Turbo cocina eficiente y ecológica
La turbo cocina es un pequeño invento que permite cocinar de una manera más eficiente y segura a partir de trozos de leña. Sobre la turbo cocina, se coloca una plancha donde cocinar los alimentos. El calor necesario para cocinar los alimentos llega más rápida y eficientemente gracias a unos pequeños ventiladores instalados en la parte inferior.

Con la turbo cocina, se ahorra leña, dinero y tiempo. Pero, aún más importante, no emite casi humo, por lo que el proceso de cocinar es mucho más seguro. Los alimentos, por su parte, se cocinan más rápido y de una forma más homogénea. La turbo cocina es un invento que proviene de El Salvador.

El ecológico invento funciona con pedacitos de leña de unos diez centímetros. Está fabricado en acero inoxidable y la estructura, con forma de cilindro, contiene un disco con diez inyectores de aire y un ventilador interno que funciona con energía eléctrica. Una placa de acero que regula la entrada o salida del aire. Tiene un sistema de combustión presurizado, donde el calor que se produce se administra en un solo punto.

Uno de los objetivos de este invento, como decimos, salvadoreño, es reducir la tala de árboles en dicho país. Pero, al no emitir gases tóxicos, también contribuye a un medio ambiente más saludable. Emite calor, dióxido de carbono y agua. Su creador la llama “la máquina que respira”, ya que emite los mismos componentes que el ser humano y que se pueden volver a integrar en el ciclo biológico de la naturaleza: los tres elementos pueden ser absorbidos por las plantas y transformados en oxígeno.

El inventor se llama René Núñez y espera que la turbo cocina se exporte a otros países, como en México, Argentina o Estados Unidos. Una caja de zapatos llena de leña es suficiente para cocinar lo que necesita una familia media de cuatro personas durante una semana.

El proyecto ha llamado la atención de Naciones Unidas, que colaborará para entregar cien mil unidades para familias pobres de El Salvador.