Un estudiante nigeriano fabrica un coche solar y eólico con desechos
El mitico Escarabajo de Vokswagen acaba de ser modernizado por enésima vez, si bien ha sido de un modo inusual, que nunca hubiera imaginado el constructor de la marca alemana. A pesar de su turbulenta historia, era difícil pensar que este coche, que nació como vehículo nazi y del que se han fabricado más de 21 millones de unidades, pudiera ser remozado con un enorme panel solar en el techo y una turbina eólica bajo el capó.

Tan insólita transformación nada tiene que ver con equipos de I+D de la casa, ni mucho menos se ha llevado a cabo con tecnologías de vanguardia. Si ha sido equipado con todo lo necesario para convertirse en un coche solar y eólico a la vez (una curiosa alternativa dentro de la locomoción sostenible), ha sido gracias a desechos reciclados donados por familiares y amigos.

De hecho, el escarabajo que nos ocupa tiene ya sus años, y la instalación de su ecoamigable tecnología ha sido idea y obra de Segun Oyeyiola, un estudiante de ingeniería de la Universidad Obagemi Awolowo, en Nigeria, que tiene la firme intención de seguir trabajando en él hasta convertirlo en el futuro de la condución en Nigeria o, todavía mucho mejor, en cualquier otra parte.

Siguiendo con la filosofía originaria de la marca, de ofrecer “un coche para el pueblo”, también Oyeyiola confía en que su invento acabe siendo un hito que marque un antes y un después. Su gran ilusión no es otra que hacer accesible los vehículos a las personas con escasos recursos. Por lo pronto, él lo ha conseguido por menos de 6.000 dólares.

¿El coche del futuro?

Si su particular escarabajo soporta un panel solar gigante en el techo y una turbina de viento bajo el capó que aprovecha de la circulación de aire mientras circula, es gracias a un sistema de suspensión reforzado. Sin embargo, son muchos los puntos que hay que mejorar. Por ejemplo, la batería tarda en cargarse cinco horas que se hacen eternas, por lo que el coche sólo es un primer prototipo.

Un estudiante nigeriano fabrica un coche solar y eólico con desechos
Las dificultades para acceder a los materiales necesarios en su país es otro de los grandes problemas que habrá de solucionar. Aunque él ha tirado de materiales reciclados, no todo el mundo tiene la suficiente destreza ni conocimientos para llevarlo a cabo. Buscar cómo obtener materias primas a partir de materiales usados sería una opción que todavía ha de estudiar. De este modo, además de abaratar costes reduciría las emisiones, otra de las preocupaciones que le llevan a diseñar este increíble invento.