Un ciudadano chino demanda a las autoridades por la grave contaminación
Tenía que ocurrir o, mejor dicho, es difícil entender por qué no ha pasado antes, y en plan masivo, habida cuenta de la terrible polución atmosférica que padece buena parte de la ciudadanía china. Sea como fuere, finalmente ha llegado, y aquí tenemos a Li Guixin en pie de guerra contra las autoridades chinas, a las que acusa de no frenar la insufrible contaminación en una ciudad del norte de China.

Quizás no sea el primer ciudadano que haya dado este paso, pero sí lo es oficialmente. Es decir, según datos de Yanzao Metropolis Daily, un diario controlado por el Estado, Guixin es la primera persona que denuncia al Gobierno por no lograr reducir los niveles de polución del aire.

Si bien los medios de comunicación suelen centrarse en la contaminación que oscurece los cielos de Beijing, muchas otras ciudades chinas sufren este mismo problema. Es el caso de Shijiazhuang, la capital de la provincia de Hebei, la urbe por cuya contaminación Lin pide una compensación.

oooo

Ni corto ni perezoso, Guixin ha enviado su queja a un juzgado, pidiendo que la oficina municipal de medio ambiente de este municipio “realice sus obligaciones para controlar la polución del aire según la ley”, según el diario.

Un ciudadano chino demanda a las autoridades por la grave contaminación
Aún se desconoce si el tribunal aceptará la demanda, aunque es fácil deducir que abrir esta puerta crearía un precedente muy peligroso por la avalancha que cabría esperar, sobre todo si además de aceptarse acabara dándosele la razón.

EL implicado no ha dicho todavía esta boca es mía, quizás por miedo a tragar más smog de la cuenta. Su abogado, Wu Yufen, también ha rehusado dar explicaciones, ya que considera que trata de “una información es muy sensible”. La único que ha trascendido es que su queja se centró en la contaminación sufrida este invierno, un problema que tuvo que enfrentar gastando dinero en mascarillas, un purificador de aire y una cinta para hacer ejercicio en casa.