Turbine City, la ciudad turbina
La ciudad del futuro ha sido imaginada de muchas formas diferentes, la arquitectura no tiene límites. Sin embargo, el estudio OnOffice ha diseñado una flotante y sostenible: su proyecto Turbine City pretende sembrar la costa de Stavanger (Noruega), de turbinas eólicas en las que se pueda vivir sin problemas. Si el proyecto sigue adelante se trataría de una evolución sostenible.

Turbine City, la ciudad turbina
En esta crisis energética, debemos apostar más que nunca por la ecología y el mejor modo es optar por la edificación con el uso de energías renovables. El compromiso adquirido por la Unión Europea de generar en 2020 el 20% de su consumo energético desde fuentes renovables será posible si se consigue inundar la costa de Stavanger de turbinas habitables que funcionen también como atracción turística.

Turbine City, la ciudad turbina
El proyecto se encuentra en negociaciones con las autoridades noruegas y diferentes inversores, costará unos 200 millones de dólares (unos 148 millones de euros) y su construcción será equiparable a la de plataformas petrolíferas, pero con la diferencia que el impacto medioambiental será notablemente inferior. Turbine City contempla la construcción de 49 turbinas, con un enorme hotel con spa y prevé generar 392 megavatios de potencia, equiparable al consumo de 120.000 hogares. Sin duda, ese es el camino.

Turbine City, la ciudad turbina

Turbine City, la ciudad turbina