. Son varios los grupos que acusan a las compañías extranjeras de expoliar los recursos naturales del país.

A pesar de que este grupo haya dado un giro a su político, uno de sus fundadores expresó el ideal que les mueve y deja bien claro qué tipo de pensamiento les inspira: “Respetamos a Adolf Hitler porque sabía como mantener la identidad nacional. Estamos en contra de todos los asesinatos que llevó a cabo, pero defendemos su ideología”.

Sus métodos han cambiado de un tiempo a esta parte. Antes rompían puertas y destrozaban negocios. Ahora se acercan a los proyectos mineros y exigen los papeles legales, los certificados de explotación y recogen muestras del suelo para que, posteriormente, un laboratorio las analice en busca de sustancias contaminantes.

Tsagaan Khass, un grupo nazi que se autodefine como defensor del medio ambiente
Los miembros de Tsagaan Khass llevaban uniformes negros al estilo de las SS nazis, con sus mismos símbolos, incluidas cruces de hierro. En una mina a dos horas de la capital, criticaron al único trabajador que encontraron y decidieron volver en una semana, cuando volviera el dueño.

Salvar la naturaleza

Dicen que su principal objetivo es salvar la naturaleza y hacer cosas para proteger el medio ambiente. En este sentido, el desarrollo de la minería está creciendo y se ha convertido en un problema. Las empresas extranjeras excavan en busca de oro, cobre, carbón y hierro, usando mano de obra barata de países vecinos, como China o algunos del Asia sudoriental. También hay contaminación causada por los mineros locales ilegales que trabajan individualmente.

Es una lucha contra los extranjeros, reconocen, pero de forma diferente, no en las calles, contra individuos, sino contra las empresas mineras. En Mongolia, casi el 30% de la población vive por debajo del umbral de pobreza. La minería representa el 90% de la economía del país.