Un árbol de Navidad con energía solar fotovoltaica para protestar por las trabas a las renovables
En España, el sector energético es un caos. Subidas del precio de la electricidad a un coste que muchos ciudadanos no pueden asumir, trabas a las renovables, cooperativas de renovables luchando por desarrollar energía de una forma limpia, el Tribunal de la Competencia invalidando la subasta del precio de la electricidad que hubiera supuesto una subida de la luz del 11%…

Ante esta situación, activistas de Amigos de la Tierra han querido llevar a cabo una acción que sirva tanto de protesta ante el oligopolio de las grandes empresas energéticas que controlan el mercado para perjuicio de los ciudadanos, como de defensa de las energías renovables. Por ello, han representado un árbol de Navidad de 75 metros de altura iluminado con lámparas que obtenían su energía de un sistema fotovoltaico.

El lugar elegido es bien representativo de la situación: una montaña cercana a la central hidroeléctrica de San Esteban, en la provincia de Orense, y que propiedad de la empresa Iberdrola, miembro de Unesa (asociación de las grandes eléctricas del país).

Amigos de la Tierra ofrece un mensaje claro con esta acción: es posible desconectarse de las grandes eléctricas y producir energía solar o, en general, energía renovable. Además, el grupo ecologista pide una política energética que fomente las energías renovables y un sistema de distribución descentralizado.

Ruina para los inversores en renovables

Un árbol de Navidad con energía solar fotovoltaica para protestar por las trabas a las renovables
Según Amigos de la Tierra (y es una opinión compartida por otros grupos ecologistas, así como por asociaciones en defensa de los consumidores), las últimas medidas del Gobierno de España siguen los dictados de las compañías del sector, que impiden el desarrollo de las energías renovables y quieren llevar a la ruina económica a los inversores en energías limpias, pendientes de la aprobación del Real Decreto sobre el peaje de respaldo. Es un asunto ambiental y económico.

El árbol creado con lámparas led fotovoltaicas tiene 75 metros de alto y 40 metros de ancho y simboliza la posibilidad de desconectarse de la red de distribución de las grandes empresas del sector eléctrico y conectarse a las energías renovables producidas por cooperativas y pequeñas empresas.

Además de reivindicar un mundo más sostenible, Amigos de la Tierra denuncia el injusto sistema eléctrico español, con beneficios y sueldos astronómicos para las cinco grandes empresas eléctricas mientras la sociedad está viviendo la peor crisis económica en décadas.

Se pueden elegir otras comercializadoras y productoras de energía limpia, alternativas al oligopolio energético.