Un acuario de Alaska cuida a una cría de ballena abandonada
Los baby belugas no sólo protagonizan bonitos cuentos y canciones infantiles. Esta vez, la enternecedora historia es real como la vida misma. Trata del rescate de una cría de ballena recién nacida que fue abandonada por su madre en la bahía de Bristol, y que ahora expertos marinos intentan sacar adelante en un acuario de Alaska.

La cría fue encontrada cuando sólo tenía dos días de edad cerca del pueblo de Naknek, en la costa oeste de Alaska. Era el 18 de junio de 2012, y tras comprobar que estaba sola, algo inusual para una cría de ballena, decidieron rescatarla. Eso sí, como corresponde a todo bebé ballena, éste pesaba lo suyo, alrededor de 50 kilos, pero ello no fue obstáculo para poder atraparla y llevarla hasta Seward, concretamente al acuario Alaka SeaLife Center.

Ahora, tras un difícil rescate, casi heróico, especialistas en mamíferos marinos de todo el país están en el centro para que la recién llegada consiga sobrevivir aún a pesar de haberse quedado huérfana. Han venido de Atlanta, Chicago o San Diego y aportan sus conocimientos para que la ballena no muera. Además, se da la circunstancia de que es la primera experiencia del acuario con crías de ballena.

Lo que más preocupa de su salud es la debilidad de su sistema inmunitario por la falta de leche de su madre. Actualmente se encuentra en un pequeño tanque de agua, donde está siendo alimentada por sonda, a la espera de que crezca un poco más y puedan darle biberón. Su futuro se decidirá más adelante. Serán las autoridades federales las que determinarán qué hacer con ella. Recordemos que las ballenas beluga normalmente están con sus madres alrededor de dos años, por lo que se espera que el ejemplar rescatado acabe teniendo problemas de salud.